• Mexteki

El pago de la deuda desangra al Presupuesto 2022

Héctor Torres, Septiembre 2021


1.- Las perspectivas económicas del Presupuesto 2022


Los Criterios Económicos para el año 2022 establecen que el PIB crecerá en 2021 en 6.3%, para 2022 será de 4.1%, para 2023 en 3.4% y en 2024 del 2.8%. Con esas proyecciones México tendrá un crecimiento promedio anual del 1% en todo el sexenio. Pero en términos de PIB per cápita estaríamos peor porque el PIB por cabeza en todo el sexenio crecería en 1%. Estas proyecciones del crecimiento económico de la SHCP no son las que requiere nuestro país. México necesita crecer a tasas mucho mayores para combatir la pobreza que se agravó con la pandemia y la crisis, para poder recuperar 600 mil empleos perdidos, para proporcionar un millón de empleos anuales a las nuevas generaciones y para abatir el empleo informal que ocupa a más de la mitad de la fuerza de trabajo y que carece de prestaciones sociales.

Definitivamente se requiere un presupuesto de gastos que sea realmente detonante e impulsor del crecimiento económico y del empleo, además que recupere el poder adquisitivo del salario contractual que sigue deprimido (en 2019 crece en 1.71%, en 2020 en 0.99% y al mes de agosto de este año tiene crecimiento negativo de - 0.21%). Con salarios deprimidos no se incrementa el consumo interno y en consecuencia tampoco la producción nacional. Se requiere de un programa económico emergente de gran estímulo al gasto público, sobre todo al gasto social en salud y educación y a la inversión productiva. en los sectores público y social de la economía.


El Presupuesto 2022 de la SHCP se basa en el contexto internacional y establece, como lo dice el FMI, que la economía mundial crecerá en 6% porque se han aplicado las vacunas y se recuperan las economías. Pero lo cierto es que ello ocurre en buena medida porque los países ricos han impulsado políticas de gasto público cuantiosas, más del 10% del PIB lo han utilizado para reactivar sus economías e incluso aplicando impuestos a los ricos como es el caso de Biden en Estados Unidos. Pero en los países pobres y en los llamados emergentes la situación no es así y la recuperación no es igual a la de los países ricos. El paquete de Derechos Especiales de Giro que asignó el FMI en apoyo a la economía mundial sirve de poco a los países pobres y empobrecidos como México. Buena parte de la recuperación de México es por el crecimiento de las exportaciones manufactureras que demanda el mercado estadounidense en el marco del TEMEC y el empleo en esas grandes industrias de exportación ya se recuperó, pero en otros sectores del mercado interno sobre todo en los servicios, el comercio y la construcción no hay visos de recuperación sostenida ni tampoco en la pequeña y mediana empresa que no exportan.


2.- Presupuesto austero y con déficit.

El gasto para 2022 será de 7 billones 48 mil 206 millones de pesos, un aumento real del 9% con respecto al presupuesto aprobado en 2021; pero con respecto al gasto estimado en 2021 el crecimiento real del gasto es de apenas del 1.5%. El gasto tiene un limitado crecimiento real y es insuficiente para acelerar con fuerza la recuperación del país. Y ello obedece a que las finanzas públicas se mantienen débiles, no hay ninguna política para fortalecerlas como sería el aumento de los impuestos a los que más tienen o suspender el pago de los intereses de la deuda. Los ingresos para 2022 suman 6 billones 173 mil millones de pesos (el 21.9% del PIB, cuando en 2016 fue de 24.1%) y para compensar el gasto del 2022 el gobierno plantea un déficit de 876 mil millones de pesos (el 3.5% del PIB) y un límite de endeudamiento interno y externo por 1 billón 12 mil millones de pesos. Dado que los ingresos no cubrirán el gasto presupuestado el gobierno incurrirá en déficit y, en consecuencia, en contratar deuda. Los ingresos públicos deben y pueden ser fortalecidos mediante una reforma fiscal progresiva y no pagar el servicio de la deuda.</