• Mexteki

PRESUPUESTO DE EMERGENCIA PARA UNA SITUACIÓN DE EMERGENCIA*

Pablo Moctezuma Barragán

En el marco de la discusión del Presupuesto de 2022, reconozcamos que estamos y estaremos en una situación de emergencia, la mayor en casi un siglo. Se ha aunado la pandemia de Covid-19 que encuentra a México con un sistema de salud colapsado por la herencia del modelo neoliberal, con la crisis económica, insuficiencia de empleo formal y digno, calentamiento global que provoca desastres por inundaciones, sequías, incendios, la inseguridad que no cede colocando a México y su población frente a grandes amenazas y peligros que debemos prevenir y enfrentar, actuando anticipadamente para mejorar las condiciones de bienestar general.


Un gasto para 2022 de 7 billones 48 mil 206 millones de pesos, no resolverá las necesidades urgentes. Ante la emergencia, tomemos en cuenta que el 28 de agosto pasado el entonces secretario de Hacienda, Arturo Herrera dijo “En 2021 se espera repunte la economía. Pero el escenario será peor que en 2018 y 2019, porque “ya no habrá guardaditos” y, aunque no se contrate nueva deuda, ésta se incrementará entre 10 y 17 puntos del PIB por tipo de cambio.”

Ante grandes problemas se necesitan grandes soluciones, y es en medio de las crisis cuando se tienen que encontrar nuevas oportunidades. Es necesario que el Estado mexicano, a la altura de su deber en los álgidos momentos que vivimos garantice los derechos de todas y todos, su seguridad y bienestar. El presupuesto a discusión no alcanza y la 65 legislatura debe aprobar medidas extraordinarias.

Hay recursos, dispongamos de ellos, y tomemos medidas para contar con ahorros en los próximos años. Si los trabajadores más pobres y sufridos, los migrantes han logrado récord en las remesas que en el último año alcanzan 44 mil millones de dólares, habrá otros sectores de la sociedad que puedan hacer su aportación extraordinaria.

Si se suspende el pago al servicio de la deuda pública y se destinan 791.5 mil millones de pesos para hacer frente al servicio de la deuda de 2022, se contarán con recursos adicionales. Sí junto con la suspensión del pago del servicio de la deuda pública, se realiza una auditoría para revisarla y sanearla, no cargaremos con el peso de una deuda que puede llegar a 13.5 billones de pesos, aumentando su costo financiero a futuro. Suspender y auditar para luego renegociar el pago de la deuda, nos dará recursos adicionales hoy y ahorros mañana.

Tenemos 200 años de experiencia tras la consumación de la Independencia que se celebra hoy lunes 27 de septiembre de 2021. Hagamos memoria, en tiempos de crisis siempre se ha suspendido el pago de la deuda, se desconocen deudas injustas del viejo régimen, así ocurrió tras la Independencia, y eso hicieron Guadalupe Victoria, Vicente Guerrero y posteriormente Valentín Gómez Farías y Benito Juárez. Tras las suspensiones se ha podido reducir el monto, en la República Restaurada los acreedores exigían al gobierno de Juárez el pago de 450 millones, negoció el ministro de Hacienda, José María Iglesias y bajó el adeudo a tan solo 84 millones de pesos. Una posición firme y digna da resultados.