top of page
  • Foto del escritorMexteki

Agua con el dedo

Tulio Ortiz Uribe


Con el municipio de La Paz como comparsa, la Compañía Embotelladora de Baja California Sur (Arca Continental, Coca-Cola) pretendió lavarse la cara y aligerar las presiones políticas y sociales con motivo de la escasez del líquido en los hogares de la ciudad.

Y es que la semana pasada la presidenta municipal de La Paz, Milena Quiroga Romero, presumió en sus redes sociales que "se logró un acuerdo para que la compañía Arca Continental suministre a la población durante 30 días, 480 garrafones de 20 litros y una pipa diaria con 10 mil litros". Es decir, se desharán de 600 mil litros de agua en beneficio de la población, a la que enferman con sus gaseosas de aguas negras.

Y es que políticas equivocadas y muchas veces corruptas de las autoridades federales y estatales permitieron que la empresa se hiciera, en un estado con poca disponibilidad de agua, de tres concesiones (01BCS101508/06FMGR00, 01BCS100105/06FMGR00 y 01BCS104666/06FMOC08), para extraer hasta 425 mil metros cúbicos de agua subterránea; es decir 42 millones 500 mil litros de agua, que envasan y venden a precios estratosféricos.


Y vea usted si no: de acuerdo con la Ley Federal de Derechos 2022, "las empresas públicas y privadas que tengan títulos de concesión" pagarán 10.1086 pesos por cada metro cúbico de agua extraída. Si un m3 equivale a mil litros, las empresas refresqueras están pagando 1 centavo por litro que obtienen del subsuelo.

Se calcula que de esta forma obtiene ganancias de 10 mil por ciento, ya que cada garrafón de Ciel lo comercializa en 37 pesos, mientras que la presentación de 600 mililitros se vende en 7 pesos. Siete de cada 10 litros de agua embotellada lo vende en garrafón y el resto en presentaciones individuales.

El gasto en la adquisición de agua potable de la población en general, se suma a los más de 160 litros de refresco que cada persona consume al año, factor que ubica a México como el segundo consumidor mundial de refrescos en el mundo, al sumar a escala nacional 18 mil millones de litros al año. El consumo de refrescos está significando para las familias del estado un gasto superior al que realizan en huevo, frijoles o tortillas, de acuerdo al Instituto Nacional de la Nutrición.

Así que, con la complacencia de las autoridades, las empresas refresqueras nos están dando "agua con el dedo".

bottom of page