ARGENTINA. Derechos ganados: Argentina legaliza el aborto

- Yolanda Machado – TML Weekly. Núm. 1. 3 de enero 2021

30 de diciembre de 2020. Celebración de la legalización del aborto en Argentina.

El miércoles 30 de diciembre de 2020, Argentina despertó a un país más justo, igualitario y democrático. Un día antes del cierre del año, la interrupción voluntaria del embarazo se legalizó en una sesión histórica en el Senado de la Nación y en un año particularmente duro y atípico. Las repercusiones globales no tuvieron mucho tiempo en venir, siendo Argentina el país más grande de América Latina que ahora protege el derecho de las mujeres y las personas capaces de concebir, decidir. El aborto también es legal en Cuba, Uruguay, Guyana y Guayana Francesa, y en el caso de México, es legal en el estado de Oaxaca y en la CDMX.


Después de intensos debates que duraron alrededor de 12 horas, y la incertidumbre de que algunos senadores fueran, o se contaran como indecisos, el voto fue positivo por un margen más amplio de lo esperado. Así, el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo se convirtió en ley con 38 votos a favor,29 en contra y una abstención, y el aborto dejó de ser clandestino, para convertirse en legal, seguro y libre, protegiendo así miles de vidas.

El proyecto de ley fue enviado al Congreso por el presidente Alberto Fernández junto con el proyecto de ley Mil Días, que tiene como objetivo "fortalecer la atención integral de la salud de las mujeres durante el embarazo y de sus hijos en los primeros años de vida", explicó Fernández en el vídeo que publicó cuando presentó la ley el 17 de noviembre.

En ese mismo discurso, el presidente aseguró que "la criminalización del aborto no ha sido de utilidad, sólo ha permitido que los abortos se lleven a cabo clandestinamente en números preocupantes. Alrededor de 38.000 mujeres son hospitalizadas cada año por abortos mal realizados. Desde la recuperación de la democracia, más de 3.000 mujeres han muerto."

Las cifras son, sin duda, alarmantes. El número estimado de abortos clandestinos es cercano a 500.000 por año, un número desproporcionadamente superior al que se ha registrado oficialmente hasta la fecha, precisamente porque no ha sido posible realizarlos legalmente.

Fuera del Congreso, mientras se escuchaban las palabras de cada uno de los representantes de las provincias argentinas, dos multitudes esperaban atentamente, en tenterhooks. Por un lado, hacia la Avenida Entre Ríos, las de las bufandas azules, contra el derecho a decidir, y por el lado de Callao, una inmensa marea verde, llena sobre todo de mujeres, con sus hijas, amigas, hermanas y compañeras en lucha por el proyecto de ley.

Se trata sin duda de una victoria para el movimiento de las mujeres y la diversidad de género que durante años han luchado por la igualdad de género y que, debido a su fuerza, han logrado ser escuchadas por el sistema político. Esta vez la lucha contuvo el claro apoyo del poder ejecutivo en la persona del presidente Alberto Fernández, diferente a la última vez en 2018, cuando el expresidente Mauricio Macri envió el proyecto de ley al Congreso, pero sin apoyarlo específicamente.

En un año virtual, en el que prácticamente nada se podía hacer, esta victoria junto con la llegada de las primeras dosis de la vacuna Sputnik-V contra COVID-19, lo lleva a su fin con un soplo de aire fresco y la esperanza de un 2021 mejor.

Al mismo tiempo, representa un impulso muy grande para todos aquellos que siguieron el debate atentamente desde sus propios países, apenas parpadeando un ojo. Ciertamente, el año que viene y los años venideros verán las luchas por este derecho en América Latina cobran un impulso renovado.

¿Qué estipula la ley?

La ley se llama La Interrupción Voluntaria del Embarazo y despenaliza y legaliza el aborto en las primeras 14 semanas de gestación, estableciendo así el derecho de las personas embarazadas a decidir si continuar o no con un embarazo, solicitar y acceder a la atención de aborto, y recibir atención post-aborto. Además, es para prevenir embarazos no deseados a través del acceso a la información, la educación sexual integral y métodos anticonceptivos eficaces.

Más concretamente:

- El embarazo puede ser terminado de forma gratuita sin causa hasta la semana 14 de gestación, ya que el procedimiento está incluido en el programa médico obligatorio;

- Después de 14 semanas, a partir de la semana 15, sigue siendo legal en casos de violación o riesgo para la salud de la persona embarazada;

- El establecimiento médico dispone de un máximo de 10 días naturales a partir del momento en que se realiza la solicitud de aborto para llevarla a cabo.

- Objeción de conciencia:

- Los profesionales de la salud pueden ejercer objeciones de conciencia, a menos que la vida de la persona embarazada esté en peligro. Sin embargo, deben mantener su decisión en todos los ámbitos, públicos y privados, en los que ejercen su profesión, y remitir al paciente de buena fe para ser tratado por otro profesional de forma temporal y oportuna, sin demora.

- Aquellos centros médicos o de seguridad social privados que no dispongan de profesionales para realizar un aborto debido a una objeción de conciencia deben anticiparse y concertar la remisión a un lugar con características similares donde se preste realmente el servicio.

- Tampoco se puede alegar objeción de conciencia para negarse a proporcionar atención médica postaborto. El incumplimiento de los requisitos para ejercer el derecho a la objeción de conciencia dará lugar a sanciones disciplinarias, administrativas, penales y civiles, según proceda.

- En el caso de menores de 13 años, deberán contar con el consentimiento informado y la presencia de al menos uno de sus padres o de un representante legal. En el caso de adolescentes de entre 13 y 16 años, deben tener un compañero o persona para proporcionar apoyo emocional. Y en todos los casos, antes de que se realice el aborto, se requiere el consentimiento informado por escrito de la persona embarazada.

- El Estado es responsable de la aplicación de la Ley de Educación Sexual Integral (número 26.150), estableciendo políticas activas para la promoción y fortalecimiento de la salud sexual y reproductiva de toda la población.

- Se modifican los artículos 85 y 86 del Código Penal, con "aborto realizado con el consentimiento de la persona embarazada hasta la decimocuarta (14) semana incluido el proceso gestacional "que dejara de ser un delito y la incorporación del artículo 85 bis, que estipula que "un funcionario público o autoridad del establecimiento sanitario, profesional de la salud, proveedor o miembro del personal que des retrasos, obstruya o se niegue, en contravención de la normativa vigente, para realizar un aborto en casos legalmente autorizados será castigado con prisión de TRES (3) meses a UN (1) año y sujeto a descalificación por el doble de tiempo de la sentencia."

Luchas, Perseverancia y Derechos Triunfados

Esta victoria es esencial para las mujeres y las personas embarazadas en Argentina y el continente. La ley protege no sólo el derecho a decidir y a apoyarse médico, sino que también incluye como elemento importante la educación sexual integral y el acceso a la información y los métodos anticonceptivos que impiden a cualquier persona tener que pasar por la amarga y dolorosa experiencia de tener que abortar, pero en caso de que decidan hacerlo, el Estado preserva y protege su vida.