top of page
  • Foto del escritorMexteki

Cumbre de la OTAN en Vilnius, Lituania

Difusión de desinformación patrocinada por el estado sobre la agenda para la cumbre de la OTAN


–Steve Rutchinski–


Partido Comunista de Canadá (marxista-leninista) No 4. 10 de julio 2023



Calendario de eventos


La Cumbre de Vilnius de la OTAN, del 11 al 12 de julio, reúne a los jefes de estado y de gobierno de todos los miembros de la OTAN y "socios clave". Según los informes, los "socios clave" incluyen a los jefes de corporaciones estadounidenses involucradas en la producción de armamentos.


La agenda real para la Cumbre aún no ha sido anunciada. Sin embargo, se está produciendo una campaña concertada de especulación y desinformación para justificar lo que no se puede justificar. Su objetivo es desorientar a los pueblos de los países de la OTAN en Europa, así como a Ucrania y otros países afectados por la guerra de poder de Estados Unidos y la OTAN en Ucrania. Su característica principal es olvidar cómo se plantean las cosas en el contexto del punto de inflexión histórico actual y, en cambio, hacer evaluaciones y pronósticos irracionales con el fin de ganarse la vida cómodamente en el mundo de los expertos.


Todo esto muestra cómo el propósito de la desinformación patrocinada por el estado es asegurarse de que los pueblos no puedan establecer su propio punto de vista para oponerse a las acciones criminales y belicistas de EE. UU. y la OTAN. Hoy, antes de la Cumbre de Vilnius, los grupos de expertos imperialistas, los asesores gubernamentales, los expertos de los medios monopolistas y otros parecen estar cada vez más desesperados. Dicen que el futuro mismo de la OTAN y el futuro del “orden internacional basado en reglas” dominado por Estados Unidos penden de un hilo en Vilnius.


Anders Fogh Rasmussen, por ejemplo, ex primer ministro de Dinamarca, ex secretario general de la OTAN y ahora director general de la consultora política Rasmussen Global y fundador de la Alliance of Democracies Foundation escribió: “El resultado de la guerra en Ucrania dependerá sobre si sus aliados pueden extender el apoyo militar, político y económico necesario para asegurar una paz sostenible”.


En otras palabras, no hay camino hacia la paz. Solo hay guerra que termina con la derrota de Rusia en el campo de batalla en Ucrania, lo cual no está ocurriendo. Rasmussen concluye: “Los líderes de Europa y América del Norte deben demostrar visión y coraje cumpliendo sus promesas de apoyar a Ucrania durante el tiempo que sea necesario”. Uno se pregunta con quién está hablando.


El Centro Internacional para la Defensa y la Seguridad, un grupo de expertos pro-OTAN fundado por el gobierno de Estonia, describió la situación que enfrenta la Cumbre de la OTAN en Vilnius como un "momento de un cambio de época para la seguridad europea y, más ampliamente, internacional". Esto es lo que muchos están diciendo. “El resultado de la guerra en Ucrania tendrá un impacto a largo plazo en la viabilidad de un orden de seguridad basado en reglas en Europa y más allá”, agregó el portavoz del grupo de expertos del gobierno estonio.


Ahora, EE. UU. ha decidido proporcionar al gobierno y las fuerzas armadas de Ucrania bombas de racimo, un tipo de munición a cuyo uso se oponen unos 123 países a través de la Convención sobre Municiones de Racimo. Estados Unidos justificó esto diciendo, como lo hizo Biden, algo así como "... se han quedado sin municiones, no tenemos otra opción...". Incluso Canadá dice que levantará un escándalo diplomático contra esto en la Cumbre de Vilnius.


Un problema grave al que se enfrentan los miembros de la OTAN cuando hablan de un “cambio de época” es quién decide qué hacer al respecto. El hecho de que se decida a espaldas de los pueblos del mundo que reclaman su voz en todos los asuntos que afectan a sus vidas, e incluso a espaldas de los propios miembros de la OTAN, presenta un problema insuperable que, por mucho que lo intenten, no desaparecerá.


Los pueblos de Europa, EE. UU., Canadá y el mundo ya se están oponiendo al llamado orden internacional basado en reglas en el que EE. UU. puede hacer lo que quiera, cuando quiera. Los pueblos se rebelan contra la anarquía, la violencia y el caos que esto está provocando en todo el mundo. Declarar ahora que la viabilidad de este orden, que nunca fue viable para empezar, está en peligro es una amenaza de más anarquía y violencia por venir. Los canadienses deben tomárselo muy en serio y fortalecer su unidad de acción en el futuro.



Desde la perspectiva de los pueblos del mundo, el verdadero “cambio de época” que se está produciendo, que la Cumbre de Vilnius entre EE. UU. y la OTAN no puede afrontar, es que el mundo está en transición. El mundo tal como es no tiene compradores; el mundo como debería ser tiene miles de millones de creadores. Eso somos todos nosotros, en todas partes, en todo el mundo.


Esa es una realidad que Estados Unidos y su bloque imperialista, llamado liberal democrático, no quieren reconocer. Las condiciones que surgieron después de la Segunda Guerra Mundial terminaron con el colapso de la antigua Unión Soviética. Eso acabó con la dominación de dos superpotencias y un equilibrio entre ellas basado en la disuasión nuclear. El llamado mundo unipolar que intentaron crear, con los EE. UU. como nación autoproclamada indispensable, ya no existe.


Los viejos arreglos basados en las condiciones que permitían tales cosas no concuerdan con las condiciones materiales que existen hoy. La revolución científica técnica ha creado nuevas condiciones materiales con oligopolios rampantes sobre una base supranacional. Actúan como cárteles y coaliciones que se han apoderado del supremo poder de decisión en un número cada vez mayor de estados y, desde ese promontorio, dictan a los gobiernos de todas partes lo que deben hacer. La OTAN es en sí misma un oligopolio compuesto por el complejo militar-industrial-civil de los Estados Unidos y otros países y las instituciones y asociaciones financieras internacionales creadas después de la Segunda Guerra Mundial. Es el oligopolio más destructivo que existe hoy.



La situación del mundo en transición requiere nociones jurídicas de soberanía acordes con las condiciones reales que existen y con lo que revela el conjunto de relaciones entre humanos y humanos y entre humanos y naturaleza. En una situación en la que se han trascendido las fronteras y la territorialidad, la mayoría de los miembros de la ONU intentan hacer frente a las nuevas realidades formando alianzas que favorezcan sus intereses. Se dice que tales alianzas respetan la soberanía de cada país y no son pactos económicos ni militares. Están generando la esperanza de que el comercio mundial pueda llevarse a cabo sobre la base del beneficio mutuo y que los problemas creados por las guerras, la crisis climática, las pandemias y similares puedan resolverse sobre una base política y pacífica. En este sentido, el G-77 más China se reunirá en La Habana, Cuba, en septiembre próximo.


La respuesta de la agresiva alianza militar de EE. UU. y la OTAN a este punto de inflexión en la historia es destruir todo lo que no puede controlar. En este sentido, Ucrania está siendo destruida: cerradura, culata y barril. Las sanciones contra Rusia están destruyendo incluso la santidad de la propiedad privada con Estados Unidos, Canadá y otros confiscando la propiedad de otros, como por supuesto ya lo han hecho con Venezuela, Irán y otros países. La santidad de la propiedad privada fue proclamada como una cláusula principal en su Carta de París para una Nueva Europa adoptada en 1991, una cláusula que ahora tendrán que rescindir. Lo que les está pasando a los palestinos es otro ejemplo. Es la catástrofe que nunca terminó de nuevo.



El hecho de que la mayoría de los países del mundo se reúnan para restablecer un estado de derecho internacional basado en la Carta de la ONU y se nieguen a someterse al dictado de EE. UU. y la OTAN es realmente el dilema al que se enfrentan los miembros de EE. UU. y la OTAN al intentar reunirse en Vilna. Es una apertura que nosotros en Canadá y los pueblos del mundo estamos usando para asegurarnos de que se supere el peligro de la guerra.


Lo que revela la Cumbre de Vilnius


Los acontecimientos mundiales exigen cada vez más nuevos arreglos basados en los principios de la Carta de las Naciones Unidas y el estado de derecho internacional, como la resolución pacífica de conflictos, la no injerencia en los asuntos internos de otros, etc. Estos son debates importantes para que todos los abordemos juntos como punto de partida para determinar qué es qué y para establecer nuestra propia agenda que promueva la causa de la humanidad por la paz, la libertad y la democracia.


Para abrir este camino al progreso y terminar con el retroceso que los imperialistas están empujando a los pueblos del mundo, es crucial ampliar las discusiones entre nosotros para no permitir que la campaña de desinformación sea efectiva. El objetivo de esa campaña es aislar al movimiento de resistencia y justificar su criminalización y represión, lo que no será aceptado. Es crear histeria sobre el problema nuclear para que no podamos pensar y tomar medidas para que nuestros países se conviertan en zonas de paz.


¡El momento de alzar la voz y hablar en nuestro propio nombre es ahora!

Comments


bottom of page