También el litio es nuestro

Antonio Gershenson

La Jornada 30 de junio 2021

Una condición para que podamos resguardar la soberanía nacional es que la información acerca de las reservas de nuestros recursos naturales deba salir de fuentes mexicanas. Algunas empresas, al parecer, tienen información extra de nuestros yacimientos. Es urgente corregir omisiones que nos perjudiquen y nos vulneren.

La soberanía energética la comprenderemos mejor conociendo el alcance de nuestra tecnología y la dimensión de las reservas de yacimientos de nuestros energéticos.


En cuanto al litio, existen proyectos que catalogan a los yacimientos como los más importantes del mundo por su tonelaje:

1. Sonora Lithium Project (243.8 Mt): Sonora, México.

2. Thacker Pass Lithium Project (179.4 Mt): Nevada, Estados Unidos.

3. Wodgina Lithium Project (151.94 Mt): Australia.

4. Pilgangoora Lithium TantalumProject (108.2 Mt): Australia.

5. Earl Grey Lithium Project(94.2 Mt): Australia.

6. Greenbushes Lithium Project(86.4 Mt): Australia.

7. Whabouchi Lithium Project(36.6 Mt): Canadá

8. Altura Mining’s Pilgangoora Lithium Mine (34.2 Mt): Australia

9. Goulamina Lithium Project(31.2 Mt): Australia, (Mali Lithium).

10. Arcadia Lithium Project (26.9 Mt): Harare, Zimbabwe.

Con esta información acerca de los proyectos más importantes que existen en el mundo, según el tonelaje de sus reservas, nos damos cuenta de que diversas empresas internacionales, han hecho estudios geológicos de las posibles zonas donde el litio se halla en yacimientos importantes por su extensión.

Nos corresponde realizar los estudios para dar los pasos consecuentes e impedir la explotación irracional de las empresas que ya tienen contratos y de aquellas que pretendan invertir. No importa si son extranjeras o nacionales.

A la revisión del tonelaje de los yacimientos antes mencionados, de acuerdo con los informes de cada empresa, nos damos cuenta que el de Sonora es el que tiene las reservas más cuantiosas.

Por esa razón, y en cuanto a la defensa del litio, insistimos en que éste debe pertenecer, como de hecho ya lo es, exclusivamente al pueblo de México. El desarrollo de la industria del litio tendrá que realizarse sin el pesado compromiso de los contratos ventajosos que se firmaron con empresas que han llegado, casi silenciosamente, desde hace una década, a Sonora.

No se debe tomar como incongruencia el hecho de que el gobierno federal invierta en la recuperación de Pemex, en la rehabilitación de las refinerías, en la construcción de la de Dos Bocas ni en la reciente compra de una refinería con la que se darán avances muy importantes para lograr la autosuficiencia en gasolinas. Estamos de acuerdo en que sí se estarán dando pasos importantes para la soberanía energética y, lo más importante, se estarán dando mejoras en la transición energética.

De acuerdo con Michael Stanley Whittingham, Akira Yoshino y John B. Goodenough, premiados con el Nobel de Química en 2019, el litio es fundamental para enfrentar la tarea de limpiar el ambiente contaminado por la combustión de energéticos fósiles. Con el litio, la ciencia y tecnología podrá avanzar en ese mejoramiento del uso de la energía que es cada día más urgente.

El futuro de Sonora es promisorio. La creación de empleos y la formación de una nueva planta de trabajadores mineros especializados, se logrará en la medida en que las negociaciones con las empresas extranjeras se hagan con ventajas para México. Con personal especializado, la explotación de los yacimientos de Zacatecas, San Luis Potosí, Baja California y, por supuesto, Sonora, sería optimizada, evitando el despilfarro o el robo por falta de control. También Jalisco y Puebla cuentan con yacimientos de este mineral, aunque aún no se conoce su potencial.

En América tenemos el primer lugar en reservas de litio, la experiencia que nos estarán compartiendo los países hermanos de Bolivia, Chile y Argentina nos darán una ventaja extra ante las experimentadas Tacker Pass Lithium, de Estados Unidos y Bacanora Lithium, empresa compartida con inversión privada china y británica.

De acuerdo con profesionales de la Asociación de Ingenieros de Minas, hace falta una inversión muy grande para la exploración de los recursos de litio mexicano. Al nacionalizar los proyectos de litio se ahuyentaría la inversión nacional y extranjera para investigar estos recursos. El gobierno federal no dispone para inversiones de riesgo.

Sin embargo, la disposición del gobierno de la Cuarta Transformación es el resguardo de este importante recurso que ha mantenido activa a una parte de la industria farmacéutica y que es el futuro de las baterías que generan electricidad y el energético primordial de los vehículos, tanto híbridos como totalmente eléctricos.

Están en puerta una propuesta de ley para su nacionalización y un proyecto para la exploración y extracción de este importante recurso natural mexicano. Los recursos se destinarán una vez que se hayan hecho los estudios necesarios. La del litio es una empresa de riesgo, sin embargo, en otras naciones las ganancias son muy claras con inversión propia o extranjera.