Discurso de Trump del Monte Rushmore del 3 de julio 

Una definición obsoleta de quién es ciudadano 

Kathleen Chandler 

USMLO. Voice of Revolution 10 de agosto 2020

El discurso del presidente Trump el 3 de julio en Mount Rushmore, en la región de Black Hills, Dakota del Sur, fue indicativo de muchas cosas, entre las cuales esta su perspectiva racista, anti-trabajador y anticomunista. Lo que Trump dijo se reduce a repetir que Estados Unidos es la principal fuerza para la igualdad en el mundo, la nación más grande del mundo y que es indispensable - en un momento muchos millones en los Estados Unidos y en todo el mundo están demostrando cuán ilegítimas son tales afirmaciones. Además de decir que el 4 de julio es el "día más importante en la historia de las naciones", el discurso está impregnado de la denigración de los pueblos del mundo y sus contribuciones. Refiriéndose a los presidentes cuyos rostros están esculpidos en la cara del Monte Rushmore - George Washington, Thomas Jefferson, Abraham Lincoln y Theodore Roosevelt - Trump dijo: 


"Consagraron una verdad divina que cambió el mundo para siempre cuando dijeron: 'todos los hombres son creados iguales'. [...] 

"Antes de que estas figuras fueran inmortalizadas en piedra, eran gigantes americanos en plena carne y sangre, hombres galantes cuyas intrépidas obras desataron el mayor salto del avance humano que el mundo haya conocido. [...] 

"Declararemos la verdad en su totalidad, sin disculpas: Declaramos que los Estados Unidos de América son la nación más justa y excepcional que haya existido en la Tierra". 

Además de señalar el machismo extremo y el espíritu racista del discurso, en el corazón del asunto está una preocupación importante del pueblo de los Estados Unidos: ¿Quién llega a definir la ciudadanía en los Estados Unidos? 

Según Trump, él puede definir quién es y quién no es un ciudadano en "su América". A pesar de su definición particularmente estrecha y racista que es rechazada por todos, excepto algunos intolerantes egoístas de su clase, el verdadero problema es la práctica en los Estados Unidos, donde es el estado el que define al ciudadano, no los ciudadanos que definen el estado. Ipso facto, no son las personas las que definen sus propios derechos y deberes en virtud de su ser. 


¿Deben el ser, las cualidades y las creencias de los ciudadanos determinados por aquellos que han usurpado el monopolio sobre el uso de la fuerza y la coacción, respaldados por una Constitución obsoleta y leyes que buscan dar esta legitimidad? No, no deberían. Son las personas las que deben definir la ciudadanía y darle un contenido coherente con sus necesidades y los requisitos de los tiempos de una manera que les favorezca. 

La ubicación del discurso del 3 de julio y el discurso en sí se utilizaron para atacar el movimiento de masas que continúa en los Estados Unidos. Está claro que Trump está utilizando la declaración muy repetida de que es un presidente de la “ley y el orden” para oponerse a la lucha del pueblo por su empoderamiento. Pero el enfrentamiento entre los explotadores y los oprimidos hacia donde se dirige el país, la ira por los fracasos del gobierno en relación con la pandemia COVID-19 y el rechazo categórico de la violencia policial y la impunidad son cada vez más fuertes. La demanda de igualdad y rendición de cuentas no puede ser silenciada por las amenazas de Trump de suprimirlas mediante el uso de la fuerza. 

A pesar de las diferencias en las filas de la élite gobernante a favor y en contra de Trump, cada una afirma representar a la Constitución y actuar bajo su égida, la clase dominante en su conjunto está ansiosa por bloquear el surgimiento de una concepción moderna de los derechos y la ciudadanía que los esfuerzos y la lucha del pueblo por su propio empoderamiento está dando lugar a sus diferencias, son sobre cómo aparentar gobernar en nombre de la nación mientras en la realidad los ricos se enriquecen y los pobres se vuelven más pobres. Las diferencias también se refieren a quién pueden colocar en el cargo de presidente al que mejor pueda dar un aire de legitimidad a su monopolio sobre el uso de la fuerza. Si Trump no puede hacerlo y sofocar la revuelta dentro de las filas de la élite y entre la élite y el pueblo, entonces necesitan a alguien que sí pueda. Es la búsqueda de una persona con esas características lo que estamos viendo en el período previo a las Convenciones Demócratas y Republicanas, prevista para el 17-20 de agosto y del 24 al 27 de agosto, respectivamente, y frente la campaña electoral en curso. La obsoleta Constitución no puede ayudarles a resolver esta problemática porque las condiciones con las que se ideó en su momento para resolver la problemática ya dejaron de existir. 

Una concepción moderna de los derechos declara que todos aquellos que conforman el cuerpo político son miembros iguales con los mismos derechos para decidir la calidad y la forma de ese cuerpo político. Un cuerpo político ya no puede tolerar una jerarquía de privilegios dados por aquellos con las conexiones correctas. Ya no puede tolerar ser dividido entre los que gobiernan y los que son gobernados, los que gobiernan y tienen el monopolio sobre el uso de la fuerza y los que están gobernados y no tienen nada. 

Repetidamente en el discurso de Mount Rushmore, Trump enfatizó que, para ser considerado estadounidense, uno debe creer en lo que el estado decide. Esto significa apoyar a los militares y sus guerras, evidenciado en parte por hacer que tanto la Guardia Nacional Aérea estatal como los sobrevuelos de los Blue Angels de la Fuerza Aéreas. Cuando proclamó el 4 de julio como "el día más importante en la historia de las naciones", dijo que "todo corazón estadounidense debe hincharse de orgullo. Toda familia americana debe animar con alegría. Implícitamente es la amenaza de que, si no lo hacen, serán castigados rápidamente y merecen lo que les hagan. 

"Nuestra nación está siendo testigo de una campaña despiadada para acabar con nuestra historia, difamar a nuestros héroes, borrar nuestros valores y adoctrinar a nuestros hijos", dijo Trump. "Las turbas furiosas están tratando de derribar estatuas de nuestros fundadores, desfigurar nuestros monumentos más sagrados y desatar una ola de crímenes violentos en nuestras ciudades. Muchas de estas personas no tienen idea de por qué están haciendo esto, pero algunos saben exactamente lo que están haciendo. Creen que el pueblo estadounidense es débil, suave y sumiso", dijo. 

Aquellos que se enfrentan a ataques racistas organizados por el Estado, contra el poder esclavista y su Confederación que defendieron el sistema de trabajo esclavo, contra la violencia y la impunidad de la policía y el ejército hoy en día, son los "ellos". Este "ellos" está fuera del "pueblo estadounidense", dice Trump. Sobre la base de esta afirmación, este "ellos" puede ser legítimamente objetivo como "el enemigo". No es un fraseo erróneo de su parte, ni una exageración sobre cómo se clasifican aquellos que tratan de dar lugar a una definición moderna de derechos. El tema se repite a lo largo del discurso. 

"Aquellos que buscan borrar nuestra herencia quieren que los estadounidenses olviden nuestro orgullo y nuestra gran dignidad, para que ya no podamos entendernos a nosotros mismos ni al destino de Estados Unidos", dijo Trump. "Expondremos este peligroso movimiento, protegeremos a los niños de nuestra nación, terminaremos este ataque radical y preservaremos nuestro amado estilo de vida estadounidense", dijo. 

El "modo de vida estadounidense" y el "destino" que Trump y los gobernantes se esfuerzan por proteger es precisamente lo que está siendo cuestionado por el movimiento de masas de tamaño, alcance, vigor y determinación sin precedentes. Ni Trump ni ninguno de los expertos que comentan el discurso tienen ninguna intención de detenerse en el hecho de que este "modo de vida" es responsable de cientos de años de esclavitud y genocidio de africanos y pueblos originarios (que Washington, Jefferson y Lincoln todos ellos ejecutaron) que continúa hasta el día de hoy. Es para encubrir el uso de la fuerza armada contra México y pretender que la mitad del territorio estadounidense no fue robado de México. Es desviar la atención de la continua e intensificación de la discriminación contra los mexicano-estadounidenses, la colonización de Puerto Rico que continúa hasta el día de hoy y la discriminación contra los pueblos de origen latinoamericano, caribeño y asiático, y el "destino" de Estados Unidos como una potencia imperialista mundial responsable de guerras, ocupaciones, masacres y genocidio incalculables a escala mundial, de los cuales Teddy Roosevelt fue un importante arquitecto. 

Mientras que la gente está exigiendo que las extintas instituciones liberales de gobierno sean reemplazadas por instituciones modernas que estén de acuerdo con las necesidades de los tiempos, Trump también se dirigió una vez más a gobernadores y alcaldes que no cumplirán sus órdenes. Esto refleja las profundas divisiones entre los gobernantes y sus burocracias militares y agencias policiales, en cuanto al cómo Estados Unidos puede mantener su monopolio sobre el uso de la fuerza para mantener su dominio en el país y en el extranjero. 

"El caos violento que hemos visto en las calles de las ciudades que son dirigidas por demócratas liberales, en todos los casos, es el resultado predecible de años de adoctrinamiento extremo y sesgo en educación, periodismo y otras instituciones culturales", dijo Trump. "Mis conciudadanos, es hora de levantar fuertemente la voz, y defender con fuerza la integridad de nuestro país", dijo. 

¿Quiénes son los "compañeros americanos" que Trump está tratando de reunir? Los cálculos sitúan el número de personas que participan directamente en las protestas actuales en 15-20 millones. Su "América" no es la que Trump describe. Lo que la gente en los Estados Unidos quiere está inscrito en sus carteles, mantas, murales y pintas callejeras y expresado en sus eslóganes. Los letreros llevados en las manifestaciones, especialmente las que involucran la inmigración y la separación de las familias, y las contra la impunidad policial muestran claramente que Estados Unidos de Trump no es la "América" del pueblo. Si bien la concepción de Trump de "el pueblo" es consistente con que contiene la Constitución de los Estados Unidos, no es la concepción de los millones de personas que se están presentando a hablar en su propio nombre y que se representan a sí mismos. No aceptan una política en la que los que gobiernan representan intereses privados estrechos y existan por encima de los que son gobernados. 

Los gobernantes temen la creciente conciencia de que el "modo de vida" que las élites elogian -de la cual la de Trump es sólo una variante- y los acuerdos de gobierno que lo protegen no representan al pueblo, no sirven a los intereses de los pueblos del mundo o de los Estados Unidos. Los gobernantes no tienen intención de impulsar una nueva dirección que proporcione caminos de salida porque todos ellos sirven a intereses privados estrechos. Para las élites, las instituciones democráticas liberales son el fin de la historia, el pináculo de lo que la civilización humana ha logrado. Esta es la razón por la que muchos dentro de la clase dominante que se oponen a Trump dicen que se está desviando de la constitución y las instituciones democráticas liberales deben prevalecer.

Ocultan el hecho de que tanto estas instituciones como la Constitución están obsoletas. Ya no pueden resolver las contradicciones dentro de las filas de los gobernantes o entre los gobernantes y las personas que están exigiendo arreglos consistentes con los tiempos y sus necesidades. 

El pueblo de los Estados Unidos se esfuerza por llevar la democracia más allá de los límites impuestos en la época de la revolución estadounidense, la Guerra Civil y los acontecimientos posteriores. Buscan poner en marcha una democracia que el propio pueblo implemente que le permita gobernar y tomar las decisiones que afectan sus vidas. 

Suscríbete a nuestro boletín

Este espacio fue creado para la libre expresión y publicación de artículos de diversos autores quienes son responsables de los mismos. ExpressArte Internacional y/o Expre Interna y sus representados no se responsabilizan por las opiniones vertidas y/o publicaciones desde la creación de su página, cuenta o portal de Facebook, estas son responsabilidad de quién las escribe exclusivamente, no de quién las publica.

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com