EU. Abre fuego contra manifestantes opuestos a la violencia organizada por el Estado y el racismo.

In the News Marxist-Leninist Party of Canada 28 de febrero 2022

Una manifestación en Portland, Oregón, fue atacada violentamente el sábado 19 de febrero por la noche. La manifestación fue convocada para oponerse a la brutalidad policial y exigir justicia para Amir Locke, un joven negro asesinado por la policía de Minneapolis el 2 de febrero.


En Portland, un hombre se acercó a la manifestación gritando obscenidades anticomunistas y racistas y de repente abrió fuego contra las mujeres que dirigían el tráfico alrededor de la multitud reunida. June Knightly, de sesenta años, fue golpeada en la cabeza y murió en la escena. Otras tres mujeres y un hombre fueron alcanzados por disparos antes de que alguien sometiera al asesino. Una de las mujeres heridas llevaba una GoPro, que capturó el ataque y se dice que muestra al agresor acercándose a los manifestantes gritando obscenidades y abriendo fuego. sin provocación, pero la policía ha confiscado la cámara.

Los que fueron derribados por balas fueron asistidos por médicos voluntarios y posteriormente llevados al hospital, donde se espera que todos sobrevivan a sus heridas. Médicos voluntarios asisten a todas las manifestaciones de Portland mientras la policía ataca y hiere con frecuencia a los manifestantes.

Los activistas que denuncian la violencia policial y el racismo acusan al alcalde de Portland de incitar a la violencia contra los manifestantes, lo que lleva a actos impensables. En un comentario ampliamente condenado el año pasado, el alcalde dijo: "Aquellos que están involucrados en eso [manifestarse contra la violencia y el racismo organizados por el estado – Ed], hagamos que a ellos les duela un poco".

A través de sus acciones para oponerse a la violencia y la brutalidad organizadas por el estado, la gente está llegando a comprender que no solo es necesario dejar de financiar cada vez más a la policía y el ejército, sino que es principalmente un necesario aumento masivo del gasto público en programas sociales para enfrentar directamente el deterioro de las condiciones sociales. La economía moderna de la producción industrial en masa puede satisfacer las necesidades de todos, pero requiere una nueva dirección pro-social que sirva a la gente y no a los ricos.