• Mexteki

El pretexto humanitario

PCCML



Queremos expresar nuestra seria preocupación por las actividades violentas del Imperialismo estadunidense y de los que le hacen el juego, incluyendo el gobierno de Canadá, pisoteando en el lodo sin justificación alguna las leyes internacionales en nombre del humanitarismo. Su destructiva guerra híbrida tal como la observamos  contra el heroico pueblo de Venezuela y su gobierno revelan la verdad sobre su humanitarismo.

Es significativo que hoy es también el 70 o aniversario de la fundación de la Organización del Tratado de Atlántico Norte (OTAN) y que  los más grandes criminales de guerra del mundo se reúnan hoy en Washington DC donde  contra ellos están protestando los pueblos heroicos de los Estados Unidos y de países de todo el mundo incluyendo Canadá. Y el 24 de marzo se cumplen 20 años del bombardeo criminal de la OTAN contra Yugoslavia siendo esa la primera vez que usaron el pretexto del humanitarismo para justificar la guerra contra la población civil para lograr el “cambio de régimen”. Esto marcó el punto de partida de como las potencias imperialistas han usado a la alianza agresiva de la OTAN pisoteando los mandatos de las leyes internacionales y aplicaron su podrida doctrina de la “responsabilidad de proteger” alegando pretextos humanitarias en la entonces Yugoslavia.

El 24 de marzo de 1999 comenzó una lluvia de bombas sobre Belgrado y la OTAN inicio su ataque criminal contra Yugoslavia Usando el pretexto de la intervención humanitaria, los Estados Unidos y las grandes potencias de la vieja Europa, especialmente Alemania, Francia y Gran Bretaña, con la adhesión de Canadá y de todos los miembros de la OTAN en aquella época desataron la guerra área y la destrucción irracional. Más del 80% de los bombardeos de la OTAN fueron dirigidos a blancos civiles, áreas residenciales, lugares de trabajo, clínicas y escuelas. Más de 50,000 rondas con uranio empobrecido crearon problemas de salud a largo plazo y contaminación del medio ambiente. Con el bombardeo de plantas de producción química, tanto la población como el medio ambiente fueron contaminados mientras que el uso de racimos de bombas y minas continuó matando y mutilando personas muchos años después.

Hoy, en la actual reunión de la OTAN en Washington DC, los imperialistas estadunidenses van a recurrir a más amenazas sobre los miembros de la OTAN para que se sometan sin preguntas a sus demandas. Los EUA no van a participar en el multilateralismo de ninguna especie. No van a efectuar negociación de ningún tipo, aún dentro del bloque de la OTAN. Quieren que las fuerzas armadas de los países de la OTAN se integren bajo el mando de los EUA, así como ya lo han logrado en el caso de Canadá, Polonia y ahora con las fuerzas especiales de Italia. Demandan que los países paguen por mantener las fuerzas de EUA estacionadas en su territorio, el costo de las bases de EUA y que se les dé impunidad. Si los miembros de la OTAN se rehúsan a satisfacer las demandas de los EUA, éste puede ser capaz de abandonar la OTAN y usar sus propios tratados bilaterales para imponer sus intereses sobre Europa mientras que las viejas potencias de la vieja Europa trabajan por mantener el control sobre la base de su propia alianza militar. Toda ésta lucha por el control y la hegemonía se hace en el nombre de la paz, la libertad y la democracia. El objetivo real es el garantizar los intereses de los ricos de la oligarquía financiera mundial y sus oligopolios, en un mundo en el que hoy, 40 personas poseen más riqueza que el 50% de la población mundial.

Los planes por un “Gran Medio Oriente”, la interferencia en Sudán, Tíbet y el Cáucaso, campañas contra Zimbabwe, Cuba, Somalia y Líbano, la subsecuente destrucción de Libia, agresión contra Siria, crímenes contra el pueblo de Ucrania, rodeando a Rusia así como las constantes amenazas de guerra dirigidas contra Irán y la República Democrática Popular de Corea, y los actuales actos de agresión contra Venezuela, amenazas contra Cuba y otros países de nuestra América muestran que el “Nuevo Orden” imperialista basado en su lucha por la dominación por medio de la fuerza, ha dejado un mar de devastación y miseria humana en ascenso. El camino que sigue la OTAN viola la Carta de la ONU y al imperio de la Ley internacional que se basa en la renuncia a la violencia.

Al lanzar esta guerra de agresión contra Yugoslavia sirvió como precedente para borrar la ley internacional, la OTAN violo sus propia  carta fundacional, el Acta final de Helsinki de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa y la Carta de la ONU. Se ignoró la Soberanía e integridad territorial de Yugoslavia, que está garantizada por la Carta de la ONU y descaradamente se bombardeó a uno  de los Estados miembros y fundadores de la ONU.

La “contribución” de Canadá a la comisión de esos crímenes de guerra en la antigua Yugoslavia fue substancial. En aquella época ocupaba la presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU en el que ningún país sometió ninguna resolución que validara el bombardeo de Yugoslavia. Participo en gran medida en la puesta en escena de los pretextos sobre una crisis humanitaria que se usaron para activar su doctrina de  “responsabilidad de proteger” como un intento de legitimación pasando por encima de instituciones como la ONU establecidas en el período post guerra.

Canadá contribuyo con 18 CF.18 Hornets dotándolos de tripulación para las salidas. Los aviones Canadienses realizaron con un costo estimado de 54.5 millones, lanzando un total de 530 bombas, de los que 361 fueron guiados con láser. Apenas antes de la guerra Canadá compro de emergencia un lote de 300 bombas de los militares de EUA. Los pilotos canadienses llevaron a cabo el 20% de los bombardeos.

La guerra de la OTAN contra Yugoslavia fue la primera misión militar abierta desde su formación pero esto no es todo. Significó un punto de partida para la comisión de crímenes contra la humanidad que cambio del período de acciones encubiertas en el período de la post Segunda Guerra mundial, a violaciones abiertas al Estado de Derecho internacional. (1) Desde entonces la ONU ha sido sobrepasada cuando los imperialistas estadunidenses y sus socios quieren lograr su objetivo de forzar a un pueblo soberano para someterlos al dolor y la destrucción de quienes se niegan a someterse. Depende de los pueblos de cada país y de todo el mundo establecer su propia autoridad que tiene la capacidad de derrotar a esos monstruos. El uso de la fuerza, provocaciones, sabotaje y desinformación solo puede terminar cuando los pueblos del mundo se levanten con todo su poderío para hablar por sí mismos y establecer gobiernos como autoridades capaces de abortar el uso de la fuerza en la resolución de conflictos dentro de una nación e internacionalmente.

El ataque con bombas de la OTAN contra Yugoslavia también abrió las operaciones encubiertas de la CIA. Mostró el primer atentado de asesinar a un jefe de Estado en Europa. El bombardeo militar de los estudios de la radio y televisión en Belgrado, repetido el 3 de mayo, día mundial de la libertad de prensa, dio a lugar a la doctrina de la OTAN de que cualquier periodista, trabajador de medios o medios de comunicación que no están trabajando para la OTAN es un enemigo sujeto a ser blanco de la propaganda y de un ataque militar. Desde este asalto a la libertad de expresión y a la libertad de consciencia el número de periodistas y fotógrafos de prensa asesinados en acción ha crecido en espiral al mismo tiempo que la desinformación que divulgan las agencias noticiosas de las potencias imperialistas va cargada de mentiras indignantes que solo buscan desinformar a la gente – lo que indica que su intención es la de aplastar cualquier expresión de resistencia organizada o consciencia colectiva. Buscan que el pueblo no hable en su propia voz, sino que han de ser misrepresentados, olvidados, asesinados. Pero por supuesto los pueblos están hablando en su propio nombre. Están aprendiendo de nuevo como organizarse para realizar su propia lucha por la paz, democracia y libertad que ponga en el centro al ser humano.

Lejos de las prometidas paz, libertad y democracia, la OTAN en manos de los imperialistas EUA y Gran Bretaña y sus compinches, a pesar de todos los pretextos usados para justificar la guerra contra Yugoslavia y la destrucción insensata que causo, la OTAN usa la guerra para proclamar su intención de llevar a cabo guerras globales de agresión y ocupación y subsecuentemente, cambio de régimen. La agresión contra Irak y Afganistán y la guerra global “contra el terrorismo” emprendida después del 9/11 comprueba ampliamente la prueba del “humanitarismo” de la OTAN y de sus miembros que hoy están alineados contra Venezuela, amenazan a Nicaragua y a Cuba y están causando crímenes insensatos en Brasil, Argentina y otros países de nuestra América. En el mismo EUA , gente de todos los sectores de la vida y de distintas opiniones se están levantando en rebelión contra el muro fronterizo de Trump, sus campos de concentración y de encarcelamiento de hombres, mujeres y niños inocentes.

Es claro que a tragedia que se desató con el bombardeo brutal y criminal de Yugoslavia en 1999 en nombre de los pretextos de la “responsabilidad de proteger” y “humanitarismo”, fue tan solo el principio de todos los crímenes que cometen actualmente los imperialistas estadunidenses y los miembros de la alianza militar agresiva de la OTAN. Se deben hacer todos los esfuerzos para aplastar los intentos de los imperialistas y sus voceros y agencias en cada país para romper a unidad del pueblo contra las guerras imperialistas de agresión y cambio de régimen. Todos los que desean la paz están llamados a la unidad en la acción para implementar gobiernos anti guerra que no permitan esos crímenes contra la humanidad. Deben frustrarse todos los medios abiertos o encubiertos que se usan para causar la disrupción de movimiento por la paz.

Cuanto más hablemos nosotros, los pueblos de nuestra América en nombre propio más rápido prevaleceremos.

Suscríbete a nuestro boletín

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com