ELECCIONES DEL 6 DE JUNIO

Pablo Moctezuma Barragán

La revista inglesa The Economist al servicio de la oligarquía mundial ha atacado en su portada a López Obrador, lo llama mesías y llama a votar por sus opositores. Por qué no se fijan en Inglaterra, ahí durante 69 años se arrodillan ante una misma jefa de Estado, la Reina Isabel y sostienen una Monarquía decadente.

Es sintomático que las rapaces corporaciones extranjeras, que representa esta revista, estén furiosas con el actual gobierno de México, y que el Departamento de Estado de EU, financie con 50 millones de pesos, a Claudio X González, promotor de la alianza PRI, PAN, PRD. Y patética la unión de esos tres partidos para servir a las corporaciones. Mientras el INE, amenace en boca de Lorenzo Córdova con anular las elecciones. INCREÍBLE. Por su parte el PAN ya ha llamado a la intervención de la OEA ¿quieren que promueva cómo en Bolivia un golpe de estado?



El PRIANRD se unió por intereses mezquinos, no por principios. ¿Ya se les olvidó? El PAN surgió contra el PRI que se llamaba en 1939, Partido de la Revolución Mexicana, el PRD se conformó en 1989, luego de un fraude del PRI avalado y bendecido por el PAN, el PRI asesinó a cientos de sus militantes en todo el país y antes también persiguió al PAN, no olvidamos la matanza de León de 1946. Desde el origen, sus contradicciones son abismales pero el neoliberalismo y la corrupción los une. No son una santísima trinidad. Es increíble que alguien pueda creer que los mismos delincuentes que robaron y arruinaron al país, sean ahora los iluminados que pretendan salvarlo. No hay que resucitar momias. Vamos para adelante.

El 6 de junio se elige nuevo Congreso. El país sufrió con los gobiernos del PRI, el PAN y PRD una degradación: nos endeudaron, privatizaron los bienes públicos, entregaron nuestro petróleo, oro, plata y gran parte del territorio a empresas extranjeras, desataron la guerra (por recomendación de la DEA a Calderón) y la delincuencia, así como la narcopolítica. Abatieron los salarios un 80 por ciento, nos integraron militarmente a Estados Unidos. Desataron una corrupción inimaginable ¿Dónde quedaron 500 mil millones de dólares que obtuvieron Fox y Calderón por el petróleo?, con esa cantidad puedes ir 5 veces a la luna, o apoyar 10 proyectos que eliminen cada uno el hambre en toda la tierra, y los gobiernos del PAN solo nos dejaron más pobres y hasta las playas entregaron al extranjero.

Para seguir adelante necesitamos un nuevo Congreso con una mayoría que defienda políticas de la cuarta transformación seguir rescatando la soberanía energética, aplicar la nueva Ley hidrocarburos y ley eléctrica, que no la echen abajo un par de jueces a favor de corporaciones foráneas, requerimos ser autosuficientes en refinación, petroquímica gasolina, combatir el huachicoleo, proseguir aumentando salarios, y programas sociales, continuar acotando outsourcing, glifosato y fracking , suspender minas tóxicas, si esto no es un cambio el cambio dónde está. Necesitamos un Congreso que apruebe la Ley General de Aguas y el seguir cobrando impuestos a las grandes corporaciones, además de un impuesto a grandes fortunas y una Reforma Fiscal Progresiva. Que la Unidad de Información Financiera siga operando para combatir la corrupción y abatir altos salarios y privilegios a funcionarios. Que impulse una política internacional solidaria hacia otros pueblos e independiente de Estados Unidos. Además de garantizar medicamentos sin las corruptelas de antaño, casas refugio para mujeres e instalar nuevas guarderías, que no vuelva a suceder el crimen de la guardería ABC de la pariente y protegida de Zavala donde murieron 25 niñas y 24 niños, A propósito de Margarita mueve a risa que Claudio X González, el financiado por Washington, haya gritado hace poco “Margarita al congreso y Morena al carajo”.

Solo una Cámara de Diputados con mayoría calificada de Morena y aliados de la 4 T puede apoyar una ulterior continuidad del proceso de transformación.

Hace falta suspender pagos de la deuda y dedicar esos recursos a salud, empleo y recuperación económica, nacionalizar el Litio, aprobar la nueva Ley general de Aguas, cancelar concesiones a minas tóxicas y más.

Hoy esta coyuntura electoral – llena de irregularidades, escándalos y crímenes, de abusos del INE y el Trife – muestra la necesidad de preparar una gran renovación democrática con un sistema político y electoral nuevo que sirva a que el pueblo decida – sin obstáculos - y se haga la voluntad popular.