25 DE NOVIEMBRE DE 1999 MUERE VALENTIN CAMPA

Valentina Galeana

Valentín Campa siempre luchó por la defensa de los derechos y mejora de las condiciones de vida de los trabajadores nunca se dejó cooptar ante las ofertas de beneficio individual. Valentín Campa nació en Monterrey, Nuevo León, el 14 de febrero de 1904. En 1910 se trasladó con su familia a Torreón, Coahuila.


Como lo relató el propio Campa le tocó vivir la Revolución Mexicana. Fue un incansable luchador social, líder ferrocarrilero, dinámico activista. Comprometido con la causa política de forjar la unidad de las izquierdas mexicanas. Desde su adolescencia buscó participar en movimientos sociales y de defensa de la patria. De esa forma, en 1916 intentó enrolarse para combatir a las fuerzas invasoras norteamericanas del general Pershing durante la llamada “expedición punitiva” en contra de Francisco Villa.

Campa propuso la Constitución de un Comité del Pueblo para la construcción de escuelas, y para la lucha por el derecho a la educación, integrándose el comité Pro-Escuela con varios ferrocarrileros y algunos pequeños comerciantes. En una ocasión fue nombrado orador para el acto del 16 de septiembre y en su exposición expresó: es lamentable que en el pueblo existan 9 cantinas y ni una sola escuela primaria.

Después, entra de lleno a la actividad sindical al ser nombrado miembro de la Dirección del Subconsejo Divisional de la Confederación de transportes y comunicaciones CTC. Fue entonces cuando empezó a familiarizarse con la literatura liberal y socialista, inicialmente a través de periódicos sindicales. Tan rápido fue su adoctrinamiento, que pronto pasó a ser conocido como el bolchevique. Participó en varias organizaciones sindicales, fue clave en la época revolucionaria para formar sindicatos en defensa de los trabajadores del país.

Valentín Campa exhibía un activismo en defensa de los derechos laborales, lo que provocó que fuera despedido y reinstalado por presión de sindicatos, a sus 22 años Valentín campa destacó como activista, organizador y dirigente ferroviario, impulsando los preparativos para una histórica huelga general que estallaría unos meses después. En represalia y con la intención de minar al movimiento, se ordena su destitución inmediata y sin desahogo de trámite alguno. Ya destituido, se trasladó a Monterrey con el respaldo de la Alianza de Ferrocarrileros y del Consejo Divisional de la ciudad.

Reanuda sus actividades en ciudad victoria para preparar la huelga general ferrocarrilera. El 21 de febrero de 1927 ingresó al Partido Comunista mexicano (PCM) y un día después estalla la huelga general ferrocarrilera, secundada por la mayoría absoluta de los ferrocarrileros, de la terminal de ciudad victoria, también arribaron varias secciones del 33 regimiento, comandado por el coronel Cabrera.

Valentín campa es aprehendido con violencia y es trasladado, bajo arresto a la guarnición militar de la plaza, como resultado del movimiento sindical, incluso Plutarco Elías Calles presidente de México ordenó su fusilamiento, lo que puede evitado por Emilio Portes Gil, gobernador de Tamaulipas que incluso lo llamó a colaborar con él, a lo que se negó.

Valentín Campa siempre mostró la característica fundamental de los grandes revolucionarios de la historia, poniendo en marcha el pensamiento social y movilizando a la gente en torno a un fin concreto. Una de las consecuencias de esta huelga general fue elevar la conciencia colectiva en fortalecimiento de la clase trabajadora articulando alianzas y dejando atrás la acción aislada de los distintos gremios.

Su intensa actividad sindical continuó y llegó a ser secretario de educación y organización del sindicato ferrocarrilero, también fue candidato presidencial.

En 1949 fue encarcelado debido a su oposición a la imposición de los nuevos líderes sindicales, Valentín Campa entregó siete décadas de su vida para impulsar la transformación del sistema político en favor de los segmentos populares. En contra de un régimen imperialista y despótico, represivo, y manipulador.