top of page

Cambios propuestos por el Oficial Electoral Jefe de Quebec a la Ley ElectoralLos partidos que no están representados en la Asamblea Nacional abogan por la democracia donde la gente tenga voz

– Christine Dandenault. TML Monthly Supplement. Junio 2024


El 7 de mayo, los seis partidos que firmaron una carta abierta a la Oficina del Director General de Elecciones de Quebec (Oficial Electoral Jefe), presentaron sus puntos de vista y preocupaciones sobre las reformas propuestas a la ley electoral de Quebec durante una reunión con dos asesores de su oficina de investigación. La reunión con el Bloc Pot, el Équipe autonomiste, el Parti libertarien, el Partido Marxista-Leninista de Quebec (PMLQ) y Démocratie directe fue parte de las consultas del Jefe de la Oficina Electoral sobre la Ley Electoral.


Del 30 de noviembre de 2023 al 30 de marzo, el Oficial Electoral en Jefe organizó consultas sobre su documento, Por una Nueva Visión de la Ley Electoral. Se presentaron treinta y cinco escritos, incluidos los de los cinco primeros de los partidos políticos enumerados anteriormente, y la carta abierta. En esa carta, las seis partes habían pedido ser escuchadas y, en respuesta, el Oficial Electoral Jefe organizó la reunión. A pesar de que claramente se celebró sólo como una cuestión de forma, los representantes de los partidos intervinieron con toda la seriedad que se les exige para hacer frente a los problemas planteados por la ley electoral vigente y los cambios propuestos, que constituyen obstáculos a la participación del sistema político en elecciones que pretenden ser libres y justas.


Los representantes de los seis partidos expusieron sus preocupaciones y la forma en que podrían resolverse de la mejor manera posible, basándose en su propia experiencia en la renovación de la democracia. Se trata de personas que se han organizado para fundar un partido –algunos hace 20 años y otros más recientemente– para participar en la vida política y proponer alternativas al proceso político actual que alienten a más personas a involucrarse. Tienen experiencia de primera mano con el proceso que los margina a ellos y al cuerpo político.


A continuación se presenta un resumen de las principales intervenciones realizadas por las partes. En este número se reproduce el texto íntegro de la intervención del PMLQ en la reunión, en la que se abordó la cuestión de la representación y la representatividad.


Sobre la Ley Electoral y el Proceso


- Hoy, la historia nos pide que completemos la renovación de la democracia asegurando que las disposiciones constitucionales vigentes confieran soberanía al pueblo, no a los estrechos intereses especiales que gobiernan la sociedad para beneficio privado. Necesitamos un sistema electoral que garantice que el poder recaiga en el pueblo. Los cambios a la Ley Electoral deben, como mínimo, avanzar en esa dirección en lugar de fortalecer la autocracia.


- Con esta forma de régimen y las instituciones que nos acompañan, los quebequenses no tienen voz ni voto en el proceso de toma de decisiones. Esto incluye el proceso electoral, que se dice que es una forma de representación. El pueblo no elige a los candidatos y no son ellos los que participan en las campañas de desprestigio. Tampoco son ellos los que deciden el orden del día o prescindir de un voto informado, crean división y aprueban gastos exorbitantes. Tampoco son ellos los que determinan el resultado. Si este proceso electoral es representativo, entonces es representativo de los demás, no del pueblo.


- Nuestro partido es sensible a las prácticas paternalistas. Se  supone que la Ley Electoral está ahí para ayudar a la gente a involucrarse en la política, ayudándola a participar en el proceso democrático, no para convertir la ley en una forma de coerción.


Actividades políticas y vida


- La acción política ya ha sido iniciada por el hecho de que existe un grupo de ciudadanos que se han unido para formar un partido y tienen una opinión que expresar. Al imponer restricciones, como tener que presentar candidatos, se corre el riesgo de que el Oficial Electoral Principal adopte una definición demasiado estricta e imponga a los partidos cuál debe ser su actividad política.


- Creo que uno de los mandatos del Jefe de la Oficina Electoral debería ser explorar lo que significa ser político. ¿Cómo hacemos política? ¿Ser político es simplemente una cuestión de voto? ¿Podemos postularnos para un cargo? ¿Cómo se hace eso?, porque reducir la política a ser una mera cuestión de voto, un voto, aunque se promueva esa acción, no es suficiente.


- El Oficial Electoral Jefe está solicitando que los partidos se involucren en política y está proponiendo que se establezca un mecanismo de rendición de cuentas. Esto es incoherente. En la mayoría de los casos, los fondos recibidos por los partidos cuyos candidatos no son elegidos se utilizan para pagar la elaboración de un informe financiero anual. En lugar de recaudar el dinero con fines políticos, terminan haciéndolo con fines administrativos.


- Creo que corresponde a los propios partidos políticos involucrarse en política de la manera que consideren más relevante y que no se limite únicamente a participar en las elecciones.


Sobre la paridad de género


- Hoy hemos cerrado el círculo y el Jefe de la Oficina Electoral está preocupado, con razón, en nuestra opinión, por el hecho de que los quebequenses estén cada vez más insatisfechos con el sistema de representación. Sin embargo, en lugar de ir al meollo de la cuestión y diferenciar entre lo que es relevante y lo que no lo es, se está enredando en la política de identidad. Esto es divisivo y distrae del hecho de que cuando hablamos de pertenencia a un cuerpo político, su unidad básica es el ciudadano, independientemente de cualquier otra consideración. Hablar de paridad de género en este contexto y abrir la puerta a la imposición de sanciones a los partidos que no la sigan es hacerle un flaco favor a quienes pretenden modernizar el proceso electoral.


Sobre la penalización de los llamados discursos de odio


- En cuanto a todo lo relacionado con el odio, el acoso y la intimidación, el Código Penal ya se ocupa de ello, al igual que las autoridades y quienes se especializan en estas materias. No creo que el Jefe de la Oficina Electoral deba seguir este camino.


- No se deben agrupar todos. En su lugar, exploraría un camino complementario a los demás. La frustración que se siente hacia nuestros representantes electos podría atenuarse en gran medida si se fortaleciera el sentimiento entre la gente de que los miembros electos están ahí para servirles y que están escuchando. Por lo tanto, cuanto mejor funcione el sistema democrático, mayores serán las posibilidades de cultivar un tipo de armonía a ese nivel. No voy a entrar más en detalles.


Participación de la política en la vida política


- Hoy, la historia nos pide que completemos la renovación de la democracia garantizando que las disposiciones constitucionales confieran soberanía al pueblo, no a los estrechos intereses especiales que gobiernan la sociedad para beneficio privado. Requerimos un sistema electoral que garantice que el poder reside en el pueblo. Los cambios a la Ley Electoral deben, como mínimo, avanzar en esa dirección, en lugar de fortalecer la autocracia.


- Cualquier modificación de la Ley Electoral que no tenga en cuenta a quién sirve la democracia, quién decide y el sistema electoral que esto requiere, solo profundizará la crisis de legitimidad y credibilidad en la que se encuentra sumida actualmente. Sería imprudente introducir cambios en la Ley Electoral sin tener en cuenta esta realidad fundamental, y el Oficial Electoral Jefe debería abstenerse de hacerlo.


- Si queremos una representación real, debemos dotarnos de los medios para incluir a todos. Os invito a continuar vuestra reflexión para que se tenga en cuenta a todos, a todos los demás que se encuentran excluidos del proceso.


- Realmente estamos proponiendo una sociedad más justa y transparente, en la que todas las voces cuenten, en la que las personas estén realmente en el centro de las decisiones. Los ciudadanos deben disponer de información viable y no partidista para poder participar plenamente en el proceso democrático.


- Realmente creemos que el sistema debe ser revisado más a fondo, para hacerlo aún más inclusivo porque no todas las voces están siendo realmente escuchadas, particularmente las de las comunidades marginadas.


- Creo que el proceso electoral en su forma actual, con su modo representativo, corre el riesgo de reproducir las ilegalidades que ya existen en el seno de la sociedad en su conjunto.


Sobre el financiamiento público de los partidos políticos


- En nuestra propuesta, Élections Québec financiaría el proceso electoral, no los partidos políticos, lo que eliminaría cualquier necesidad de control administrativo estatal sobre la financiación de los partidos políticos. Los electores conocerían plenamente qué intereses financian a los partidos políticos y a quién sirven, sea cual sea la propaganda, mientras que Élections Québec garantizaría el derecho de los ciudadanos a un voto informado proporcionando a cada hogar la información que necesitan sobre quienes se presentan a las elecciones.


- Los partidos reciben fondos en función del número de votos emitidos. El cálculo de todos los votantes registrados en la financiación por voto de los partidos, que recupera incluso a los electores que no votaron, plantea un problema. Francamente, esta es una de las razones de la existencia de nuestro partido político, denunciar que no hay absolutamente ninguna forma de anular el voto. Cuando se dice que nuestro voto vale 1,82 dólares, esto es una violación de la libertad y del derecho al voto. El ciudadano no tiene ninguna opción real para garantizar que la financiación asociada a su voto no acabe en las arcas del partido. Si no voto, todavía se tiene en cuenta en el fondo total de fondos que se distribuirá, lo que va en contra de la intención del votante. Ya el significado de un voto de abstención o de un voto de anulación es aniquilado a través de esta realidad jurídica. Si defendemos que votar tiene valor, entonces, en consecuencia, todas las opciones deberían estar ahí. Los partidos políticos, por lo tanto, no deberían poder contar con el apoyo financiero de todos aquellos que no emitieron su voto y el financiamiento solo debería tener en cuenta el voto real obtenido por cada uno de los grandes partidos políticos.


- En cuanto a la política en general, el 75 por ciento de la financiación de los partidos políticos es pública. Esto es problemático, porque los partidos son grupos de interés privados.


Sobre el silencio de los medios de comunicación


- En la actualidad, cuando se trata de la difusión de información a los votantes, los medios de comunicación no son realmente nuestros aliados. Sigue siendo bastante cínico escuchar siempre sobre los mismos partidos, las mismas noticias, sin que a los votantes se les permita pensar o incluso encontrar información.


- Lo que quiero denunciar o dejar claro al Jefe de la Mesa Electoral y a todos los aquí presentes es que los medios de comunicación también moldean la opinión pública. No considero conspirativo ni exagerado decir tal cosa. Esto se debe a que el alcance de las ideas políticamente aceptables sobre las que podemos debatir ya es un poder que está enteramente en manos de intereses privados y, principalmente, de las grandes empresas de medios de comunicación de Quebec.


- En cuanto al acceso a la información electoral, sin duda es crucial que todos los ciudadanos reciban información confiable y no partidista. Lo que está pasando es que hemos llegado a un punto en el que, para expresarnos, tenemos que apoyarnos en los medios de comunicación independientes, ya que los grandes medios nos ignoran. Nuestra única opción es reunirnos con los medios de comunicación independientes, que a su vez están limitados, en sus respectivos campos, para darse a conocer.


- Con respecto a la representación mediática, como partidos, sabemos que si no tenemos un diputado en la Asamblea Nacional, los medios nunca nos cubren. Y que una vez que tengamos un miembro, ellos lo harán. Esto significa que necesitamos un diputado electo en la Asamblea Nacional para que terminen hablando de nosotros. Por lo tanto, con respecto a la Ley Electoral, el Oficial Electoral Jefe debería hacer más para garantizar que los medios de comunicación cubran a todos los partidos para que todos tengan una oportunidad.


Gastos preelectorales


- En cuanto a las actividades preelectorales de terceros, se debe tener cuidado de no interferir con la libertad de expresar las propias opiniones durante las elecciones o los períodos preelectorales, ya sean organizaciones o terceros. Considero que se trata de un debate pertinente, pero que merece una mayor elaboración.

Comments


bottom of page