top of page

SÍ HAY RECURSOS PARA ENFRENTAR LA CRISIS

Pablo Moctezuma Barragán


Hace falta un presupuesto que atienda los más graves problemas de México, dando prioridad a las necesidades del pueblo. En 2023 se gastará un billón 79 mil 87 millones de pesos para pagar los intereses de la deuda pública, rubro que se ha disparado a su mayor nivel desde que hay registro, impulsado por el incremento de tasas de interés a nivel internacional. Lo que se pagará el próximo año significa un 30% más que en 2022. Por lo tanto, el monto de recursos que se dedicará al pago de intereses de la deuda absorberá 13 de cada 100 pesos del gasto del próximo año y representará 3.4 por ciento de la capacidad de producción de la economía mexicana


En gobiernos del PRIAN hubo corrupción, Fox subió la deuda a 1.7 billones de pesos, Calderón a 5.9 y Peña la dejó en 10.5 billones ¿porque asumir esa carga? Hay otra opción. Tras la independencia se suspendieron pagos, también Victoria, Guerrero, Gómez Farías, Juárez lo hicieron y tras la Revolución. Cárdenas mantuvo la suspensión. Atendieron primero las necesidades del pueblo.


A Juárez le cobraban 450 millones de deudas de Maximiliano y Conservadores, se negó a pagar, renegoció y solo acepto 84 millones. Tras el gobierno de Cárdenas, nos cobraban 400 millones, se renegoció y quedó en 40 millones.


Hoy la deuda pública suma 13.4 billones de pesos. Suspendamos pagos de la deuda del viejo régimen, para auditarla, renegociarla y contar con más de 2 billones de pesos extra en 2023-24, una reforma fiscal progresiva y un impuesto a la riqueza, aumentarían los tan necesarios recursos.


Datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público señalan que en los primeros tres trimestres de 2022 se han gastado 438 mil 213 millones de pesos en el pago de intereses de la deuda del gobierno federal –sin contar la de empresas productivas y organismos del Estado–. El monto es 21.4 por ciento mayor a los 334 mil 785.7 millones de pesos reportados entre enero y septiembre del año pasado.


Es necesario suspender pagos de la deuda, auditarla y renegociarla, así se dispondría hasta el final del sexenio de más de 2 billones de pesos para las necesidades urgentes. Además, se pueden obtener recursos de impuestos a grandes fortunas y a las corporaciones, con una reforma fiscal progresiva.


En la primera semana de octubre la fortuna de Carlos Slim acumuló la suma de 68,900 millones de dólares y se colocó entre los 12 más ricos del mundo, tras ganar la semana pasada 1,360 millones de dólares, de acuerdo con el índice de multimillonarios de Bloomberg. O sea, 3 mil 886 millones de pesos ¡diarios!, ¿y el salario mínimo?


Tal circunstancia me recuerda a José María Morelos que en sus Sentimientos de la Nación afirma: Que como la buena ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso deben ser tales que obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia, y de tal suerte se aumente el jornal del pobre.


Es hora de cobrar impuesto a las grandes fortunas, de aprobar una reforma fiscal progresiva que grave más a las corporaciones que son las que ganan más y de suspender el pago de la deuda que será de un billón setenta mil millones de pesos en 2023.


Mientras tanto a costa de los trabajadores, México es el paraíso de las corporaciones. Es hora de que efectivamente se respeten los derechos laborales de 59 millones de trabajadores mexicanos de los que solo 21 millones tienen empleo fijo y con salarios insuficientes que se ven rebasados por la inflación.


Durante los primeros siete meses del año, el conjunto de bancos que opera en el país obtuvo una utilidad sin precedente de 150 mil millones de pesos, en un entorno de presiones inflacionarias y alza en las tasas de interés que ha sido resentido por familias y empresas, según revelan cifras oficiales. En medio de una inflación histórica y el temor por una posible recesión económica, BBVA México logró cifras récord al cierre del tercer trimestre, así la filial mexicana del banco español aportó 52.8% de las utilidades a nivel global y reportó utilidades netas históricas de 23,805 millones de pesos. En 90 años de historia del banco nunca habían tenido ese nivel de ganancias.



El banco señaló que registraron 62,499 millones de pesos en utilidad neta, durante los primeros nueve meses del año, un aumento de 35.7% con respecto al mismo periodo del 2021, además contabilizaron 27 millones de clientes en el país.


Tan solo las compañías mineras tuvieron en 2021, un aumento del 32% y del 127% de los ingresos y las ganancias netas, gracias a los altos precios de los commodities. Son conocidas las ganancias exorbitantes de las farmacéuticas, a su vez, Cemex, la empresa presidida por Rogelio Zambrano, tuvo su mayor cifra de crecimiento de flujo operativo en una década, la que registró un crecimiento anual de 280.5% en 2021, al pasar de 14,636 a 55,688 millones de pesos, 42.4% por arriba de su nivel prepandemia. Volaris, cuyos ingresos en 2021 suponen las mayores ventas de su historia, registró un crecimiento anual de 101.5% y un incremento de 28.5% respecto a 2019, su nivel prepandemia, para alcanzar 44,662 millones de pesos. Liverpool, que opera la cadena de tiendas del mismo nombre y Suburbia, cerró 2021 con un incremento anual de 30.8% en sus ventas, de 165.5% en su Ebitda y de 1,608.6%, pasando de 754 a 12,868 millones de pesos, en su utilidad neta. De abril a junio de 2022, Walmart obtuvo 162,587 mdp en ingresos, esto indica un 12.2% más que el mismo trimestre del año pasado. Cada una de las grandes empresas América Móvil, Femsa, Bimbo, Grupo México, Coppel, Cemex, Oxxo gana más de 100 mil millones de pesos anuales.


La recaudación tributaria como porcentaje del PIB de México es muy baja, en 2020 (17.9%) estuvo por debajo del promedio de América Latina y el Caribe (21.9) según las Estadísticas tributarias de América Latina y el Caribe, y por debajo del promedio de la OCDE (33.5%). Sí hay recursos para que México pueda afrontar la crisis actual, el presupuesto del año que entra debe contemplar que vivimos una Emergencia nacional, de salud, económica, climática, alimentaria y que hay que atender prioritariamente las necesidades de nuestro pueblo, rompiendo con las viejas cadenas y viejos intereses que impiden el desarrollo de México y el bienestar del pueblo. Necesitamos un sector estatal con fondos suficientes para la mujer, salud, medicina tradicional, educación, producción de vacunas, litio, alimentos, para fomentar la producción nacional y de pequeños productores.


Es importante rescatar la soberanía alimentaria, según los datos recopilados por el Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA), indican que entre enero y septiembre de 2022, el consumo aparente de granos como maíz, trigo, sorgo, soya, arroz y frijol ascendió a 41 millones 909 mil toneladas métricas, mientras en el mismo periodo las importaciones fueron de 22 millones 944 mil toneladas. La producción nacional cayó 1.9 por ciento en un año.


Poner la satisfacción de las necesidades del pueblo por encima del mercado y el mercado al servicio de la economía popular. Se necesita un plan nacional y financiarlo, para que a nivel local, regional y nacional se genere empleo y servicios de salud y educación, autosuficiencia alimentaria y una cultura que frene la migración forzada que expulsa a nuestros jóvenes hacia la moderna esclavitud en los países del norte. Un plan nacional que apoye a las empresas estatales y sociales, a las cooperativas y que se coloquen al servicio de la micro, pequeña y mediana empresa nacional y a la soberanía económica. Que esté al servicio de las mujeres, los jóvenes y viejos para garantizar los derechos y florezca la vida y el bienestar.


Solo así se pueden garantizar derechos para todos y todas, incluyendo a los migrantes, eliminando a las UMAS por salarios mínimos e implementar un sistema nacional de pensiones. Poner fin al outsourcing, garantizar prestaciones y estabilidad laboral. Control de precios y producción de calidad sin obsolescencia programada.


Hace falta presupuesto para los pueblos originarios que viven, en medio de la violencia y el neocolonialismo. Que padecen falta de agua, la tala ilegal, el tráfico de tierras, la minería, megaproyectos, el agronegocio, daño ambiental, contaminación y el narcotráfico. Un programa de rescate de estas naciones originarias y los recursos económicos para ellos. Suspendiendo pagos, cobrando impuestos justos a las corporaciones y a las grandes fortunas se contará con recursos para enfrentar viejos problemas y generar nuevas soluciones.


El viejo mundo colapsa y afortunadamente las soluciones están a la vista. Hay alternativas de cara a la sociedad y de espalda a las voraces corporaciones y potencias capitalistas. No nos integremos a EU y Canadá que nos llevan a sus guerras y control regional, sino que integremos nuestras comunidades, como cimiento de regiones pujantes y una nación Soberana que respete su autodeterminación y la de todos los pueblos, que se rompan cadenas de sometimiento como el de la deuda y tratados económicos y militares. México saldrá adelante y tarde o temprano tomará las medidas necesarias, todos los pueblos lo harán por necesidad y en su interés. Mientras más temprano mejor. Es necesaria la Unidad del pueblo y sus organizaciones, ante el imperio y las corporaciones.

Comments


bottom of page