Migrantes en México

Leona Guerrero

En las últimas semanas, ha incrementado en México el flujo migratorio de personas provenientes, principalmente, de Haití, debido al recrudecimiento de las condiciones de vida en su país, desde los desastres naturales, la violencia de las pandillas, llegando al punto crítico del asesinato del presidente Jovenel Moïse en el mes de julio. Esto tras toda una historia de sometimiento e intervencionismo por parte de Estados Unidos, Francia y otros, en castigo por haber sido la primera República Negra, haber abolido la esclavitud y ser los primeros en Independizarse. De modo que desde hace siglos se han empeñado por frustrar el desarrollo económico de ese país, de mil maneras. Hoy miles de haitianos buscan refugio en Estados Unidos y sus políticas se les revierte ahora a quienes originaron el problema.


Si bien, el país de destino es Estados Unidos, México se ha convertido en el paso previo que conecta con el flujo migratorio centroamericano. Y ante el endurecimiento de la política migratoria en el país del norte, a Washington le interesa que México se convierta en una alternativa para que los migrantes haitianos se establezcan permanentemente, quitándose ellos el problema de encima y sin reconocer un derecho fundamental: el derecho a la migración que tiene todo ser humano..

Ciudades como Monterrey, Mexicali y Tijuana, en el norte de México, han sido el destino por el cual, últimamente, han optado los migrantes caribeños para buscar alternativas de subsistencia económica.

Cabe hacer memoria y señalar que este flujo migratorio proveniente de Haití no es nada nuevo, pues con anterioridad se han establecido comunidades haitianas en distintos puntos de nuestro país, como Tijuana y Tapachula, en donde se ha logrado establecer una convivencia armónica con ciudadanos mexicanos, tal como debe ser.

En ese sentido, es importante señalar que México es un país que se ha construido a través de muchos flujos migratorios y que debemos aceptar que personas que buscan acogida en nuestro país sean respetadas y bien acogidas. Sin embargo, los refugios para migrantes en México se encuentran sobresaturados y el papel del Instituto Nacional de Migración ha estado marcado por evidentes violaciones a los Derechos Humanos. Además de que otras instituciones como la Guardia Nacional, anteriormente, han tenido un papel represivo hacia migrantes centroamericanos que transitan por nuestro país, lo que es totalmente inaceptable, no podemos hacer en México lo que tanto señalamos con referencia a las prácticas criminales de la Border Patrol o la “migra” en la frontera de EU con México.

En consecuencia, es fundamental demandar de la sociedad y Estado mexicanos a tener un trato digno y brindar condiciones para un flujo seguro de los migrantes haitianos, pues estamos presenciando una crisis humanitaria que no es ajena a nuestro país. Y que es causada por problemas de fondo: a saber las políticas neocoloniales y neoliberales de las grandes potencias capitalistas.