Bonafont… ¡Ya no lucres con el agua!

Por Izcuauhtli Paz

La escasez del agua cada día es más crítica, más del 80% del territorio mexicano sufre por la disponibilidad de este importante recurso, actualmente la extracción de esta para su posterior venta embotellada, se ha vuelto un gran negocio, no para los comerciantes, sino para las grandes corporaciones que la comercializan en más de 450 veces del valor que pagan por ella.


Hace 30 años mi abuela me decía que jamás se hubiera imaginado que el agua se pudiera vender embotellada, hoy es una práctica muy común el llegar a una reunión o a un domicilio y que te ofrezcan agua de garrafón o bien una botella, ya no se ve el tomar agua de los ríos, manantiales o bien del grifo de agua, existe en el país el derecho al agua potable, que no se pierda, no es justo que el abastecimiento de agua sea mediante la compra de agua embotellada que va desde los 325 mililitros hasta garrafones de 20 litros y las pipas de 10 mil a 45 mil metros cúbicos.

El estado de Puebla es uno de los más afectados en el país, por los intereses capitales sobre el agua, Danone (Francesa), Nestlé (Suiza) y Dr. Pepper antes Peñafiel (Estadounidense), estas tres corporaciones multinacionales saquean los manantiales de la región principalmente Cholulteca y de los volcanes, y es que esta zona con bastante agua la disfrutan y embotellan las corporaciones, los pobladores indican que mientras la mayoría de los pozos están secos, pasan camiones diariamente varias veces al día, repletos con garrafones de agua embotellada, que extraen de la zona, que irónico.

Grupo Danone quien está a cargo de Bonafont, presume del reciclaje y las grandes inversiones para el 2020-2022 de dos billones para acelerar la acción climática de sus marcas, prácticas de sostenibilidad como el reciclado de plástico cuando es este uno de los residuos que más contamina, cuenta con certificaciones y así tiene el control del 60% del mercado del agua embotellada a nivel nacional, así como la embotelladora Bonafont que está a su cargo hay muchas más ya que mediante sub empresas acaparan más conexiones para seguir extrayendo agua, como “Embotelladora Arcoíris S.A. de C.V.”, con la cual tiene dos concesiones emitidas por la Conagua, una para la extracción de 105 mil 229 metros cúbicos de agua al año y la otra no informa el volumen a explotar es inaudito que mientras la crisis por escasez de agua aumenta no haya un freno a las concesiones, que dejan como opción a los ciudadanos la compra de agua embotellada, para poder satisfacer las necesidades básicas como es la propia hidratación, colocando al país en el primer lugar en consumo de agua embotellada en el mundo.

La empresa Bonafont opera en Juan C. Bonilla, Puebla, desde hace más de 20 años, extrae agua para su comercialización tanto de pozos clandestinos como de los que tiene concesionados, de los veneros del Popocatépetl e Iztaccíhuatl.

Cada vez el pueblo se organiza más y exige sus derechos, sus tierras, sus recursos, habitantes del municipio de C. Bonilla en Puebla, protestan frente a las instalaciones de Bonafont desde el 24 de marzo, denunciando el robo del agua, ya que los 90 pozos de la región que abastecen de agua potable a más de 5 mil familias de Zacatepec, indican que la mayoría se han secado por la extracción de agua desmedida de Bonafont, “El agua es vida y no mercancía”, “No hay sequía, hay saqueo” son algunas de las consignas lanzadas por el pueblo, los manifestantes piden revisión de uno de los pozos que Bonafont, tiene en el estacionamiento y lo extrae clandestinamente

Es prioritario poner un fin a priorizar los intereses de los capitales, a las concesiones del agua de hasta por 30 años, el gobierno actual no puede permitir las atrocidades de gobiernos anteriores, se debe dar un manejo adecuado a los recursos hídricos, que las ventajas sean a favor del pueblo y no de las corporaciones y los intereses capitales.

Bonafont amenaza con cerrar su planta dejando sin empleo a decenas de personas, el gobierno debe actuar en invertir para generar empleo en la región y que este no dependa de los capitales internacionales, se podría operar una planta de tratamiento de aguas residuales, manejo de residuos como el reciclado del plástico, remediación de suelos de mantos freáticos.