Raúl Castro presenta Informe Central del 8vo Congreso del Partido Comunista de Cuba

Por: Oscar Figueredo Reinaldo, Juvenal Balán, Granma. 16 de abril 2021

Inauguración del 8vo Congreso del Partido presidido por el General de Ejército Raúl Castro Ruz.

Delegados e invitados de todo el país examinan el rumbo de la sociedad cubana desde hoy y hasta el próximo lunes en el 8vo Congreso del Partido Comunista de Cuba, presidido por su Primer Secretario, Raúl Castro Ruz.

Tras la inauguración en el Palacio de Convenciones de La Habana, que se inició a las 09:00 a.m., José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido, presentó el orden del día y declaró inaugurado el Congreso.


“Un día como hoy de 1961, víspera de una batalla decisiva, Fidel proclamó el carácter socialista de la nación, fecha considerada fundación de nuestro Partido. En los últimos cinco años los militantes y todo el pueblo hemos estado en cumplimiento de los Lineamientos de la política económica del Partido, y los objetivos aprobados en la Primera Conferencia y la reforma constitucional y el referendo. Lo alcanzado estos años y lo que queda por hacer ha sido objeto de análisis en los balances y se recoge en los documentos que los delegados analizarán y aprobarán”.

A mediados de marzo una versión de estos documentos fue sometida a consulta. Una parte importante del tiempo se dedicará ahora al trabajo en comisiones que permitirá consensuar los criterios surgidos en los territorios.

Entre los delegados están representados diferentes sectores: obreros, trabajadores de la producción y los servicios, científicos, combatientes, profesores, con una composición por género y color de la piel representativa de la población. El 94% son graduados universitarios.

Con la presencia del ciento por ciento de los delegados a asistir, Machado Ventura declaró inaugurado el 8vo Congreso del PCC y fueron aprobados por unanimidad los documentos que norman el trabajo de esta cita partidista.

“No estamos en tiempos normales, pero llegamos a la conclusión que no solo era posible sino también necesario desarrollar nuestro congreso en la fecha prevista”.

Acto seguido, dio la palabra al General de Ejército Raúl Castro, quien presentó el informe central.

Raúl significó que la primera jornada de este congreso se realiza en una fecha trascendental de la nación: el 60 aniversario de la proclamación por Fidel del carácter socialista de la Revolución (el 16 de abril de 1961), en la despedida del duelo de los caídos el día anterior, preludio de la invasión mercenaria de Playa Girón.

El congreso, prosiguió, se prevé concluir el 19 de abril cuando también conmemoramos el 60 aniversario de la victoria sobre la inversión mercenaria.

La invasión de Playa Girón, bajo el mandato de un presidente demócrata, se enmarcaba en el programa para derrocar a Castro que preveía sabotajes, guerra sicológica, acciones terroristas, el fomento de bandas contrarrevolucionarias que masacraron a jóvenes, campesinos y obreros. Jamás olvidaremos los 3,478 muertos víctimas del terrorismo de estado”.

El Primer Secretario del Partido destacó, además, que este congreso se realiza a dos años de la proclamación de la Constitución de la República y siglo y medio después de la primera Constitución mambisa en Guáimaro. “La aprobación de la Constitución demanda la actualización de las leyes y, en ese sentido, la Asamblea Nacional aprobó un cronograma legislativo. Se han aprobado 11 leyes para garantizar el funcionamiento de los principales órganos estatales y el Consejo de Estado ha emitido 33 decretos”, resumió.

El informe central fue previamente aprobado por el Buró Político y considerando las restricciones de la COVID-19 se ha limitado a 300 la cantidad de delegados de los más de 700,000 militantes en más de 58,000 núcleos.

“No estamos en tiempos normales, pero llegamos a la conclusión que no solo era posible sino también necesario desarrollar nuestro congreso en la fecha prevista”.

Raúl subrayó que se detuvo el decrecimiento experimentado desde el 2006. “Es estimulante el ingreso anual de 39,400 nuevos militantes, un tercio de ellos provenientes de la UJC, aunque crece la edad promedio de los militantes del PCC: el 42,6% tiene más de 55 años”.

Al mismo tiempo, continuó, se ha incrementado la cantidad de militantes de la UJC que se nutre de la masa de trabajadores, campesinos y obreros agrícolas, “para lo cual existen potencialidades no utilizadas que podrían servir para el crecimiento del Partido”.

Raúl hizo referencia al plan nacional para el enfrentamiento a la pandemia, el cual fue actualizado e incluye acciones intersectoriales y la participación de los jóvenes. Su objetivo principal es atender la salud de la población.

Este plan, dijo, ha demostrado que es posible el control de la epidemia, mediante la observancia de los protocolos establecidos, así como la búsqueda de sospechosos, el aislamiento de los casos y el uso de novedosos medicamentos de la biotecnología cubana. “Esto es solo posible en nuestro sistema socialista. No obstante, se ha producido un rebrote mundial, del cual Cuba no escapa por haberse relajado las medidas establecidas”.

Significó que la respuesta ante la COVID-19 se ha caracterizado por el aporte de los científicos, introducción inmediata de productos, medicamentos y protocolos para el tratamiento de los pacientes, al tiempo que se trabaja en cinco candidatos vacunales que podrían inmunizar a todos los cubanos y ayudar a otras naciones. “Esto hace que crezca cada día más mi admiración por Fidel”.

El 8vo Congreso centrará el análisis en tres comisiones. La primera, presidida por Manuel Marrero Cruz, abordará los resultados socioeconómicos alcanzados desde el anterior congreso y las proyecciones para seguir avanzando en el desarrollo, la implementación de los Lineamientos del Partido y la Revolución y su propuesta de actualización, así como la conceptualización del modelo y el cumplimiento de la estrategia de desarrollo y el enfrentamiento a la crisis.

La segunda comisión, encabezada por José Ramón Machado Ventura, evaluará el cumplimiento de la resolución aprobada por el VII Congreso sobre los objetivos de trabajo del funcionamiento del Partido, la actividad ideológica y el trabajo con las masas y el perfeccionamiento del trabajo del PCC.

Dirigida por Miguel Díaz-Canel, la tercera comisión valorará la política de cuadros, la UJC, el Estado y el Gobierno, así como el papel del Partido para alcanzar resultados superiores.

Los documentos que hoy se presentan fueron discutidos por los comités provinciales del Partido y consejos de gobiernos y los organismos de la Administración Central del Estado, la UJC y otras organizaciones de masas.

“Fruto de estos debates fueron introducidas significativas modificaciones que enriquecieron su contenido y se sometieron a la aprobación de los delegados”.

Se requiere consolidar el proceso inversionista, sin espacio para la chapucería y la improvisación.

Raúl ratificó que el desarrollo de la economía y la batalla ideológica es el principal objetivo y expresó que pese al bloqueo la economía en los últimos cinco años ha demostrado resistencia, que ha permitido el desarrollo de la Salud Pública, sin renunciar al desarrollo previsto.

No obstante, reconoció que persisten efectos negativos como excesos de burocracia y deficiente control de los recursos, lo que causa corrupción. “No han dejado de estar presentes problemas estructurales del modelo económico que no proporcionan incentivos para el trabajo y la innovación”.

El Primer Secretario del Partido dijo que se impone mayor dinamismo al proceso de implementación de los lineamientos, autonomía y descentralización de las instancias intermedias y de bases del sistema empresarial.

“Se requiere consolidar el proceso inversionista, sin espacio para la chapucería y la improvisación, la eficiencia en el sector estatal en las esferas que determinan el desarrollo del país, al tiempo que se flexibilizan e institucionalizan las formas de gestión no estatal”.

Recientemente, continuó, se amplió el alcance del trabajo por cuenta propia, “acogida con beneplácito por la población, pero fue criticada por los que sueñan con la privatización masiva sobre los principales medios de producción.

“Se ha demandado el ejercicio privado de algunas profesiones, mientras que a las demás no se le permite. Parecería que el afán de egoísmo inicia el proceso del desmontaje del socialismo, por ese camino se destruirían los sistemas de salud y educación, gratuitos y de acceso universal.

Raúl agregó que otros reclaman la importación comercial privada para establecer un sistema no estatal de comercio, “son estas cuestiones que no pueden generar confusión”. “Hay límites que no podemos rebasar porque llevaría a la destrucción del socialismo. Cuando hablo de estos asuntos viene a mi memoria lo dicho por Fidel en la clausura del VII Congreso de la UJC en 1992”.

“No puede olvidarse jamás que el dominio de los medios fundamentales de producción es la base de nuestro socialismo y es por ello imprescindible el buen desarrollo de la empresa estatal, por tanto, tiene que haber un estremecimiento desde arriba hasta abajo de estas, que destierren el conformismo. Hay que modificar viejos y malos hábitos y desarrollar rasgos emprendedores en los cuadros de dirección de los establecimientos, que cada día funcionan con más autonomía, persiguiendo mayores producciones”.

Todo esto, recalcó, se dice fácil, “lo difícil, pero no imposible, es materializar, es consolidar el cambio, es cimentar un verdadero giro en la mentalidad, en aras de defender la producción nacional, en especial la de alimentos”.

No podemos gastar más de lo que generamos en ingresos. Hacer lo contrario es cometer un error que hemos cometido varias veces. El ahorro es el ingreso más rápido y seguro a nuestra disposición”.

Raúl ejemplificó que el turismo, que venía creciendo hasta el 2018, sufrió una caída por las medidas de la administración norteamericana y el posterior impacto de la COVID-19. “A pesar de ello se ha aprovechado este tiempo para dar mantenimiento a la mayoría de las instalaciones para ofrecer un servicio de mayor calidad”.

“Necesitamos cada día organizar la economía con métodos menos administrativos, y un uso eficiente de los recursos materiales y financieros. Estos son los propósitos para el impulso de la economía y el enfrentamiento a la COVID-19 y la crisis económica”.

Las decisiones de la economía no pueden afectar los ideales de justicia e igualdad y mucho menos la equidad. La unidad del pueblo con su Partido, que siempre defenderá que en Cuba jamás se aplicarán terapias de choques de las capas más humildes de la población y, por tanto, nadie quedará desamparado.

Se aprecian ineficiencias en la planificación y seguimiento y en algunos casos acciones lentas y tardías para corregir las desviaciones.

En otro momento de su intervención, Raúl agradeció a los acreedores por, pese a las tensiones de la economía, reorganizar las deudas vencidas del país, y ratificó igualmente la decisión de garantizar los depósitos bancarios en MLC y pesos cubanos de las personas jurídicas extranjeras y nacionales.

Se refirió a las ventas en MLC en el comercio minorista y mayorista, introducidas por obligación debido a la situación extrema de falta de liquidez. “Tuvo el objetivo de establecer un grupo de surtidos que fueron desapareciendo del mercado estatal y que fueron dejando huecos para la compra en el exterior y la reventa ilegal. Bajo la COVID-19 se amplió la venta de otros productos para incentivar las remesas de los cubanos en el exterior”.

A la par, comentó, el Gobierno ha garantizado un volumen elevado para asegurar la oferta en pesos cubanos de un reducido grupo de productos de alimentos y aseo para el mercado nacional.

Explicó que una inadecuada política de comunicación hizo que algunos reclamaran la vuelta de muchos productos por la libreta. Luego de la intervención del Presidente y el Primer Ministro se entendió que las ventas en MLC son necesarias y demorarán el tiempo que se necesite para recuperar la economía y permitir la convertibilidad de la moneda cubana.

Raúl también habló sobre el impulso de la inversión extranjera, “a pesar de las dilaciones y obstáculos que dificultan el desarrollo de la economía”.

“Es hora de borrar prejuicios del pasado y hay que asegurar el diseño de negocios. Muestra de ello son los resultados alcanzados en la Zona Especial de Desarrollo Mariel, con una impresionante infraestructura, la cual no ha dejado de ejecutarse a pesar del bloqueo”.

En materia de la implementación de los Lineamientos, dijo que en sentido general se afianza el avance, sin embargo, se aprecian ineficiencias en la planificación y seguimiento y en algunos caso acciones lentas y tardías para corregir las desviaciones.

El Primer Secretario del Partido señaló que las acciones de capacitación y comunicación social han tenido déficit de la calidad necesaria.

Dijo que había existido miedo a ejercer las facultades aprobadas y prejuicios con los trabajadores por cuenta propia. La comisión de implementación no ha logrado adecuar y organizar los diferentes actores en la implementación de los lineamientos y asumió funciones que excedían lo que le otorgó el Congreso. Esto fue rectificado por el Buró Político.

“Como resultado de la actualización de los lineamientos aprobados en el VII Congreso se mantienen 17, se modifican 65, se suprimen 92 y adicionan 18, para un total de 200 lineamientos”.

Sobre la conceptualización del modelo económico social, aprobada en el VII Congreso, en el marco de los trabajos previos se ratificaron sus principales postulados y se introdujeron cambios en correspondencia con la Constitución para tener mayor coherencia, los cuales se debatirán en las comisiones.

Raúl comentó que luego de más de una década de estudio y trabajo se comenzó a aplicar la Tarea Ordenamiento, “la cual no constituye una solución mágica de la economía, pero permitirá ordenar y transparentar los diferentes actores e insertar el amor al trabajo”.

“Hay que borrar la dañina noción surgida bajo el paternalismo, donde Cuba es el único país donde se puede vivir sin trabajar. El nivel de vida de los cubanos deberá estar marcado por los ingresos legales que recibe y no por subsidios y gratuidades indebidas”.

Los meses transcurridos desde el 1ro de enero —valoró— demuestran la complejidad de este proceso, jamás visto en el proceso de la Revolución, “no por gusto nos tomó tanto tiempo implementarlo, con la participación de especialistas, economistas, académicos y la experiencia de China y Vietnam, salvando las diferencias”.

“La unificación monetaria y la reforma de pensiones y salarios han puesto de manifiesto deficiencias por la falta de capacitación, falta de exigencia y control institucional de los cuadros, lo que conllevó al establecimiento de precios excesivos en servicios públicos como el gas, el agua, la electricidad y comedores obreros. También hubo inconformidades con la reforma salarial y sistemas de pago”.

Todo esto, argumentó, ha demandado un intenso trabajo del Partido y el Gobierno para enmendar y corregir lo que se aparte del camino trazado. “La Tarea Ordenamiento deberá continuar su aplicación hasta concluir con la misma, para obtener los resultados económicos y productivos para alcanzar un socialismo próspero y sostenible”.

El artículo cinco de la Constitución de la República consagra al PCC como fuerza dirigente de la sociedad y el Estado. “Por tanto, el texto constitucional supone una enorme responsabilidad para todos, pues la autoridad moral del partido único parte de la ejemplaridad en el cumplimiento del deber, como elevadas cualidades éticas e ideológicas y su vínculo con las masas”.

“El partido debe concentrarse en sus obligaciones y no debe inmiscuirse en lo que no le corresponde, como asuntos del estado o de las instituciones del gobierno. Esta idea quedó aprobada en la Conferencia Nacional al abordarse el asunto de los métodos y estilos de trabajo de la organización partidista con el propósito de evitar la suplantación de las funciones del estado y del gobierno sin dejar de conducir las decisiones en beneficio de la población”.

Raúl refirió que el PCC queda definido en los estatutos como continuador del partido fundado por Martí, y heredero del primer Partido Comunista de Baliño y Mella; y es fruto de la unificación de las tres organizaciones surgidas tras el triunfo de la Revolución.

“El partido único siempre está en el foco de las campañas enemigas para impulsar la sacrosanta democracia burguesa y aplicar la política de divide y vencerás. La unidad ha sido nuestra arma fundamental para enfrentar las amenazas. Esta unidad debe cuidarse con celo y jamás debe aceptarse la división: ese sería el primer paso para destruir el socialismo y la independencia nacional”.

Si tenemos un solo partido, subrayó, debe promoverse en su funcionamiento la más amplia democracia y un intercambio permanente y sincero de pensamiento, “no siempre coincidente; que exprese el vínculo con la masa trabajadora y la población en pros de aumentar la participación. Se ha incrementado el intercambio con la Unión de Jóvenes Comunistas para fortalecer la labor política ideológica”.

“El Consejo de Estado aprobó la comisión que redactará el anteproyecto del Código de las Familias, en lo que ya se trabaja”. Foto: Juvenal Balán / Granma

En otro momento de su intervención al dar lectura el informe central, Raúl enfatizó que se mantiene la batalla contra prejuicios y todo tipo de discriminación. En este sentido dijo que se actualizó la política de atención a instituciones religiosas y organizaciones fraternales que se integran en la vida nacional.

“En cuanto a las organizaciones de masas hemos llegado a la conclusión de que debemos revitalizar su accionar en todas las esferas de la sociedad y actualizar su funcionamiento en correspondencia con los tiempos que vivimos. Es necesario rescatar el trabajo en la base en defensa de la Revolución. Hay que elevar la combatividad e intransigencia revolucionaria”.

Por otra parte, señaló que continúa el apoyo del Partido a la Federación de Mujeres Cubanas, en la defensa de los derechos de las féminas y en contra de la violencia, y acotó que se impulsarán acciones contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género.