Suspensión de pagos de la Deuda para atender necesidades urgentes.

Congreso de la Soberanía

Debemos dar la discusión para atender las necesidades urgentes durante la pandemia y para la recuperación. Y ubicar en qué áreas es prioritario invertir, y para ello contamos con recursos que se dedican al pago de la deuda pública. Es hora de afrontar uno de los problemas más grandes del país: la deuda. La soberanía financiera es clave. México tiene recursos sin endeudarse para ser soberano financieramente. Romper con las políticas del FMI y el Banco Mundial que han recortado gasto social, en salud y educación. Suspender pagos de la deuda externa y renegociarla a favor de México, luego de estudiarla a fondo practicando una auditoría. Usar los recursos de la suspensión de la deuda pública productivamente y para las prioridades. Detectar el uso de la deuda en todo el país y en cada estado. Eliminar mala administración y corrupción en el manejo de la deuda y desconocer manejos usureros. Para transparentar y frenar el endeudamiento nacional y también el estatal de manera tajante. Que el pueblo intervenga y decida las políticas de endeudamiento, así como, el destino de los recursos que se liberen. Evitar que las devaluaciones aumenten la deuda adoptando el patrón plata. Si se suspende el pago de la deuda pública, se obtendrían en dos años un billón y medio de pesos. Es preciso no sujetar las políticas económicas a ninguno de los Organismos Financieros Internacionales sino a las necesidades populares y a la tarea de salir de la crisis.


Aplicando una reforma fiscal progresiva y un impuesto a las grandes fortunas se recibiría por lo menos un billón adicional. Un total de dos billones y medio para salir de la emergencia económica y de salud, así como, sentar bases para el desarrollo sustentable y garantizar derechos. Todos estos recursos se pueden y deben aplicar principalmente a un

Es necesario trabajar en lo individual, estos temas y otros, dirigirse a Partidos y Organizaciones que trabajan en los diversos sectores, para promover la atención, de cómo la suspensión del pago de la deuda va a ayudar a responder a sus demandas más urgentes.

Para su propio ámbito de actuación y que a partir de esta idea inicial se enriquezca un plan de acción ante la pandemia de la Covid-19 y la crisis económica y humanitaria.

1.-SUSPENDER PAGOS Y ATENDER A LA SALUD

Resolver el rezago histórico en los servicios de salud pública, diagnósticos preventivos, servicios de atención y rehabilitación puesto que la pandemia de Covid-19 colocó a los servicios de rehabilitación como una prioridad, el plan de inversión en laboratorios para producir medicamentos, dispositivos y equipo médico, y en general en ciencia y tecnología nacionales.

Financiar y producir las vacunas contra la Covid, aquí en el país contra el monopolio químico farmacéutico internacional. Invertir en laboratorios para la producción de medicamentos, investigar nuevos medicamentos y evitar el desabasto en el sector público y eliminar el cuadro básico para ampliarlo.

Impulsar medicamentos gratuitos, eliminar derechos de patente y promover medicamentos gratuitos y el uso de genéricos. implementar la venta al costo con control de precios implementar la venta al costo con control de precios Difusión en medios y redes sociales la problemática de sanidad. Ampliar la red de clínicas y hospitales, canalizar nuevos médicos becarios a la salud pública y local. Trato digno a residentes e internos. Presupuesto a hospitales-escuela, para combinar la práctica con la teoría y promover la medicina rural.

Lograr la organización social para difundir y demandar las cuestiones de salud. Fortalecer servicios públicos contra la privatización y establecer control de precios en la red de hospitales y clínicas privadas y los proveedores de insumos médicos como el oxígeno. Regular integralmente la atención a la salud.

Fomentar el bienestar general como pilar del cuidado de la salud, financiando el acceso a la alimentación sana, transporte, vivienda, esparcimiento, educación y cultura que satisfagan las necesidades de la población. Cuidar las condiciones sanitarias de las y los trabajadores.

Inversiones en salud en Medicina tradicional, herbolaria, homeopatía, alopatía, así como acupuntura. Atención materna infantil combinando partería con medicina tradicional.

Dar prioridad a la Prevención de la salud con una Campaña educativa a todos los niveles: Prohibir la publicidad y comida chatarra, así como, promover una vida sana y productiva. Anunciar ampliamente las sustancias de los alimentos.

Promover los servicios de salud locales y adecuarlos a usos y costumbres. Fortalecer los programas de medicina preventiva y la atención desde lo local. Garantizar los programas de rehabilitación y ofrecer programas para la atención de la salud mental accesibles y de calidad. Garantizar cero hambre en zonas de extrema pobreza. Promover la nutrición y la sana alimentación Brindar atención a todas las personas que durante la pandemia han dejado de recibir atención a otras enfermedades o se les ha pospuesto su cirugía. Procurar la Salud integral física, mental, psicosocial y el trato digno en psiquiátricos. Uso de nanotecnología para medicina preventiva.

2.-SUSPENDER PAGOS Y ATENDER A LA REACTIVACIÓN ECONÓMICA

Impulsar un programa de Economía solidaria y Estado Soberano. Hacen falta una grande inversión para el fomento económico en México y garantizar el desarrollo de la producción nacional de sectores, bienes y servicios estratégicos, así como, el desarrollo local y regional que garantice derecho al empleo, sin la necesidad de emigrar, así como aumentar la capacidad financiera del Estado. Hay que establecer un seguro de desempleo y fortalecer el mercado interno. Es indispensable preservar y fortalecer las economías regionales y tradicionales que han perdurado a lo largo de los siglos a pesar de las crisis cíclicas del capitalismo. Invertir en beneficio de los pueblos originarios y en su economía comunitaria

Hay que reactivar la economía, para lo cual es indispensable la inversión pública. En el marco de la generación de empleos, es preciso un Plan Nacional de Empleo para apoyar, incentivar y respaldar a cooperativas, micro, pequeñas y medianas empresas Formar brigadas comunitarias en todo el país, organizadas localmente en municipios, barrios, pueblos, comunidades y ejidos de todo el país, para apoyar la prevención y atención de salud, así como para emprender proyectos relativos a educación, campañas de combate a incendios, de seguridad, alfabetización, deporte, arte y cultura, huertos urbanos, abasto y reforestación y detección de abusos laborales. Frente a los desastres naturales, se requiere fortalecer el sistema de protección civil creando cuerpos especializados y fomentar la cultura de prevención de accidentes. Asimismo, es necesario garantizar el derecho a la comunicación y a la información del pueblo mexicano facilitando la creación de radios ciudadanas y comunitarias, una red de internet gratuita y redes sociales propias.

Incrementar la obra pública comunitaria, particularmente para la construcción de viviendas y caminos. Se necesita fomentar la economía solidaria, la creación de cooperativas, el trueque y la banca local.

Contrarrestar los abusos de la banca. Trabajar por nacionalizar y estatizar la banca. establecer el monopolio y la producción estatal de la plata para la Nación y evitar la devaluación. La minería estatal, debe fortalecer la soberanía financiera. Las reservas internacionales no tenerlas en dólares y ni en la Fed de EU. Las reservas suman 270 mil millones de dólares. Hacer uso de esos recursos. Proteger las reservas de la intervención de gobiernos extranjeros. Reforma fiscal a fondo para que paguen más las corporaciones, no los ciudadanos y promover un impuesta a los megáricos. Estudiar los límites que tiene que imponer Hacienda a transacciones financieras. Analizar y democratizar la decisión sobre el uso de ingresos por parte del Estado. Poner al mercado y las finanzas al servicio de la economía y no al revés. Que los impuestos ayuden al desarrollo productivo y social y no al dispendio.

Indispensable una economía soberana a nivel nacional, regional y local. Asumamos la soberanía política, económica, cultural, militar y en todos los sectores, regiones, localidades y personas. La inversión para el desarrollo de ciencia y tecnología es también una prioridad para lograr la soberanía económica.

También hay que apoyar a las pequeñas empresas quebradas, orientar a los productores a nichos de oportunidad y emprender la sustitución de importaciones. Durante el periodo agudo de crisis, es necesario que los bancos apoyen a los deudores con la suspensión del cobro de los intereses para darles un respiro.

3- SOBERANÍA ENERGÉTICA

Plan de Emergencia que cubra las necesidades del sector estatal de producción de energía. Reducir la carga fiscal a Pemex y CFE y dar prioridad a empresas estatales en la producción de la energía no renovables y renovables. La soberanía energética es vital.

La soberanía energética es la base de la independencia económica, sin la cual no existe la plena soberanía nacional. Bien que se aumente el Presupuesto Federal para PEMEX

Constitución propiedad exclusiva de la nación

Los Artículos 27 y 28 de la Constitución han sostenido que el sector energético debe ser propiedad de la nación. El Estado mexicano ha demostrado durante décadas capacidad para la producción de energéticos: petróleo y electricidad. Para cada familia también son esenciales, por eso no deben ser motivo de negocio. No hemos de lucrar con las más básicas necesidades humanas. Pero mientras que antes de Salinas la CFE generaba toda la electricidad, hoy sólo produce el 54 por ciento y ha sido el gran negocio de corporaciones que imponen sus prioridades. Basta de seguir quemando nuestro propio gas –que se usa para generar electricidad– y comprarlo fuera para que nos lo vendan corporaciones extranjeras.

A su vez es necesario invertir más recursos para la renovación de 14 centrales hidroeléctricas, entre las iniciativas de México para combatir los estragos del Cambio Climático y por qué es fundamental defender la soberanía energética, invertir en la industria petrolera y petroquímica, ser autosuficientes en gas natural, aprovechando nuestro gas, contamos con el uranio natural suficiente en varias entidades de la República, incluso para abastecer a otras posibles centrales termoeléctricas. Impulsar la energía solar, eólica, nuclear, hidráulica, marina, biomasa, geotermia, mareomotriz en una alianza de la empresa estatal con las comunidades.

México no exportaba petróleo hasta 1977 y crecía al 6% anual. Fue el FMI el que nos obligó a “petrolizarnos” y a volvernos dependientes de la deuda y de la exportación del petróleo. Con la crisis actual llegó el momento de dejar de vender petróleo barato y producir nuestros petroquímicos. En efecto, desde 1938 hasta 1976, México no exportaba petróleo, producía su gasolina y sus productos petroquímicos. La economía crecía al 6%. Hoy el gobierno federal y el pueblo consciente luchamos por la soberanía energética y es la ruta correcta. La crisis actual lo demuestra claramente.

4.-SUSPENDER PAGOS Y GARANTIZAR DERECHOS A LAS MUJERES

Los recursos de un billón y medio de pesos, producto de la suspensión por dos años del pago de la deuda van a ser una fuente de financiamiento para atender necesidades urgentes de la mujer. Garantizar sus derechos e integridad.

Para ello es necesario dedicar grandes recursos para impulsar la equidad de género a todos los niveles de la abolición de los roles de género financiando políticas públicas con perspectiva de género. Programas productivos y de capacitación para las mujeres.

Financiar un programa de apoyo a las mujeres indígenas. Que haga respetar, valorar y recoger su experiencia y saberes.

Implementar un programa para erradicar la violencia hacia la mujer por medio de la prevención, atención y sanción. Para eliminar la trata de personas, la pederastia y el abuso infantil y abolir la explotación sexual. A través del trabajo social y jurídico, en cada comunidad.

Financiar una red de inspección para hacer respetar los. derechos laborales. Organización social y colectiva de trabajadoras incluyendo a las domésticas. Estudios y medidas inmediatas para eliminar la brecha laboral, salarial, patrimonial y económica.

Fomentar la economía feminista y el acceso al seguro social a las amas de casa y al trabajo doméstico no remunerado, garantizando jubilación, aguinaldo, prestaciones pensión. Reconocimiento y Derechos laborales para las amas de casa. Para que la mujer pueda trabajar es necesario este apoyo gratuito, financiando un sistema nacional de cuidados. Atender derechos reproductivos, la violencia obstétrica y el tema de la natalidad. Financiar programas de acceso a la prevención del embarazo y la educación sexual principalmente a adolescentes. Despenalización del aborto accesible, seguro y gratuito y garantizar la infraestructura médica para que la mujer decida sobre su propio cuerpo.

Financiar un programa para transformar roles. Paternidades responsables, nuevas masculinidades. Educación de los hombres para ejercer su paternidad. Políticas públicas que favorezcan a la paternidad responsable.

Apoyo social. Guarderías accesibles y cercanas, impulsar casas refugio. Cocinas y lavanderías económicas. Apoyo social al trabajo doméstico y al cuidado de enfermos a través del sistema nacional de cuidados e implementar la atención de la salud en casa. Y centros de cultura en toda comunidad.

Un programa de justicia. Atención y respeto a las denuncias de mujeres y al debido proceso de las acusadas por algún delito. Que se garantice su reinserción en la sociedad. Acceso a la justicia y reparación del daño a las mujeres víctimas de violencia sexual y de género.

Derechos reales. Organizar a la sociedad para que los derechos se garanticen, que se respeten los derechos no formales, reales de las mujeres. Indígenas, afro mexicanas bisexuales, lesbianas sin tomar en cuenta apariencia, color de piel, origen nacional, edad, religión, ideología.

Transformar el sistema de opresión. El enemigo de la mujer es el sistema patriarcal y de explotación. Un Estado con equidad de género. Que no reafirmen ni promuevan el patriarcado la publicidad y los medios, Contar con medios propios. Instancia de denuncia y control.

5.-SUSPENDER PAGOS Y ATENDER LA SOBERANÍA ALIMENTARIA

Es prioritario desarrollar un Programa Nacional Agropecuario para impulsar la Soberanía Alimentaria. Hace falta generar producción y empleo en la agricultura para garantizar la soberanía alimentaria en general y la autosuficiencia en maíz. Dar prioridad a los olvidados pequeños y medianos productores del campo. Impulsar la agroecología y la producción de agronitrogenados, cuidando la rotación de cultivos y evitando la contaminación. Apoyar en transporte y abasto directo del productor al consumidor y mantener altos los precios de garantía para crear y fortalecer cadenas productivas. Proyectos para sembrar alimentos en ámbitos, familiar, comunitario, local, regional y nacional. Agricultura urbana. Fomentar huertos colectivos urbanos de acuerdo con climas, agua y regiones. Producir composta y lombricomposta a nivel comunitario. Impulsar a nivel local, los cultivos organopónicos. Desarrollar la vocación agrícola de regiones y microrregiones. Políticas federales, estatales y locales que vigilen el desarrollo y organización. Evitar la deforestación por la ganadería e implantar formas de cultivo sin deforestación.

Es esencial invertir en la Soberanía Alimentaria puesto que es estratégica, prioritaria y un derecho humano fundamental irrenunciable, cuestión de seguridad nacional y para la descontaminación del ambiente. Junto al apoyo económico es necesaria la renovación jurídica, es necesaria la renovación de la Ley agraria y de Leyes de patentes. Atención al Tratado de Nagoya. Estrategias para prevenir zonas de siembra de drogas.

Evitar la migración apoyando económicamente al campo. Financiar un programa para triplicar el número de trabajadores agrícolas en el país. Recuperar tradición agraria. Incorporar a millones de mexicanos para participar en labores agrícolas en zonas rurales, semiurbanas y urbanas. Mejorar las condiciones de jornaleros y peones. Revisar y replantear los contratos temporales de los mexicanos en el extranjero.

Invertir para acercar producción y consumo. Desarrollar variedades locales de semillas. Fomentar el policultivo para enriquecer la tierra. Recuperar tierra cultivable y preparar tierra que se puede abrir al cultivo. Es una tarea evitar el abandono agrícola que requiere inversiones.

Prohibir las semillas transgénicas que acaban con la variedad de semillas milenarias. Expulsar a corporaciones como Monsanto. Invertir en impulsar el desarrollo agrícola sin insumos industriales y con abonos orgánicos procesados localmente. No a fertilizantes, plaguicidas y pesticidas agroindustriales de origen químico.

Financiar el desarrollo de la agricultura orgánica. Impulsar el alimento sano, orgánico, plantas plaguicidas, sin pesticidas ni fertilizantes químicos y agricultura ecológica. Manejo ecológico de los suelos y de las plagas. Impedir la comercialización de productos nocivos para la salud.

Prohibir o poner alto a los aranceles, a la importación de todos los alimentos que se pueden producir en México para impulsar la producción nacional y apoyo al campo. Subsidiar la producción de alimentos, apoyando al campesino asegurando los precios de garantía.

Desarrollar un programa de educación para la alimentación sana desde niños. Con campañas de publicidad, generar hábitos de buena nutrición y contra comida chatarra y consumismo. Talleres de nutrición. Elevar la cultura alimentaria. Etiquetar los productos. Alentar productos naturales no enlatados.

Priorizar la producción de semillas autóctonas. Desarrollar cultivo de plantas medicinales. Dejar de importar maíz del extranjero produciendo nuestras variedades.

Apoyo por medio de inversiones del Estado a la comercialización, facilitar el transporte, conectar a productor con consumidor en sus espacios locales. Comprar directamente a los productores evitando intermediarios.

Financiar apoyos técnicos. La investigación en nuevas tecnologías y a los ingenieros agrónomos. Desarrollar la agrotecnia a todos los niveles educativos y en centros de investigación y experimentación. Que los estudiantes produzcan en las escuelas impulsando la agroecología. Fomentar la producción de hongos, insectos, espirulina, maguey, nopal y maíz.

Atender a los pueblos desplazados para la recuperación de sus territorios y su patrimonio biocultural. Se debe impulsar el apoyo al campo con el desarrollo agrícola, industrial y de servicios en las regiones y microrregiones, tecnificar el campo e invertir en cada municipio, en empresas productivas, públicas y cooperativas, según su vocación económica.

Por ejemplo, México puede ser autosuficiente en pesca. Hoy importa 100 mil toneladas de pescado congelado, la construcción naval ha caído. Hasta 1973 construía y exportaba buques a Sudamérica, India, Paquistán, Países Árabes, Australia. Por la soberanía debemos desarrollar todo el sector agropecuario.

6.-DERECHO A LA EDUCACIÓN, DESARROLLO CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Hace falta una inversión adicional en educación. Defender la educación pública universal, gratuita y laica. Acceso universal a todos los niveles educativos. Fomentar la educación comunitaria y la familiar. Hacer programas locales. Ligar la educación al empleo. Dar prioridad al mexicano calificado. Estimular el gusto por el estudio y el aprendizaje. Capacitar a los maestros para evitar cargas de trabajo y tareas arbitrarias. Moderar al máximo las tareas y exámenes, las exigencias de equipo y materiales.

En la pandemia hacer llegar la educación a todas y todos en cada lugar. Desarrollar contenidos críticos, humanistas y liberadores. No a la educación estandarizada. Buscar autonomía personal. Fomentar el desarrollo del trabajo en equipo, la equidad y el desarrollo humano integral. Promover nuevos valores y la sensibilidad humana con respeto a la naturaleza. Cuidar como se oferta la educación y sus instalaciones en relación con la sociedad. El estado se responsabiliza de hacer llegar la educación de todos los niveles a todos los habitantes. Cambio de modelo educativo centrado en primer lugar en los alumnos y en segundo en los maestros y al último en los métodos burocráticos y administrativos. Una educación que sea no de cargas de trabajo sino para incentivar el interés de quien aprende. Eliminar los títulos y la discriminación de oportunidades por niveles educativos centrándose en la calidad, aptitud y conocimientos de las personas. Programas adecuados a los lugares, las situaciones, las personas. Fomentar la Educación-producción. Educación al servicio de la sociedad no de las corporaciones. Financiar un programa que impulse el Desarrollo científico y tecnológico.

7.- FORTALECER CULTURA, IDENTIDAD Y MEMORIA HISTÓRICA.

Para remontar los problemas de salud pública y recuperación económica, la trinchera cultural es estratégica, el rescate de la cultura mexicana y de sus instituciones es fundamental para la nueva normalidad. La cultura nos sensibiliza y humaniza en esta época en que se necesita cooperación y solidaridad. Es prioritario financiar la cultura y la historia, no mercantilizarla para fortalecer la conciencia de la población ante las nuevas circunstancias, debe haber una renovación cultural. Aumentar la oferta cultural gratuita. Formar grupos de teatro, música y danza en cada colonia, barrio, Unidad Habitacional, etc. Fomentar la cultura de la paz y desechar la violencia en todas las expresiones de la vida comenzando por televisión y prensa. Rescatar y difundir la cultura Universal, de cada pueblo de espaldas al enfoque limitado hispanista y anglosajón.

La cultura no son eventos sino toda actividad humana y tras la pandemia surgirá una nueva cultura que además rescate la identidad originaria y de las identidades locales. Además, que conviene realizar una gran campaña cultural ante problemas actuales de racismo y discriminación que se agudiza con la pandemia es fundamental la Defensa de la Identidad mexicana, de la sustentabilidad, que es tan necesaria y la pandemia nos deja claro. Buscar acciones que nos unan por encima de color de piel y origen. Hacer una campaña para fortalecer nuestra identidad. Impulsar las lenguas originarias y usarlas oficialmente. La nueva normalidad tendrá que abrir paso a ideas que ayuden a cohesionarnos para remontar la crisis, acompañada de campañas de respeto a las culturas indígenas, a las culturas populares y a nuestra historia, poesía, astrología, música, ecología, lengua, gastronomía, vestimenta. Evitar perder las lenguas originarias. Son las comunidades indígenas quienes defienden ellas mismas su cultura y quienes enfrentan con más dificultades los estragos de la pandemia. Es necesario promover el respeto a sus formas de expresión, usos y costumbres. Enriquecer nuestra cultura con la de los migrantes. Fomentar la Memoria Histórica nacional, regional, local y reciente. Dar a conocer la historia real de México abandonando la historia hispanista, colonial y neocolonial. Fomentar la historia local y la cultura en cada lugar. Fomentar el estudio de la historia local y la memoria histórica actual en cada institución educativa. Reconocer que México es pluricultural y plurinacional. Políticas públicas que fomenten la cultura integral sin limitarse a efectuar eventos.

8.- SOLUCIÓN AL PROBLEMA DEL AGUA.

Se requieren muchos recursos para el agua. Al Aprobar una Nueva Ley General de Aguas con sentido social, es necesario: Captar agua de lluvia, restaurar nuestras cuencas y flujos subterráneos. Vigilancia para no permitir la sobreexplotación y el acaparamiento por grandes corporaciones. El agua es un derecho humano, lo reconoce la Constitución en el artículo 4º. Pero hay que invertir para garantizar los derechos al agua de los pueblos indígenas, núcleos agrarios y sistemas comunitarios. Para tener soberanía alimentaria con sustentabilidad hídrica. Lograr sistemas municipales y metropolitanos eficaces y sostenibles. Financiar la investigación, información y construcción de capacidades. Programas para proteger nuestras cuencas y aguas de proyectos destructivos y contaminantes. Armonizar la gestión del agua y la generación de energía. Financiar el acceso equitativo y sustentable. Recuperar la soberanía sobre nuestra agua para lo que se necesita informar a la gente y difundir el problema del agua. Poner fin a la corrupción y la impunidad hídrica para que los recursos sean aplicados con transparencia.

Por eso hace falta un Plan Nacional del Agua para asegurar que aumenten nuestras reservas. Junto con las sequías que sufre el país, también somos azotados por inundaciones que pueden evitarse con un Plan Hídrico que desde luego requiere importantes inversiones.

Además de aumentar la captación de agua de lluvia por medio de cosecha de agua, es necesario construir terrazas y pequeñas represas y gaviones para retener el agua y aumentar su infiltración al subsuelo, almacenar agua en nuevos lagos artificiales como el Nabor Carrillo del Plan Texcoco, el reciclaje de aguas servidas, recargar mantos acuíferos por medio de la reforestación en las cañadas que alimentan a los ríos.

Incorporar en este esfuerzo a toda la población desde los pueblos, barrios y colonias, instalando la cosecha de agua de lluvia en las escuelas, mercados e instituciones; usando material permeable para pavimentar, sobre todo en los lugares donde se encharca el agua, intensificando la reforestación, promoviendo baños secos y reutilizar el agua, para no usar agua potable en baños y jardinería.

Se necesita un Plan de Desarrollo Urbano a nivel nacional que impulse el crecimiento de las ciudades que son sustentables en agua y desestime a las que no lo son. Se requiere un Plan Maestro que comprenda obras físicas muy importantes que propicien la inducción del crecimiento de la población en centros urbanos ubicados en lugares adecuados por su acceso al agua.

9.- GARANTIZAR DERECHOS LABORALES

Es necesario un programa nacional desde las comunidades, y desde todos los sectores de la economía para la inspección rigurosa, en todo el país, de las condiciones laborales y que facilite la organización y la denuncia de los afectados, así como de difusión y conciencia sobre los derechos laborales. Todos los trabajadores y trabajadoras deben contar con los medios para expresar sus demandas e inconformidades. Implementar un programa para hacer realidad el derecho al empleo universal y seguridad en el empleo. Se tiene que lograr la pensión garantizada por el Estado a todos los trabajadores. Prohibir estrictamente el outsourcing, y que el Estado sea garante del Empleo: digno con salario suficiente y todas las prestaciones para todos y todas desde su ingreso a laborar. Implementar un programa para que el Estado genere empleo desde lo local hasta lo nacional y con desarrollo sustentable. Agilizar y garantizar el aparato de justicia laboral. Promover la democracia y autonomía sindical. Difusión amplia de la problemática laboral. Solo el desarrollo incluyente e integral garantiza el empleo y se requiere la elaboración de un Programa Nacional de Empleo, que ataque fenómenos como el de la obsolescencia programada porque afecta el empleo y debe ser erradicada, pero además daña al medio ambiente y a los consumidores. Invertir en el derecho al empleo a migrantes y reconocer el trabajo doméstico. Garantizar la jornada de ocho horas, e implementar los mecanismos de vigilancia que la eviten, así como a los despidos durante la pandemia. Urge revertir la reforma laboral creada por Felipe Calderón e impulsada por Peña Nieto.

10.- MINERÍA, ECONOMÍA Y MEDIO AMBIENTE ANTE LA CRISIS.

Invertir en la minería nacional de litio, plata, oro, etc. de la mano de las comunidades en el territorio. Es necesaria la cancelación de concesiones mineras, la defensa del Medio Ambiente con lo que se impedirá el despojo de mineras a la nación ya que se han apoderado de la mayoría de nuestro territorio. Esto es esencial para la recuperación económica y el cuidado de la salud de cientos de poblaciones, hay que lograr que los impactos ambientales de las minas no afecten comunidades y regiones. No a la minería a cielo abierto. Dotar preferentemente el agua a las comunidades y no a las mineras. Prioridad a las comunidades y pueblos para la toma de decisiones. Esto implica renovar la Ley Minera, la Ley Federal de Responsabilidad Ambiental y Ley General de Equilibrio Ecológico. Se necesitan recursos para efectuar estrictamente las consultas a los pueblos indígenas. Contar con información transparente y control de la actividad minera y con un Plan Maestro Nacional. Son necesarios mayores ingresos e impuestos de la actividad minera y que la riqueza se quede en nuestro país y se emplee para el desarrollo económico. Fomentar con la riqueza minera el desarrollo nacional, así como el impulso de proyectos productivos locales y regionales. Respeto a los derechos, condiciones de trabajo y a la vida de los trabajadores mineros. Eliminar las concesiones en manos extranjeras y de grandes corporaciones nacionales. La minería es una actividad estratégica, que tras ser nacionalizada requerirá de grandes financiamientos.

11.- GARANTIZAR DERECHOS HUMANOS

Es necesario invertir recursos en asegurar que todos los derechos humanos sean observados para todos y todas. Establecer métodos y mecanismos para garantizar los derechos. Salvaguardar derechos de Pueblos originarios, respetar la autonomía indígena y mecanismos democráticos de consulta. Se necesita financiar un programa que asegure el derecho a la información veraz y el acceso a medios desde lo local a lo nacional. En redes sociales, televisión, prensa, cine, con una red nacional. El derecho a la Seguridad con la depuración de los aparatos de justicia, las fuerzas de seguridad y la organización civil desde las comunidades. La paz y la seguridad van de la mano a la garantía de derechos y esto tiene que implementarse desde lo local a lo nacional con la organización en cada colonia, municipio, alcaldía para guardar la paz y garantizar derechos. El derecho a la vida va de la mano con el derecho a la protección civil en todas las comunidades del país. Asumir todos los derechos a la comunidad LGBTTTI, con mecanismos que los garanticen. Promover el derecho a la alimentación y la defensa de la vida sana. Por lo que necesitamos reconstruir el tejido social de cara a la garantía de derechos, acompañado de un Programa para concientizar y capacitar en el conocimiento y ejercicio de derechos.

Para financiar el Plan de Emergencia es indispensable suspender el pago del servicio de la deuda pública, auditar las deudas, renegociarlas para obtener quitas y condiciones favorables a fin de para pagar lo justo. Al liberar recursos para financiar el plan de emergencia y solucionar de fondo la deuda pública de México para que se deba menos, inmediatamente se fortalecerán las finanzas del gobierno federal y se incrementará la calificación de la economía mexicana. Existe un contexto internacional y nacional que justifica y hace necesaria la suspensión del pago de la deuda pública. El tema de las deudas está en el debate internacional. ¡Es hora de actuar!