Argentina- Antes que Cristina la Izquierda se ha pronunciado: Enfrentar el Pacto con el FMI

Argentina- Antes que Cristina la Izquierda se ha pronunciado: Enfrentar el Pacto con el FMI con la Movilización del Pueblo Trabajador


Opinión Socialista. 28 de noviembre de 2021 por tali

La deuda es con el pueblo y la naturaleza.

ENFRENTAR EL PACTO CON EL FMI GANANDO LAS CALLES CON LA MOVILIZACIÓN DEL PUEBLO TRABAJADOR.

El gobierno de Alberto Fernández sufrió una derrota electoral y política categórica, que se explica en primer lugar por los padecimientos y privaciones a las que fueron arrojadas millones de personas a causa de las políticas de ajuste implementadas para pagarle al FMI una deuda que el pueblo no contrajo y que es, a todas luces, ilegal, ilegítima y fraudulenta.


La misma noche del escrutinio, el presidente grabó un mensaje en el que informó la decisión de enviar al nuevo congreso un proyecto de ley para cumplir con las condiciones del FMI y no con las necesidades impostergables y urgentes de las millones de personas que están en la intemperie o de quienes no llegan a fin de mes.

La oposición patronal de Juntos, que ganó en 13 provincias, consiguió lugares de importancia en las legislaturas y el congreso nacional, lugar desde el que se erige como alternativa de recambio, con un programa abiertamente patronal, antiobrero y antipopular como el que ya conocimos durante los 4 años de su gobierno, y que viene imponiendo en la agenda política nacional.

Entre ambas coaliciones, perdieron más de 6 millones de votos, el Frente de Todos alrededor de 5 y Juntos algo más de 1 millón. Desde la recuperación de la democracia en 1983, ésta fue la elección con mayor abstención, cercana al 30%, demostrando el profundo descreimiento de las masas trabajadoras en los partidos del régimen y demás instituciones. Una situación similar se vivió hace 20 años, en los prolegómenos del levantamiento popular del 19 y 20 de diciembre de 2001.

En los votos positivos también se registró una importante polarización, entre la extrema derecha de Milei y Espert y la izquierda revolucionaria del FIT U, expresión del profundo descontento, frustración y desilusión que reina en grandes sectores de masas con el gobierno, los partidos y las instituciones del régimen, incapaces de dar respuestas a las crecientes necesidades de las masas. Son esas necesidades materiales las que alimentan la bronca y la posibilidad de una irrupción de esas masas trabajadoras contra el saqueo del país.

Los cambios por los que luchamos vendrán de la movilización de las masas; las elecciones burguesas son una farsa en las que los candidatos del régimen intentan engañar a las masas de todas las formas. En ese marco, la elección del FIT U, con 1 millón 400 mil votos, consagrando diputados, legisladorxs y concejales, constituye un importante punto de apoyo para enfrentar el ajuste del FMI, que se anuncia y se prepara entre los principales frentes políticos de la burguesía, incluyendo a Milei y Espert.

Este resultado, en una situación semejante, es una nueva oportunidad de las direcciones revolucionarias de jugar un rol eficiente en promover la más amplia resistencia al FMI y sus representantes, ganando así autoridad política ante una posible irrupción de la clase trabajadora y el pueblo pobre en la escena nacional. Es el modo de impedir mayores niveles de explotación, hambre, desocupación y saqueo del país en todas sus formas.

Tamaña ubicación en la superestructura del régimen exige tener políticas, tácticas e iniciativas unitarias, impulsando la organización y movilización independiente de las víctimas del ajuste.

Saludamos que las direcciones del FIT U hayan convocado a las organizaciones obreras y populares a una reunión para construir una gran movilización nacional de repudio al FMI. Es necesario que esa reunión sirva para concertar acciones y campañas comunes, llevando el debate y las propuestas al seno de las organizaciones de masas. Advertimos que cualquier desvío auto referencial, aparatista o sectario, atentaría contra las posibilidades abiertas.

La burocracia sindical, que se «unificó» por arriba para tratar de frenar el proceso de desprestigio que sufre ante las bases obreras, queda muy debilitada ante esta situación, y puede pagar muy caro el precio de tanta traición y complicidad con las patronales y los gobiernos. El acuerdo de “su” gobierno, y la oposición patronal, con el FMI significará más y peores padecimientos para el conjunto del pueblo trabajador, y esto provocará respuestas desde abajo, que debemos impulsar y organizar en unidad de acción.

El FMI ha venido dando señales claras de que no hará concesiones y exige más y más, pasando a gobernar el país de facto, a través de sus representantes en el congreso y demás instituciones del régimen. Sus programas, lo sabemos por experiencia, implican más saqueo, hambre, miseria y destrucción ambiental.

Los diputados y senadores recién elegidos, salvo la izquierda, tienen el compromiso de votar por el FMI, confirmando que son agentes de los capitalistas contra el pueblo trabajador. Debemos desenmascararlos para facilitar que nuevas direcciones surjan desde abajo.

Todas las organizaciones comprometidas con los intereses obreros y populares, empezando por el FIT U, debemos promover una verdadera política de frente único, empezando por la más amplia unidad de acción para ganar las calles contra el FMI y su ajuste, como también lo viene impulsando la Autoconvocatoria por la Suspensión del Pago e Investigación de la Deuda externa, erigiendo comités locales y regionales que faciliten el protagonismo del pueblo trabajador. Esa política será, además, el mejor modo de abonar a nuevas direcciones sindicales y políticas, democráticas, clasistas y combativas de las y los trabjaddorxs.

Vamos a participar de la reunión convocada para el viernes 26 en Parque Lezama para promover que las víctimas del saqueo ganen las calles y tomen en sus manos la lucha por acabar con él para que haya pan, trabajo, tierra, educación y salud para todxs.

La deuda es con el pueblo y la naturaleza.

¡Fuera el FMI!