top of page

Los presos requieren atención al Covid no la tortura de los confinamientos.

21 de enero declaración de Leonard Peltier

La COVID ha devuelto la prisión de Coleman a la Edad Media. Recuerdo una época en Marion USP en la que me pusieron en soledad durante tanto tiempo, cuando en 72 horas podían hacer que empezaras a olvidar quién eras. Una vez escribí quién era yo en el piso de concreto debajo de mi cama, así que, si lo olvidaba, podía leerlo para mí. Cambié mi último cigarrillo por un lápiz. Corría a la puerta cuando un guardia dejaba el plato con escasa comida, solo para ver un vistazo de otro ser humano, incluso si era uno que me odiaba, era otro humano y eso era bueno para mi mente por un minuto.


Estoy en el infierno, y no hay forma de lidiar con eso sino aguantando todo el tiempo que pueda. Me aferro a la creencia de que la gente está haciendo lo que puede para cambiar nuestras circunstancias aquí. El miedo y el estrés están afectando a todos, incluido el personal. Puedes verlo en sus caras y escucharlo en sus voces. Toda la institución está en total CONFINAMIENTO.

Dentro y fuera del confinamiento el año pasado al menos significó una ducha cada tercer día, una comida más allá de un sándwich mojado con un poco de mantequilla de cacahuate, pero ahora con la COVID que es una excusa, nada. Sin teléfono, sin ventana, sin aire fresco, sin humanos para reunirse, sin escuchar la voz de un ser querido. Sin alivio. Quedarse solo y sin atención es como una cámara de tortura para enfermos y ancianos.

¿Dónde están nuestros activistas de derechos humanos? ¡Estás escuchando de mí, y conmigo, a muchos hombres y mujeres desesperados! Están convirtiendo un entorno ya duro en un asilo, y para muchos que no recibieron la pena de muerte, ¡ahora la estamos viendo cara a cara! Ayúdame, mis hermanos y hermanas, ayúdame, mis buenos amigos.

(Actualización de renovación, publicada el 2 de febrero de 2022)

Comentários


bottom of page