• Mexteki

¿El consumo de carne afecta mucho al medioambiente? 

Rocío Luna

Los sistemas actuales de producción de alimentos son “ineficientes” e “insostenibles” y son responsables del 60% de la pérdida de biodiversidad a nivel global, y del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero desde su producción hasta que llegan a su comercialización. La deforestación para agricultura, la sobrexplotación de caladeros y la contaminación de suelos y acuíferos son algunas de las causas directas de la pérdida de biodiversidad, a las que hay que sumar el impacto del cambio climático producido por el uso de combustibles fósiles. 


También recordemos que la población mundial se ha multiplicado por cuatro en el último siglo, mientras que el uso de los recursos naturales es 34 veces mayor, lo que amenaza con provocar daños irreparables en el medio ambiente. 

En este artículo se aborda uno de muchos daños que produce la industria agroalimentaria y es la producción de carne. Sabemos que la cría y comercialización de animales para consumo humano afecta al medio ambiente de forma muy diversa. Aquí planteamos cuatro de los aspectos de mayor importancia: los graves efectos de la ganadería en el medio ambiente en cuanto a contaminación del agua, pérdida de biodiversidad, cambio climático y deforestación. 

Según varios estudios, las explotaciones bovinas participan en la producción de gases de efecto invernadero, llegando a constituir el 20-30% de la emisión global es decir la producción de cualquier tipo de carne implica operaciones de alto impacto, como el propio procesado, el transporte, la conservación, la gestión de los desperdicios generados y la deforestación para obtener terreno cultivable sin dejar de mencionar la contaminación del agua con microorganismos, parásitos e incluso restos de medicamentos -como los antibióticos– que se administran de forma masiva a los animales. 

Sin duda uno de los problemas ambientales que se enfrenta actualmente el planeta y sus habitantes es la ganadería, en especial, la ganadería intensiva o “industrializada”, los informes publicados durante los últimos años por el Panel Internacional de Expertos en Cambio Climático (IPCC, por las siglas en inglés) detallan la importancia de las actividades ganaderas en el aumento de temperaturas a escala global. 

Hoy aún existen barreras de conocimiento sobre el impacto negativo de la ganadería en el planeta, tan solo si alguien pregunta sobre la responsabilidad en las emisiones de los gases que están cambiando el clima, muy probablemente mencione en primer lugar a los coches que queman gasolina o gas-oíl. Pero, según la FAO el sector ganadero “genera más gases de efecto invernadero (el 18%, medidos en su equivalente en dióxido de carbono (CO2)) que el sector del transporte”. 

Para calcular el impacto de la ganadería en las emisiones de efecto invernadero se debe incluir no solo gases como el metano procedente de la digestión de los animales -en especial de los rumiantes- sino también las emisiones provocadas por el cambio del uso de la tierra en favor de la ganadería. 

Hoy en día una tercera parte del terreno cultivable se dedica a la producción de alimento para animales de abasto. Para la obtención de una misma cantidad de proteínas se necesita cuatro veces más terreno si estas son de origen animal que si son de origen vegetal, puesto que hay que computar el terreno necesario para producir los alimentos con los que se crían a los animales hasta el momento de su sacrificio, es decir la expansión de los pastos causó la pérdida de al menos un tercio de los bosques en seis de los países con historia ganadera y que México no está lejos de que se replique lo mismo. 

La transformaci