En Estados Unidos usan milicias racistas respaldadas por el Estado 

La resistencia persiste contra los intentos organizados por el Estado de socavar el movimiento por el cambio

Voz de la revolución 5 de septiembre 2020.

En los Estados Unidos, los círculos gobernantes y sus representantes electos van a salir a socavar el creciente movimiento a favor del cambio. Están retratando a quienes protestan por los derechos y contra la violencia policial y la impunidad como la fuente de conflictos y violencia que, de hecho, es causada por el Estado. También afirman que el camino a seguir es eligiendo bandos en las elecciones de noviembre u otra dependencia de la maquinaria estatal.


La gente de todo el país persiste en confiar en sus propias iniciativas y en organizarse para defender los derechos, a pesar de la brutal violencia policial contra ellos. Para desviar e interrumpir el movimiento no sólo se presentan las elecciones como la solución, sino que ahora se están desplegando milicias racistas respaldadas por el Estado. Esto no sólo se utiliza para incitar a la violencia contra los manifestantes pacíficos, sino también para justificar el uso de una violencia estatal mucho mayor en nombre de controlar a los "extremistas" de la "derecha" y la "izquierda".

Los injustificables asesinatos por parte de policías racistas de afroamericanos continúan con los últimos crímenes de este tipo en Rochester, Nueva York y Los Angeles, California. El caso Rochester sólo salió a la luz debido a los esfuerzos de la familia exigiendo video policial. La policía local sabía que fue un homicidio en marzo y el Fiscal General de Nueva York ha tenido el caso desde abril, pero ambos mantuvieron oculto el crimen. Esto ha puesto de manifiesto aún más los esfuerzos de los estados para sofocar la resistencia alegando que la solución a los asesinatos policiales es una investigación "independiente" por parte del fiscal general del estado. Cientos de personas salieron inmediatamente en protesta tanto en Rochester como en la ciudad de Nueva York y fueron recibidos con una presencia masiva de la policía y rociados repetidamente con lo que la policía ahora llama un "irritante químico".

El nivel de brutalidad de las fuerzas policiales en todas partes —en Los Ángeles disparando de nuevo a un hombre afroamericano desarmado por la espalda mientras huía y en Rochester asfixiando a otro mientras estaba desnudo, esposado y en el suelo en clima frío— deja claro que estas instituciones racistas están organizadas para imponer la sumisión a un sistema que protege los intereses de la propiedad y genera miedo, presenta esa inhumanidad como democrática y aceptable. Es palpable el temor de los gobernantes de que su "democracia" y "justicia" ya no sean aceptadas. Su violencia no detendrá la resistencia que está decidida a salir adelante. 

Uso de la Milicia Armada

El uso de milicias armadas con respaldo y protección estatales ha sido especialmente evidente en Portland, Oregón y Kenosha, Wisconsin. En Kenosha, la policía no arrestó ni desarmó a un joven miembro de la milicia de Illinois que disparó y mató a dos personas. Sólo fue arrestado en su casa al día siguiente. En comparación, los organizadores de las manifestaciones fueron levantados en la calle por las fuerzas locales y federales en furgonetas sin marcar y retenidos durante 24 horas, acusados de violar el toque de queda.

Portland es una de las ciudades donde los esfuerzos respaldados por el estado para desacreditar y criminalizar las protestas, a menudo usando milicias respaldadas por el estado, han ocurrido durante mucho tiempo.  

El éxito de los organizadores de los derechos allí ha logrado que sus demandas de igualdad y contra la violencia policial racista y la impunidad sean escuchadas y cuenten con el apoyo de decenas de millones de personas en todo el país. Con las que se cuenta para las acciones, incluidas las protestas diarias que se han desarrollado durante casi 100 días después del asesinato de George Floyd. Los manifestantes han persistido sin temor a pesar de la violencia despiadada por parte de la policía local y estatal, así como de las fuerzas federales. Ahora, milicias como Patriot Prayer, con sede en el estado de Washington, y Proud Boys, también activos en la ciudad de Nueva York, se están utilizando cada vez más.

Ambos suelen organizar acciones juntas, como el reciente "Trump Cruise" del 29 de agosto, donde la policía y las fuerzas federales permitieron que docenas de vehículos pasaran por el centro de Portland, asaltando a los manifestantes disparando bolas de pintura y gas pimienta contra las multitudes. La policía no los detuvo, no lo declaró ilegales cuando se desviaron de su ruta aprobada, lo que les permitió llegar hasta donde estaban los manifestantes. Mientras que los manifestantes, por otro lado, en circunstancias similares son rutinariamente encapsulados, recibiendo embates de bicicletas o piquetes policiales y gases lacrimógenos.

En Portland, el 24 de agosto, en un mitin "No al Marxismo en America" de "Proud Boys", conocidos por su violencia y su postura antipopular, un miembro individual de Proud Boys, con una orden de arresto por agresión previa a un manifestante, no fue detenido ni arrestado. La policía sabía de su presencia, sin embargo, como dijo el jefe de policía Chuck Lovell, "¿Cómo nos vamos a meter entre una multitud de personas para hacer un arresto con una orden judicial?" Agregó: "Probablemente no es algo que vayamos a hacer en ese tipo de situaciones de control de multitudes". Sin embargo, la gente aquí y en todo el mundo ha visto a la policía y a las fuerzas federales hacer exactamente eso noche tras noche contra las personas que defienden la igualdad y el fin de la violencia policial. Además, sólo había unos 30 oficiales presentes en la manifestación "Proud Boys", en comparación con los cientos de oficiales fuertemente armados comúnmente en las protestas que defendían los derechos.

Las milicias involucradas son conocidas por sus acciones abiertamente hitleritas, antimusulmanas y antiinmigrantes y su violencia contra quienes defienden los derechos. Han sido utilizados para atacar violentamente a los manifestantes en Portland por más de dos años. Sus miembros suelen estar vestidos con uniformes de estilo militar y sus acciones comúnmente custodiadas por funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS). Numerosos videos muestran que aíslan y luego golpean a los manifestantes y los atacan con bolas de pintura y bolas de pimienta. Rara vez son arrestados y la policía y las fuerzas federales generalmente no intervienen en las palizas, muchas de las que son lo suficientemente graves como para mandar al hospital al atacado. En cambio, con los manifestantes a favor del pueblo, comúnmente les echan gases lacrimógenos, y los arrestan.

En la práctica, estas actividades de la policía y las milicias exacerban los problemas policiales a los que se enfrenta la sociedad. Son en parte un esfuerzo por desviar al movimiento para que estas milicias sean su principal objetivo, en lugar del estado que las fomenta y protege, al tiempo que aumentan las tensiones entre la gente y justifican una mayor violencia organizada del estado por parte de la policía o el ejército. Kenosha, por ejemplo, actualmente tiene desplazados más de 1.000 Guardias Nacionales.

En el enfrentamiento del 29 de agosto con manifestantes en Portland por las fuerzas de las milicias armadas, un miembro de "Oración Patriota" fue asesinado a tiros. Los informes indican que el manifestante de Black Lives Matter Michael Forest Reinoehl respondió en defensa propia. Era de la zona de Portland y era un habitual participante en las manifestaciones. A diferencia de Kyle Rittenhouse, que mató a dos manifestantes en Kenosha y no fue arrestado hasta el día siguiente de una manera "rutinaria", Reinoehl fue asesinado a tiros con una ráfaga de 30-40 balas por los alguaciles de los Estados Unidos.

Otros mítines de estas milicias armadas están siendo promovidos en Portland para los días 7, 19 y 26 de septiembre y por su lado la gobernadora Kate Brown ha pedido ayuda a "agencias externas", como el DHS federal y los alguaciles de los Estados Unidos para actuar contra las manifestaciones. La policía estatal de Oregón permitirá que los soldados que respondan a las protestas sean delegados por los alguaciles para que los manifestantes puedan ser acusados de crímenes federales, que a menudo conllevan sentencias más severas.

Los Angeles

Dos ayudantes del sheriff del condado de Los Ángeles dispararon y mataron a Dijon Kizzee, de 29 años, el 31 de agosto. Fue detenido mientras estaba en su bicicleta por lo que el departamento de policía llamó "violaciones del código de la bicicleta". Huyó y fue perseguido, y según se informa, hubo una confrontación física. La policía afirma que Kizzee dejó caer algo de ropa y un arma de fuego en este punto, aunque ninguno de los videos del incidente puede verificar el arma de fuego. Sin embargo, está claro que no representaba ninguna amenaza. Los informes policiales admiten que estaba desarmado y huyó. La policía disparó 15 veces, matándolo con disparos en la espalda.

Los abogados de la familia de Kizzee señalan que la policía a menudo usa violaciones del código de la bicicleta como excusa para justificar la detención cuando se ha producido posteriormente un tiroteo de la policía en su contra u otro uso de la fuerza. "Eso podría ser algo tan benigno como montar en bicicleta en la acera o contra el tráfico", dijo el abogado Carl Douglas. "Nunca ves a nadie en Beverly Hills o Santa Mónica detenido por una violación de código."

El abogado Dale Galipo dijo que Kizzee recibió un disparo en la espalda sin ninguna orden o advertencia verbal por parte de la policía. "Otro disparo imprudente e innecesario de una persona de color", dijo. "Uno tiene que preguntarse: ¿Cuánto tiempo va a seguir esto? ¿Y por qué sigue, día tras día, semana tras semana? ¿Cuántas familias están viendo ahora mismo con preocupación que sus hijos, o sus seres queridos pueden ser las próximas víctimas?"

Kenosha y elecciones

Tras el tiroteo racista contra Jacob Blake por la policía racista y el asesinato de dos manifestantes por un miembro de la milicia armada el 25 de agosto, el presidente Trump visitó Kenosha, Wisconsin, el 1 de septiembre. Lo hizo a pesar de una petición del gobernador Tony Evers, quien dijo públicamente que su presencia "sólo obstaculizaría nuestra curación" y "retrasaría nuestro trabajo para superar la división y avanzar juntos". Los informes indican que en privado también pidió al candidato presidencial demócrata Joe Biden que no viniera, pero también visitó Kenosha el 3 de septiembre.

Las protestas contra la visita de Trump tuvieron lugar desde el momento en que llegó a primera hora de la tarde hasta el toque de queda de las 7:00 pm. Ha habido marchas en Kenosha incluso antes del tiroteo de la policía de Jacob Blake y han sido diariamente desde entonces. También ha habido numerosos eventos comunitarios, como proporcionar alimentos y suministros médicos gratuitos para fortalecer aún más la unidad y la resistencia.

Para desviar y amortiguar las acciones en curso en muchas ciudades, tanto Trump como Biden están tratando de presentar la elección como la "más importante en la historia moderna". Se supone que la gente debe dividirse o a favor o en contra de Trump y dedicarles su energía y sus recursos a los candidatos. En cambio, la gente se está organizando para intensificar su resistencia y ya está haciendo planes para continuar las acciones después de las elecciones. Rechazan la vieja y obsoleta "justicia" del sistema existente. La creciente conciencia es que al apegarse a sus demandas de igualdad y rendición de cuentas y defender los derechos de todos, se puede lograr un cambio que favorezca al pueblo.

En Kenosha, Trump participó en una "Mesa Redonda de Seguridad Comunitaria" donde comenzó elogiando el papel de la policía y el ejército contra las manifestaciones, que calificó como "anti-policía y antiestadounidenses provocadores de disturbios". Se refirió a los manifestantes como "turbas violentas", involucrados en actos de "terror doméstico". Dijo que el gobierno federal está proporcionando más fondos para "contratar a más policías, aumentar los fiscales federales duros contra el crimen, aumentar las penas por agredir a las fuerzas del orden".

Al difamar al movimiento como "terrorista", las acusaciones de terror interno, o incluso las de "resistir el arresto" si involucra a oficiales federales, se utilizarán cada vez más contra los manifestantes para imponer sentencias más severas. Esto se demostró además en los comentarios de Trump tratando de descalificar a los manifestantes y a sus justas demandas acusándolos de ser seguidores de una ideología violenta, dirigiéndose específicamente a aquellos que se oponen al fascismo.

Sus intercambios en la mesa redonda se centraron en la destrucción de la propiedad y la necesidad de protegerla, no de las personas. Dijo que proporcionaría fondos de emergencia de $1 millón para la policía de Kenosha y otros $42 millones para las fuerzas policiales y fiscales de todo el estado.

El Fiscal General de los Estados Unidos, Barr, también estuvo presente. Al igual que Trump, enfatizó los continuos esfuerzos del gobierno federal para controlar la policía a nivel estatal y local. Para Kenosha, en particular, Barr dijo: "Este es un ejemplo de que cuando tienes a los líderes políticos locales apoyando a la policía, tienes al estado dispuesto a poner los recursos en términos de Guardia Nacional, y el gobierno federal capaz de obtener apoyo como el FBI, los Alguaciles y la ATF que tienen algunas habilidades especiales y capacidad forense para ayudar a ayudar, habrá paz en las calles."

Durante su visita a Kenosha el 3 de septiembre, Joe Biden, entre otras actividades, participó en una reunión comunitaria y habló por teléfono con Jacob Blake, todavía hospitalizado y paralizado, y se reunió con sus familiares. Tratando de parecer apoyar la causa de los manifestantes, dijo que el oficial de policía involucrado en el tiroteo de Blake debe ser acusado. Pero, su campaña aclaró, sólo después de "una investigación completa para asegurar que todos los hechos se conozcan primero".

La gente en Rochester está bien familiarizada con tales investigaciones por parte de funcionarios locales y estatales, que esconden otro brutal asesinato de un hombre negro con "No puedo respirar". En el caso del individuo que sólo era sospechoso del tiroteo mortal del 29 de agosto en Portland del miembro de la milicia Aaron J. Danielson, no hubo ninguna investigación, fue asesinado a tiros y asesinado por las fuerzas federales.

La "Investigación completa", está reservada para favorecer a los agentes del estado y si es llevada a cabo por funcionarios locales, estatales o federales, es común que resultan sin ningún cargo. Aunque cada año se producen más de 1.000 asesinatos policiales, de los 42 agentes de policía no federales condenados entre 2005 y 2020, sólo cinco fueron declarados culpables de asesinato, 22 de varios grados de homicidio, cinco de los cargos menores de homicidio negligente o imprudente. El resto fueron condenados por asalto o cargos menores. (Departamento de Investigación de Statista, 10 de junio de 2020).

Además, la amplia resistencia está exigiendo mucho más que sólo cargos contra la policía individual. La resistencia se esfuerza por lograr nuevas disposiciones que proporcionen justicia garantizando la igualdad de derechos, proporcionen al pueblo formas de control, reconozcan que la paz y la seguridad requieren lidiar con la pobreza y la violencia organizada por el Estado, no denigrar a los manifestantes como la causa de los problemas.

Las visitas de Trump y Biden y las campañas en curso son parte de la presión de los círculos gobernantes para dividir a la gente y hacer que se alineen detrás de uno u otro candidato. En cambio, las continuas acciones en Kenosha, Portland, Los Ángeles, Chicago y muchas otras ciudades muestran que la gente está hablando en su nombre propio y organizándose para lograr sus demandas.

Los Equipos deportivos se unen a las protestas tras el tiroteo de Jacob Blake

Desde el tiroteo policial contra Jacob Blake, los atletas profesionales de toda América del Norte están tomando medidas en apoyo del movimiento Black Lives Matter contra el racismo y la violencia policial. El 26 de agosto, los Milwaukee Bucks lideraron un boicot histórico de los playoffs de la National Basketball Association (NBA) para protestar por la escalada de violencia racial en el país. Minutos antes de que comenzara el partido, sólo los árbitros y atletas de Orlando Magic estaban en la cancha. Orlando decidió irse para unirse al boicot.

Las huelgas están prohibidas en virtud del acuerdo de negociación colectiva de la NBA, lo que significa que los jugadores de los Bucks rompieron su contrato con el fin de protestar contra la injusticia racial y la violencia policial. La decisión de los equipos causó una reacción en cadena que incluyó a los Toronto Raptors, Houston Rockets, Oklahoma City Thunder, Los Angeles Lakers y Portland Trail Blazers, lo que provocó la acción de los altos ejecutivos del deporte.

Los equipos de la NBA femenina, la Major League Soccer y las Grandes Ligas de Béisbol, incluyendo los Cerveceros de Milwaukee, también se han unido al boicot, con atletas en la Liga Nacional de Hockey y tenis profesional también celebrando acciones similares. Muchos equipos deportivos universitarios y universitarios también realizaron protestas y marchas solidarias en todo Estados Unidos.

Las posturas tomadas por los atletas profesionales contra el racismo y la violencia policial este año fueron precedidas en los últimos tiempos por el entonces mariscal de campo de los 49ers de San Francisco Colin Kaepernick en 2016, quien, en la pretemporada de ese año, comenzó la práctica de apuntar al estado de los Estados Unidos sentándose o arrodillado durante el juego del Himno Nacional. Más tarde explicó: "No voy a levantarme para mostrar orgullo en una bandera para un país que oprime a los negros y a la gente de color. Para mí, esto es más grande que el fútbol y sería egoísta de mi parte mirar para otro lado. Hay cuerpos en la calle y gente que recibe licencia pagada y se sale con la suya con sus asesinatos". Sus comentarios se produjeron en el contexto del creciente movimiento Black Lives Matter tras varios escandalosos asesinatos policiales de afroamericanos.

La protesta de Kaepernick ha sido recogida por muchos otros jugadores en la National Football League (NFL), mientras que el propio Kaepernick ha sido blackballed y no ha sido firmado a un equipo desde 2016, a pesar de ser reconocido como tener las habilidades para ser un mariscal de campo titular. Los medios de comunicación monopolísticos y el presidente Trump han utilizado este tema para tratar de sembrar divisiones. Sin embargo, muchos jóvenes comunes y corrientes que participan en el deporte amateur en los Estados Unidos sean afroamericanos o no, también han tomado esta forma de protesta para expresar su demanda de poner fin al racismo y la violencia policial y mostrar su unidad y negativa a dividirse sobre una base racista.

Suscríbete a nuestro boletín

Este espacio fue creado para la libre expresión y publicación de artículos de diversos autores quienes son responsables de los mismos. ExpressArte Internacional y/o Expre Interna y sus representados no se responsabilizan por las opiniones vertidas y/o publicaciones desde la creación de su página, cuenta o portal de Facebook, estas son responsabilidad de quién las escribe exclusivamente, no de quién las publica.

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com