EL GRAVE PROBLEMA DE LA DEUDA EXTERNA (3 DE 3) 

Pablo Moctezuma Barragán


El costo financiero de tres años del pago de deuda pública en 2019, 2020 y 2021, da un total de 2.1 billones de pesos erogados para el servicio de la deuda. El año 2021 el servicio de la deuda pública absorberá 724 mil millones de pesos en el presupuesto federal. De modo que se atiende prioritariamente a los acreedores, la mayoría grandes corporaciones financieras globales y dejando en segundo lugar necesidades internas muy urgentes de México y la atención de la actual crisis multilateral, así como la atención a la salud y a la pandemia de Covid-19. Es grave que al pago de intereses se destine el 11.5 % del presupuesto federal en la tremenda situación actual que atraviesa México.


Es en momentos cruciales como el actual, en el que el gobierno de cara y al servicio del pueblo debe dar prioridad absoluta a sus necesidades y suspender el pago de la deuda heredada del viejo régimen, con el fin de hacerle una auditoría, renegociarla, y tener un respiro financiero. 

En la 1ª, 2ª, 3ª, transformaciones que tuvo México en el siglo XIX y XX, cuando era imprescindible se suspendieron pagos para atender la situación interna, así debe ser en la 4 transformación para que prospere nuestro país. 

Analicemos lo que implica pagar 724 mil millones de pesos a los acreedores. A 11 programas estrella se le destinarán 304 millones de pesos, entre los que se encuentran la Pensión para Adultos Mayores, Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro. Este que es uno de los programas estrella tendrá un monto de 20.1 mmdp. A la pensión para Adultos Mayores se destinan 127 mmdp. A la Atención a la Salud y Medicamentos Gratuitos para la Población sin Seguridad Social Laboral se destinan 79 mmdp. A Salud 230 mil millones de pesos. En el caso de la Secretaría de Educación Pública se destinan 338 mmp. Todas cantidades inferiores al servicio del gobierno.

Cuatro proyectos prioritarios del gobierno Refinería Dos Bocas, 45.5 mmp, Aeropuerto Felipe Angeles, 21.3 mmp, Tren Maya 36 mmp, Proyecto Interoceánico del Istmo, 4.1mmp suman la cantidad de 106.9 mmp.

Una prioridad de este sexenio es que PEMEX recibirá en 2021 un monto de 291.3 mmp. 

México paga cada vez más altos costos financieros de la deuda, con relación a su recaudación y crecimiento económico. El pago de intereses y servicio de la deuda ha crecido a una tasa de 6.6% promedio anual, en la última década, en lo que el crecimiento económico promedio anual ha sido de 1.8% y el aumento de los ingresos públicos de 2.4%. Por eso el presupuesto destinado al costo de la deuda pública crece más rápido que el presupuesto que está dirigido a ofrecer bienes y servicios públicos. Si bien el actual gobierno recibió la deuda en 10.5 billones en 2018, hoy sin endeudarse más, debido a la devaluación del peso y la disminución del PIB se deben 12 billones. 

Incluso el documento presentado por Hacienda a la Cámara de Diputados reconoce que el elevado nivel que se ha alcanzado por deuda pública actual conlleva menores recursos para programas sociales e infraestructura.

Es hora de suspender el pago como ya lo hacen más de 70 países, incluso el Banco Mundial ha llamado a disminuir la carga de la deuda en los países pobres. Su presidente David Malpass ha sostenido que la moratoria a países pobres que acordó el G-20 desde abril de 2020 a julio de 2021 no es suficiente y que se ha de buscar una importante disminución de esta. Incluso el papa Francisco, Jefe de Estado del Vaticano ha sostenido en su documento “Fratelli tutti” que el cumplimiento del pago de la deuda que muchos países pobres tienen con los países ricos no debe llegar a comprometer su subsistencia y su crecimiento. 

Es hora de suspender el pago de la deuda pública, revisarla y negociarla y ya no anteponer más los intereses de la oligarquía mundial por encima de los de nuestro pueblo mexicano. Esa deuda esconde corrupción y abuso, recordemos el caso del FOBAPROA, hoy IPAB con el que los contribuyentes contribuimos a “rescatar” a la banca. Luego del “fraude del siglo” que efectuaron los banqueros, por una deuda que era de 554 millones en 1995, hoy tras haber pagado un billón, todavía se debe 1.2 billones. Así de abusiva e inmoral es la deuda. La deuda es corrupción, y también debe ser combativa.

Luego de este proceso habrá de seguro una importante reducción. Recordemos que luego de suspender pagos de la deuda a Juárez le exigían en 1867 el pago de 450 millones de pesos y él sólo aceptó el pago de 84 millones y tras de que Lázaro Cárdenas mantuvo suspendido el pago de la deuda, en el siguiente sexenio, debiendo alrededor de 400 millones, se negoció y quedó en solo 40 millones.

Es claro que la deuda heredada del viejo régimen es inmoral y no debemos pagarla a ciegas y que los gobiernos que defienden la Soberanía Nacional, con su firmeza siempre obtienen mayores beneficios para sus pueblos víctimas de la usura internacional. Hay que darle prioridad al desarrollo económico, a superar la pandemia de Covid-19, antes que al pago de la deuda.

¡Por la suspensión, auditoría y renegociación de la deuda pública de México! 


Suscríbete a nuestro boletín

Este espacio fue creado para la libre expresión y publicación de artículos de diversos autores quienes son responsables de los mismos. ExpressArte Internacional y/o Expre Interna y sus representados no se responsabilizan por las opiniones vertidas y/o publicaciones desde la creación de su página, cuenta o portal de Facebook, estas son responsabilidad de quién las escribe exclusivamente, no de quién las publica.

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com