top of page
  • Foto del escritorMexteki

Sobre la Deuda ¿sabías que?

Carolina Verduzco Promotora para la Suspensión del Pago de la Deuda Pública. 18 de mayo 2023


• El 13% del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) se destina al pago de los intereses de la deuda pública de México, el cual representa el 3.4% del PIB y suma mas de un billón de pesos (un millón de millones)


• El dinero que se destina a pagar los intereses y las comisiones de la deuda equivale a 5 veces el presupuesto de la Secretaria de Salud (el 2.5% del PEF); 2 veces el de Educación (el 4.9% del PEF); 3.8 veces el de Bienestar (el 4.9% del PEF) y 14.7 veces el de Agricultura y Desarrollo Rural (el 0.9% del PEF).


• Los intereses y comisiones del débito superan en 4.6 veces el costo de los proyectos prioritarios del gobierno, los cuales tienen un presupuesto de 236 mil millones de pesos para 2023 y los conforman los del Tren Maya, el Corredor Interoceánico del Istmo, el Aeropuerto Felipe Ángeles, el Banco del Bienestar, el Parque Texcoco, el Complejo Cultural Bosque de Chapultepec, Caminos rurales.


• Lo que se pagará por intereses en 2023 es equivalente a 1.6 veces el costo de los 19 programas sociales prioritarios del gobierno para 2023, los cuales suman 600 mil millones de pesos y comprenden las Pensiones para Adultos Mayores, Pensiones para Personas con Discapacidad, las Becas a Estudiantes de Educación Básica, Media y Superior, Jóvenes Construyendo el Futuro, Sembrando Vida, Precios de Garantía, Producción para el Bienestar, Universidad para el


Bienestar, por sólo mencionar algunos de ellos.


• El año 2000 debíamos 2 billones de pesos y actualmente debemos 14 billones: 10.1 billones de deuda interna y 3.9 billones de deuda externa.


•De 2000 a la fecha hemos pagado 8.6 billones de pesos por intereses de la deuda, y sin embargo ahora debemos más.


El pago de la deuda pública es una carga enorme para las _finanzas públicas que impide atender los derechos constitucionales de los mexicanos. Es urgente Suspender el pago de la Deuda Pública para que no haya compatriotas excluidos de la atención médica de calidad y de la educación; invertir en programas sociales y obras públicas que generen empleos y crecimiento económico sustentable, recuperar la soberanía energética y alimentaria, extender la Renta Básica de los Adultos Mayores, hacia toda la población mayor de 18 años, restituir el sistema solidario de pensiones, que éstas aumenten en la misma proporción que el Salario Mínimo y no en



función del aumento del UMA. Recursos económicos SI HAY siempre y cuando se dejen de pagar las deudas a los usureros que siguen desangrando a la nación, mediante el cobro de deudas ilegítimas e inmorales. Pero


¿Qué hacer?


• Suspender el pago de los intereses y comisiones de la deuda pública por al menos dos años y efectuar un proceso de renegociación. Esto no es una utopía, sino una medida viable, justa y necesaria, tal como lo ha planteado la Promotora Nacional por la Suspensión del Pago de la Deuda Pública (PNSPDP).


• Apelar a los argumentos del derecho internacional para suspender el pago de la deuda: 1.-El estado de necesidad, 2.- El cambio fundamental de circunstancias y 3.- Causa de fuerza mayor.


• Exigir que se haga una auditoría del pasivo que nos aqueja con el fin de saber para qué se contrató, cómo se utilizó y en qué términos. Se debe crear una comisión auditora de la deuda


pública, como se hizo hace algunos años en Ecuador con resultados exitosos.


• Desconocer la deuda que es producto de fraudes como son los llamados “rescates”.


• Tener presente experiencias como la de Argentina, que recientemente negoció su deuda externa logrando buenas “quitas”.


• Recuperar el camino abierto en épocas gloriosas de nuestra historia, cuando se decretó la suspensión de pagos de la deuda externa y se obtuvieron signicativas reducciones por el bien de México. Así lo hicieron los gobiernos emanados de la Independencia (Guadalupe Victoria, Vicente Guerrero y Valentín Gómez Farías), de la Reforma (Benito Juárez), y de la Revolución (Venustiano Carranza y Lázaro Cárdenas).


Por las generaciones presentes y futuras ¡Sí se puede, sí se ha podido y sí se podrá!

Comments


bottom of page