Los oligopolios organizan un asalto directo a la soberanía de las naciones

KC.Adams TML Monthly. Núm 11. noviembre 7 del 2021

El papel de Canadá en el nuevo esquema internacional de impuestos corporativos de pago a los ricos

- K.C. Adams -

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) anunció a principios de octubre que 136 países, incluido Canadá, acordaron un "plan de dos pilares sobre la reforma fiscal internacional".

La viceprimera ministra y ministra de Finanzas de Canadá, Chrystia Freeland, se sintió entusiasta con el desarrollo. Lanzando tonterías sobre la equidad, dijo: "Canadá apoya firmemente los esfuerzos internacionales para poner fin a la carrera corporativa hacia el fondo y para garantizar que todas las corporaciones, incluidas las corporaciones más grandes del mundo, paguen su parte justa. El acuerdo de hoy garantizará la igualdad de condiciones para los trabajadores canadienses y las empresas canadienses en la economía global".


"Aquellos que hacen negocios en Canadá deben pagar su parte justa. Canadá tiene un claro interés nacional en este acuerdo multilateral, que protege contra la erosión de la base impositiva y que generará ingresos adicionales para Canadá", agregó.

Sobre el plan fiscal de dos pilares, el Departamento de Finanzas de Canadá escribe: "El Pilar Uno del acuerdo de la OCDE garantizará que las corporaciones globales más grandes y rentables, incluidas las grandes corporaciones digitales, paguen una parte justa de los impuestos en las jurisdicciones donde se encuentran sus usuarios y clientes.

"El segundo pilar del acuerdo de la OCDE garantizará que las empresas multinacionales estén sujetas a un nivel mínimo de impuestos de al menos el 15 por ciento, sin importar dónde se obtienen sus ganancias. Esto ayudará a poner fin a la carrera hacia el fondo en los impuestos corporativos".

Mostrando cómo todos estos representantes de los ricos canten del mismo cancionero escrito por los ricos, según el Departamento de Finanzas, el Viceprimer Ministro Freeland y la Secretaria del Tesoro de los Estados Unidos Janet Yellen en una reunión en Washington, DC, el 12 de octubre, "acogieron con beneplácito el acuerdo único en una generación sobre el enfoque de dos pilares para la reforma tributaria internacional acordado el 8 de octubre por 136 países en el Marco Inclusivo OCDE-G20 sobre Erosión de la Base Imponible y Traslado de Beneficios.

"El Viceprimer Ministro y el Secretario subrayaron cómo este acuerdo histórico pondrá fin a la carrera hacia el fondo en impuestos internacionales y cómo es una victoria para los trabajadores de clase media y para las empresas en Canadá y los Estados Unidos.

"El viceprimer ministro destacó cómo Canadá y Estados Unidos han trabajado muy de cerca para hacer posible este acuerdo internacional. La fuerte preferencia de Canadá es por un acuerdo multilateral y el Viceprimer Ministro compartió el plan de Canadá para la transición del DST (Impuesto a los Servicios Digitales) al acuerdo a nivel de la OCDE".

Las palabras entusiastas y de felicitación de la élite política intentan ocultar una agenda imperialista para impedir que los países soberanos formulen sus propios acuerdos y regímenes fiscales con aquellas empresas globales que deseen operar en sus economías. El acuerdo de la OCDE en vigor permite a las empresas multinacionales el acceso abierto a 136 economías sin ninguna preocupación específica por las necesidades de las economías, pueblos y países involucrados. La contabilidad y la determinación del reclamo de los gobiernos sobre el valor producido permanecen en manos de los oligopolios globales privados.

Los pueblos y las naciones tienen el derecho y la responsabilidad social de determinar sus propios asuntos

El papel de los oligopolios en la propuesta y redacción del régimen mundial de impuestos corporativos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha provocado un debate sobre su influencia política en los asuntos soberanos de los pueblos del mundo. Los únicos países que se oponen o no están incluidos en el régimen tributario global son los que están a la vanguardia de la defensa de su soberanía y dignidad nacional, como Cuba, la República Popular Democrática de Corea, Venezuela y Nicaragua. Estos países están defendiendo valientemente su derecho soberano a controlar aquellos asuntos que afectan a sus países y pueblos, y se oponen a la interferencia y los ataques del sistema imperialista de estados y oligopolios globales liderado por Estados Unidos.

El impuesto corporativo global de la OCDE sobre los oligopolios, a una tasa mínima del 15 por ciento, está diseñado para suplantar cualquier impuesto individual sobre servicios digitales que los países ya estén aplicando o estaban considerando su introducción.

El impuesto de sociedades global de la OCDE no interfiere con el derecho de monopolio de los oligopolios a determinar su beneficio corporativo sobre el que se aplicaría el impuesto. Las grandes corporaciones son generalmente notorias por su secreto y capacidad para manipular sus ingresos brutos y las ganancias resultantes, sin importar cuán grandes sean, para desaparecer mágicamente su ganancia corporativa neta imponible.

La forma en que se determina el beneficio se relaciona con la determinación de un precio de producción para bienes y servicios. Sin embargo, mientras la fijación del precio de producción esté bajo el control de los oligarcas y su motivo para expropiar el máximo beneficio, no va a ser una representación científica del nuevo valor que producen los trabajadores y su distribución. El precio de producción de acuerdo con los oligopolios y el beneficio resultante que reportan son totalmente egoístas, para apoyar su objetivo de máximo beneficio y saqueo de los países donde operan.

El impuesto corporativo global de la OCDE es otro ataque a la soberanía de las naciones y su derecho a controlar sus asuntos y dirección. El objetivo es continuar el saqueo imperialista de los pueblos y naciones del mundo. Embellecer este ataque con palabras floridas de autofelicitación es la práctica neoliberal estándar de darle la vuelta a todo para parecer beneficioso para la gente en lugar de un asalto a sus derechos y reclamos.

Los pueblos y las naciones del mundo tienen el derecho y la responsabilidad social de determinar sus propios asuntos. Si cualquier empresa multinacional quiere hacer negocios en cualquier país, debe estar bajo el control y las regulaciones establecidas por el pueblo soberano de la nación. De lo contrario, no se puede ni se debe llegar a ningún acuerdo. La imposición de reglas internacionales como el régimen global de impuestos corporativos de la OCDE, escrito y establecido por los oligopolios y sus gobiernos imperialistas, debe ser rechazada por todos. Cualquier acuerdo sobre el comercio internacional debe ser de nación a nación, para el beneficio mutuo y el desarrollo de los pueblos involucrados, no los intereses privados de la oligarquía global.

Fuerzas detrás del plan de dos pilares sobre la reforma tributaria internacional y a quién sirve

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es un foro de 38 países que abarca el sistema imperialista de estados liderado por Estados Unidos. La OCDE declara a sus miembros como comprometidos con la democracia controlada por el partido al estilo de Estados Unidos y el Reino Unido y una economía de mercado dominada y controlada por poderosos intereses privados y su inmensa riqueza y propiedad.

El nuevo impuesto sustituye a cualquier impuesto nacional de sociedades sobre los oligopolios que puedan estar ahora en vigor o los que se están contemplando.

El criterio para que una corporación esté sujeta al régimen fiscal global de la OCDE es un ingreso bruto anual de 20 mil millones de euros (US $ 23.2 mil millones) y un cierto umbral de ganancia corporativa autodeclarada. Las empresas mineras, los servicios financieros regulados y los fondos de pensiones están excluidos del régimen tributario independientemente de su alcance global e ingresos.

Se dice que el acuerdo fiscal global de la OCDE afecta de 69 a 78 "empresas multinacionales" u oligopolios globales dependiendo de sus ingresos brutos y ganancias anuales autodeclarados. Los oligopolios están involucrados en múltiples negocios con un enfoque en empresas digitalizadas como Amazon, Google y Facebook (Meta).

El ingreso bruto anual combinado de los aproximadamente 78 oligopolios sería de $ 1.8 billones como mínimo, que es mayor que el producto interno bruto total de Canadá. Las empresas multinacionales involucradas en el régimen fiscal global de la OCDE son superadas en número por los 136 países que han sido acorralados en el plan fiscal internacional. Estos países renunciarán a cualquier impuesto corporativo nacional sobre estos oligopolios y recibirán una parte del impuesto global de la OCDE de acuerdo con una fórmula prescrita fuera de su control.

La tasa global del impuesto corporativo de la OCDE sobre las ganancias declaradas se establece en el 15 por ciento, que es más baja que la tasa actual en casi todos los países del mundo. Solo un puñado de países bajo control imperialista directo -los llamados paraísos fiscales donde las multinacionales pueden registrar sus negocios, como las Islas Caimán, Bahamas, Bahrein y Kosovo- tienen tasas impositivas corporativas más bajas, aunque ciertas jurisdicciones en los Estados Unidos están superando rápidamente a esos lugares como paraísos fiscales preferidos.