Objetivo de la iniciativa presidencial de Biden para la renovación democrática

La Voz de la Revolución - TML Monthly Núm 1. 9 de enero de 2022.

Manifestación en Washington, DC, parte de las acciones nacionales por los derechos de las mujeres y la justicia del aborto, 2 de octubre de 2021.

El Congreso de los Estados Unidos es tan disfuncional que no puede aprobar una legislación importante, como el presupuesto, que vence en octubre pasado, y en su lugar sigue amenazando con cierres del gobierno. Tales amenazas afectan a cientos de miles de trabajadores federales, personas mayores, madres, niños y desempleados que requieren pagos federales como el Seguro Social para sobrevivir. También desacreditan aún más al Congreso y refuerzan la creciente opinión entre la gente de que ya no es una institución viable de gobierno. La Corte Suprema también ha sido desacreditada, ya que es vista como una fuerza politizada que atiende a una u otra facción en competencia, no solo en términos del derecho al aborto sino también en otros asuntos.


Es en este contexto de confrontación entre las facciones gobernantes en los Estados Unidos, las instituciones desacreditadas y disfuncionales, y los crecientes reclamos de los pueblos por sus derechos y mayor control, es que Biden presentó su Iniciativa Presidencial para la Renovación Democrática. Se esfuerza por unir a lo que él llama "todos nosotros", detrás del presidente y a través de las separaciones habituales entre los países, los niveles de gobierno y los pueblos que se organizan para afirmar los derechos humanos. Se esfuerza por establecer formas organizativas que sirvan para eludir y reemplazar las autoridades y estándares existentes, tanto a nivel nacional, como los que existen entre los gobiernos federal y estatal, como los consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y la propia ONU, al tiempo que pone el poder de toma de decisiones en manos de la presidencia.

La Iniciativa Presidencial de Biden es un medio para lidiar con estos muchos conflictos entre las autoridades, dentro y entre el presidente y los militares, con el Congreso, los gobernadores, las agencias de inteligencia y otras agencias policiales, etc. y de manera similar en relación con otros países, eludiéndolos y creando relaciones directas entre la presidencia y las diversas formas organizativas que se están estableciendo. Está tratando de eliminar a varias autoridades que pueden interponerse en el camino del dictado presidencial. Las invitaciones a la propia Cumbre indicaron que Biden decidirá quién es y quién no será incluido. "Estamos afirmando los valores democráticos que están en el corazón de nuestro sistema internacional" y "estamos comprometidos a trabajar con todos los que comparten esos valores para dar forma a las reglas del camino que van a gobernar nuestro progreso en el siglo 21", explicó Biden. De alguna manera, la iniciativa es también un esfuerzo por eludir las burocracias existentes, al menos las civiles, y poner en marcha una maquinaria diferente dedicada a la presidencia. Esta dirección es en parte un reflejo de la desintegración de los partidos políticos y su maquinaria y pone en marcha maquinaria separada, al igual que Obama lo hizo para su elección y Bernie Sanders también lo hizo para su campaña. La disfunción absoluta y la falta de legitimidad de las instituciones existentes, incluidos los partidos desacreditados, es tal que esta iniciativa contrarrevolucionaria es necesaria con la esperanza de prevenir lo que ahora se conoce como "la espiral de la muerte" de la democracia liberal.

Lo que se queda fuera es que todas estas autoridades no están en sintonía con las condiciones existentes, que exigen empoderar a la gente para gobernar y decidir. La gente está rechazando el marco en el que los gobiernos los presiden y son superiores a ellos, pero son completamente incapaces de satisfacer las necesidades más básicas de la vida y desprecian los derechos humanos.

La Voz de la Revolución es una publicación de la Organización Marxista-Leninista de los Estados Unidos (USMLO).

Foto (Vor , Nanks H )