Cumbre de la OTAN 2021

Amenaza continua a la paz mundial de la reliquia de la Guerra Fría

Nick Lin. TML Monthly núm. 14

14 de junio 2021

La cumbre 2021 de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) tendrá lugar en su sede en Bruselas, Bélgica, el 14 de junio, reuniendo a los jefes de Estado y de Gobierno de sus 30 países miembros. [1] Las cumbres son reuniones del Consejo del Atlántico Norte, el principal órgano de toma de decisiones políticas de la OTAN, en su nivel más alto. No se celebran regularmente, sino que, según la OTAN, en momentos importantes de su proceso de toma de decisiones, para abordar cuestiones "de importancia política o estratégica general", como cuando se introduce una nueva política o se lanza una iniciativa importante. La última cumbre se celebró en julio de 2018.



En el período reciente, con el fin de la división bipolar del mundo, los imperialistas estadounidenses que dominan la alianza agresiva han tratado de proporcionar una justificación continua de la existencia de la OTAN como un instrumento para avanzar en sus objetivos en las nuevas condiciones.

En un momento en que Estados Unidos afirma que China y Rusia representan una amenaza para la estabilidad global, la OTAN está utilizando a estos países como pretexto para exigir un aumento de la financiación de la guerra de los gobiernos miembros.

Otro aspecto importante de la cumbre es cómo la OTAN se está insinuando aún más en los asuntos políticos y sociales de los países miembros y en la dirección de sus economías para servir a sus objetivos agresivos. Esto sucede cuando más que nunca los pueblos de todo el mundo están afirmando su derecho a ser los responsables de la toma de decisiones en todos los asuntos que afectan a sus vidas y siguen rechazando el uso de la fuerza para resolver las diferencias entre las naciones y los pueblos.

La OTAN está tratando de dotarse de un barniz progresista y democrático como actor político benévolo, diciendo que consulta con expertos, jóvenes, sociedad civil y el sector privado para establecer su dirección, que todas sus decisiones se toman por consenso y que apoya un orden internacional basado en normas. Mientras tanto, exige un mayor gasto militar de sus países miembros en contradicción con los deseos del pueblo, y lealtad a sus "valores compartidos" en la medida en que las críticas a la OTAN y su belicismo deben considerarse actuando al servicio de potencias extranjeras, con lo que generalmente se refiere a Rusia y China.

En un artículo que discute la agenda de su cumbre de 2021, la OTAN dice que la cumbre de este año es "un momento crucial para la Alianza y para la seguridad colectiva. En una era de competencia geopolítica, los Aliados están dando un paso adelante en respuesta a los desafíos de hoy y de mañana. Estos incluyen el patrón de comportamiento agresivo de Rusia; el terrorismo; ciberataques y tecnologías disruptivas; el ascenso de China; y las implicaciones de seguridad del cambio climático".

Como si la OTAN no fuera la creación de Estados Unidos en primer lugar, bajo el mando de este país en todo momento, los medios informan que Biden le ha dado un respaldo inequívoco de Estados Unidos, a diferencia de Trump, que estaba flotando la idea de prescindir de ella por completo y no perder el tiempo permitiendo que los aliados de Estados Unidos se preocuparan por expresar sus contradicciones. "Estados Unidos está plenamente comprometido con nuestra alianza con la OTAN, y celebró su creciente inversión en las capacidades militares que permiten nuestras defensas compartidas", dijo el presidente estadounidense Joe Biden en una sesión en línea de la Conferencia de Seguridad de Múnich el 19 de febrero. También confirmó el compromiso de Estados Unidos con la llamada defensa colectiva de la OTAN, y agregó: "Un ataque contra uno es un ataque contra todos. Ese es nuestro voto inquebrantable".

Con Estados Unidos de vuelta en el redil y esa crisis existencial evitada, la OTAN afirma que, en esta cumbre, "ahora hay una oportunidad única para fortalecer el vínculo entre Europa y América del Norte, así como, preparar a la OTAN para el futuro. Por eso la iniciativa OTAN 2030 de seguir adaptando la Alianza está en el centro de la Cumbre". La OTAN 2030 será la principal preocupación de la cumbre de este año.

Canadá estará representado en la cumbre de la OTAN por el primer ministro Justin Trudeau. Un comunicado de prensa del 2 de junio de la Oficina del Primer Ministro afirma: "En la Cumbre de la OTAN, el primer ministro Trudeau se unirá a otros líderes para volver a comprometerse a trabajar juntos para abordar las futuras amenazas y desafíos de seguridad transatlánticos, y para fortalecer los compromisos de seguridad compartidos que mantienen a nuestra gente segura". Añade que "la OTAN es una piedra angular de la política de seguridad internacional de Canadá. Es el principal foro internacional en el que involucrar a otras naciones en materia de defensa y seguridad transatlánticas".

Esto no podría estar más lejos de la verdad. Ninguna de las agendas de la Cumbre de la OTAN aborda las preocupaciones básicas de los canadienses acerca de tener una economía independiente y autosuficiente que pueda producir todo lo que la gente necesita, no una que esté subordinada a las necesidades de la maquinaria de guerra y la economía de guerra de Estados Unidos. La OTAN y su agenda belicista están en contradicción directa con los deseos de los canadienses de mantener relaciones pacíficas y amistosas de beneficio mutuo con otros países, y de utilizar la diplomacia real -- no la diplomacia coercitiva que es la especialidad de Estados Unidos, que Canadá también práctica-- para resolver las diferencias entre países. Ninguna de las agendas de la cumbre aborda la necesidad de que los canadienses tengan voz y voto en todos los asuntos que afectan sus vidas.

La OTAN es una reliquia de la Guerra Fría que es un peligro para la humanidad. Lo que la OTAN describe como preparación para el futuro sólo promete más destrucción, desesperación y retroceso, no progreso para la humanidad. Canadá debe salir de la OTAN y la OTAN debe ser desmantelada.

nota

1. En 1949, había 12 miembros fundadores de la OTAN: Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Islandia, Italia, Luxemburgo, los Países Bajos, Noruega, Portugal, el Reino Unido y los Estados Unidos. Los otros países miembros son: Grecia y Turquía (1952), Alemania (1955), España (1982), República Checa, Hungría y Polonia (1999), Bulgaria, Estonia, Letonia, Lituania, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia (2004), Albania y Croacia (2009), Montenegro (2017) y Macedonia del Norte (2020).

(Con archivos de www.nato.int

NATO - Homepage NATO and the 5G challenge 30 Sep. 2020 The 5G controversy came to a head in early 2019. Many Allies became concerned about the security of future intra-Alliance commercial and military communications, primarily – but not only – because of risks posed by non-Allied suppliers.

www.nato.int

Fotos: C. Le Paige, L. de Brabander)