Terremoto en Haití

Nicossa Paulemont

El 12 de enero de 2010 Haití se vio sumido en una auténtica pesadilla. El país sufrió un terremoto que dejó a su paso 200.000 muertos, más de 300.000 heridos y un territorio completamente en ruinas. Ahora, cuando solo han pasado diez años y medio, otro terremoto ha sacudido a unos haitianos que todavía no habían recuperado del todo la normalidad. Un dejavú que deja tras de sí caos y desesperación, a la espera de la llegada de ayuda humanitaria.


El reciente terremoto del terremoto ocurrido el pasado 14 de agosto magnitud 7,2 ocurrió en la península suroccidental del país (la península de Tiburón), unos 100 km al oeste del epicentro del sismo de 7,0 de 2010, explica el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés). "Al igual que el evento de 2010, el mecanismo de este terremoto indica una falla de empuje oblicuo a lo largo de la zona de falla de Enriquillo-Plantain Garden, la estructura de falla principal y el límite de microplacas en la región", dice el USGS. Hay tres provincias afectadas. Nippes, sur, suroeste o Grand"anse. En cada provincia, hay muchas ciudades afectadas. Por los Nippes, las ciudades son: baraderes, Anse a veau, petit trou de nippes. Por el sur, les cayes, aquin, cavaillon, camp_ perrin, maniche, port_salut, coteaux, torbeck. Por el suroeste: pestel, corail, beaumont, jeremie el capital, roseaux, marfranc e chambellan. El sector campesino es más afectado

El número de muertos en el terremoto ocurrido el pasado 14 de agosto en Haití ha subido este domingo hasta los 2.207 fallecidos, según el último balance oficial proporcionado por Protección Civil. Mientras, continúa llegando la ayuda internacional en forma de suministros humanitarios y equipos de rescate que trabajan en el desescombro. El buque estadounidense 'USS Arlington' ha llegado al país con profesionales médicos, de enfermería, material sanitario y dos helicópteros, todo ello acompañado de 200 marines.

Además, la organización estadounidense Samaritan's Purse ha levantado un hospital de campaña en Les Cayes, una de las ciudades más importantes de la zona afectada, y ya ha comenzado a atender a pacientes. Por su parte, la organización alemana ISAR ha enviado un equipo de 33 sanitarios y 11 toneladas de material.

Sin embargo, aunque la ayuda ya está en el país, es difícil conseguir que se materialice su distribución debido a los graves daños producidos por el terremoto en infraestructuras como carreteras o puentes. Además, hay bandas criminales que controlan el acceso a ciertas regiones.

Algunas aldeas han sido destruidas casi por completo y todavía están esperando artículos que se necesitaban con urgencia, como alimentos, agua potable, medicinas y tiendas de campaña, en el sur de Haití. Ante las dificultades y el aumento de las tensiones entre los residentes, los representantes locales electos han pedido al Estado que actúe con la mayor rapidez posible. Hasta ahora, la ayuda solo ha llegado a las dos ciudades más grandes de la zona afectada en el suroeste de la nación caribeña: Les Cayes y Jeremie.