Colombia: mal gobierno, malos resultados

Por Izcuauhtli Paz


En agosto del 2018 Iván Duque asumió la presidencia de Colombia, a tres años el mandatario deja un país lleno de descontento social, crisis económica, en educación, salud. El que no existan marchas en las calles todos los días no significa que los problemas que enfrenta Colombia se hayan solucionado, problemas que impulsaron el movimiento de paro nacional el 28 de abril de este año y que aún continúa.

Detrás de una mala administración se esconde la oligarquía yanqui y como títere de expresidente Uribe, Duque ha llevado a su país a la extrema violencia, convirtió al paro nacional de 2021 un importante movimiento de protestas sociales en una manifestación sangrienta, miles de colombianos vivieron una represión violenta, por grupos policiales con armas letales, detenciones ilegales, violaciones a los derechos humanos, que dejaron al menos a 90 personas asesinadas, 400 agresiones, 1,920 heridos, en menos de 100 días. Desde los ochenta existe una estrecha asociación entre EU y la fuerza pública colombiana, el ejercito formado y entrenado durante décadas contra las guerrillas, no era el indicado para salvaguardad la seguridad frente a las protestas sociales. Del año 2020 al 2021 los homicidios aumentaron un 15%, las victimas de masacres aumentaron en 71%, la violencia de genero aumento un 175%. Colombia se encuentra consolidado como el país con mayor desigualdad de América Latina. Los grupos armados luchan por el control territorial, agreden y amenazan a los colombianos, tan solo el 22 de julio 2021 4 mil campesinos se desplazan en Ituango, después de abandonar sus viviendas en busca de protección contra la intimidación de los grupos armados, el gobierno actual no garantiza la vivienda, ni la seguridad. En lo que va del año has sido asesinados 103 lideres sociales, donde queda la protección de los grupos vulnerables. El desempleo aumento del 9.3% en 2018 al 14,4 % en 2021, mientras que la pobreza se ha disparado del 34,7 % a la tasa de 46,5 %, el desempleo en hombres es de 11,2 % y en mujeres, del 19 %. El desempleo juvenil es de 23,10% y se registran 1,57 millones de jóvenes desocupados, desde el año pasado. Si bien Colombia cuenta con una gran riqueza en recursos naturales, una gran variedad de climas, ecosistemas y recursos marítimos lo que hace posible un gran potencial laboral, es la falta de compromiso del estado con los trabajadores lo que favorece a los grandes capitales y no a las condiciones laborales de todo el país. La pandemia por COVID 19, tomo por sorpresa a el mundo entero y dejo al descubierto la precariedad en los sistemas de salud de todos los países, aunque algunos gobiernos tomaron mejores medidas que otros, en Colombia dejo a más de 4 millones 800 000 personas y ha causado más de 122 000 muertes. Dentro de la administración de Iván Duque, no existe para la historia del pueblo y el mundo avances en política, educación, economía, cultura, ecología, pero si un gobierno en manos de una clase social privilegiada. Colombia necesita un poder del pueblo y no de los intereses capitales, democracia, acuerdos políticos en donde estén presentes los ciudadanos, asumir su soberanía, desarrollar su industria, el sector agropecuario, restructurar los cuerpos policiales, no reprimir a quienes exigen vivir en un país justo.