top of page

NUBARRONES SALARIALES EN EL BANCO DE MÉXICO

Andrés Peñaloza Méndez. SIC mx. 9 de abril 2924


Nubosidad salarial

La gobernadora del Banco de México (Banxico), Victoria Rodríguez Ceja, con un sueldo bruto de 364 mil 207.9 pesos al mes acumularía, al cierre de 2022, alrededor de 4 millones 734 mil 702.70 pesos. Más de 217.2% de lo que ganaba al mes el presidente Obrador (167 mil 617 pesos brutos).

El sueldo de cada uno de los cuatro subgobernadores, integrantes de la junta de gobierno de Banxico, frisaba 352 mil pesos por mes; esto es 4 millones 576 mil pesos al año, aguinaldo incluido, pero no el pago de vehículos, choferes, viáticos y otras prestaciones extralegales y la pensión vitalicia asegurada al término de su periodo, como gozan Ernesto Zedillo, Agustín Carstens, Francisco Gil Díaz, Alejandro Díaz de León, Guillermo Ortiz Martínez, Ángel Antonio Palomino y Hasbach, entre otros privilegiados que pasaron, con penas y sin gloria, por el Banxico.[1]


Este artículo no atiende el tema de onerosos sueldos contrarios a la austeridad republicana en instituciones autónomas, el objetivo es reparar en los nubarrones ideológicos esparcidos para ralentizar e incluso, frenar la recuperación adquisitiva de los salarios de la clase trabajadora.


Nubarrones ideológicos

El Banxico en su informe, estima que el salario promedio de los asalariados registró un aumento anual, nominal y real, de 12.3% y 7,5%. (Gráfica 1).



El salario diario medio asociado con trabajadores afiliados en el IMSS creció 10.8% y 6.2% en su comparación anual. En enero de 2024 dicho salario medio exhibió un alza anual de 10.4% y 5.3%. superior a lo observado en enero de 2023: 11.2 y 3.1%. (Gráfica 2).



La revisión promedio de los salarios contractuales negociados en empresas de jurisdicción federal en el cuarto trimestre de 2023 fue de 7.0% y 4.2% en términos nominales y reales. En el mismo trimestre de 2022 había sido de 5.3% y 3.7%. Las revisiones promedio en el periodo en empresas privadas y públicas se ubicaron en 9.4 y 4.2%; porcentajes superiores al 7.9% y 3.7% registradas en igual periodo de 2022. Las variaciones, en especial las del sector público, han sido inferiores al del conjunto de la economía y a los afiliados al IMSS (Gráfica 3).



Respecto a la productividad laboral para la economía en su conjunto el Banxico, reporta al cuarto trimestre de 2023, incremento, pero sin nivelarse a los registrados pre pandemia. El costo unitario de la mano de obra para la economía en su conjunto, acumula cinco trimestres con aumentos en el margen; situándose en niveles relativamente elevados al igual que la productividad en el sector manufacturero.  


Con este análisis, algunas de las autoridades del Banxico han externado preocupaciones sobre el comportamiento de los salarios y sus implicaciones para el control inflacionario.


La subgobernadora de Banxico Irene Espinosa, propuesta por Enrique Peña Nieto, advirtió que la inflación subyacente muestra «una persistencia muy fuerte», sobre todo en el componente de servicios y que la inflación enfrenta vientos en contra que no existían hace un año, como una fuerte demanda interna y una política fiscal expansiva. Recordó que en once ocasiones consecutivas se han hecho ajustes en las expectativas de inflación.


Mencionó que “La política de incrementos de salarios mínimos era menos preocupante que lo que vemos ahora (…) ya son cinco años de incrementos de alrededor del 20% anual», constituyéndose entre los desafíos para el control inflacionario.


Preocupación especial para la subgobernadora es el alza del precio de productos básicos como la tortilla de maíz y el frijol, cuyos precios en febrero de 2020 -antes de la pandemia del Covid 19- eran de $14 y $32 y pasan a $21 y $53 pesos, alimentos esenciales en la dieta de los mexicanos.


«Eso, por lo menos en mí, refleja el enorme peso de la responsabilidad de no titubear en la lucha contra la inflación», dijo. «Me llama a no tener ningún tipo de complacencia en términos del nivel de la tasa de inflación».[2]


El 28 de febrero durante la presentación del Informe Trimestral octubre-diciembre 2023[3], la subgobernadora Espinosa Cantellano, comentó sobre presiones inflacionarias: “hay muchos factores que lo explican, uno de ellos tiene que ver con un aumento de costos, sobre todo relacionado con el aumento a los salarios ya que, como sabemos, el sector servicios es un sector que depende mayoritariamente de mano de obra; al mismo tiempo se ha reactivado la demanda de servicios y de esta forma las personas que proveen los mismos servicios han encontrado forma de transferir este incremento de costos que están enfrentando a los consumidores finales”.


“Banxico ya realizó estudios donde precisamente se observa cómo se ha venido transmitiendo o transfiriendo este incremento de costos a los precios finales y que dicho proceso todavía no termina, por lo que esperaríamos que la tendencia continúe en los siguientes meses “.


Omar Mejía Castelazo, subgobernador propuesto por el presidente y cercano colaborador de la ex Tesorera de la Federación, la también subgobernadora, Galia Borja, reforzó el argumento sobre el traspaso de los costos, factor de presión en los precios: “La evolución de este subcomponente de la inflación continúa reflejando los choques que condujeron a este episodio inflacionario, ya lo mencionaba la subgobernadora Irene Espinosa, que ha habido un traspaso de costos rezagado al sector de los servicios”.


Celaje alegre acicala nuestros salarios

Sin duda, los análisis del banco central, tendrán que mejorar sustancialmente. Empezando por integrar, con filigrana, los factores y componentes de la canasta de bienes y servicios fundamentales. Diagnosticar la situación de los productores, distribuidores y comercializadores; recomendar eventuales intervenciones de fomento y estímulos para garantizar precios competitivos, pero sobre todo, definir aquellos alimentos, bienes y servicios esenciales para el bienestar de la clase trabajadora meritorios de estímulos y subsidios.


Deben de replantearse las mediciones de la productividad, resaltando la miríada de factores que influyen en ella y no sólo el “costo laboral”. La productividad tiene componentes atribuibles al capital como son las tasas de ganancias, las inversiones en investigación e innovación; la modernización de la infraestructura social y productiva, los medios de distribución, etcétera.


La productividad en México, debe colocarse en un nivel superior al actual y eso pasa necesariamente por la organización y democracia sindical, la reducción de la jornada de trabajo, la plena recuperación del poder adquisitivo de los salarios, la formación y capacitación laboral responsable.


Desde luego, son imprescindibles fuertes inversiones en capital fijo, en ciencia y tecnología e infraestructura adecuada para el eslabonamiento de la planta productiva y comercial del país con efectos multiplicadores de empleo formal y trasparentes criterios de sustentabilidad.


La articulación coherente, detonante de vocaciones económicas y oportunidades regionales, es posible a través de una política industrial de Estado, no sujeta a los mercados y geopolíticas imperiales.


SIC mx


[1] Estimación con base a los datos proporcionados en el excelente artículo de Nancy Flores: Banxico, erario paga sueldos de más de 350 mil pesos al mes. Contralínea. Liga: https://contralinea.com.mx/interno/semana/en-banxico-erario-paga-sueldos-de-mas-de-350-mil-pesos-al-mes/


[2] Entrevista de Azucena Vásquez, publicada en el periódico Reforma el lunes 1 de abril de 2024.


Comentarios


bottom of page