• Mexteki

EU. El choque electoral sigue sin resolverse

USLM Diciembre 7.

El presidente Trump todavía se niega a ceder. Los principales estados del campo de batalla, como Pensilvania, Michigan, Georgia y Nevada, han certificado el voto. Suficientes estados lo han hecho para dar oficialmente a Biden más de los 270 votos del Colegio Electoral necesarios para la elección. Aun así, Trump lanzó un video de 46 minutos en las redes sociales alegando fraude.


"Esta es probablemente la elección más fraudulenta que alguien haya visto", dijo Trump. Diciendo que los resultados deben ser anulados y que la Corte Suprema debe intervenir, añadió: "Esperemos que hagan lo correcto para nuestro país porque nuestro país no puede vivir con este tipo de elecciones". Trump también ha dicho que no participará en el juramento de Biden -en el Día de la Inauguración, una parte significativa de la tradicional "transición pacífica" del poder. Si va a dejar el cargo sin conceder o tomar medidas de algún tipo para declarar una emergencia nacional y bloquear la transición aún está por verse.

Mientras Trump ha persistido, otros en su administración ya han cedido. El fiscal general William Barr dijo que el Departamento de Justicia no había descubierto ninguna evidencia de fraude generalizado de votantes que pudiera cambiar el resultado de las elecciones. Christopher Krebs, Director de la Agencia de Seguridad Cibernética e Infraestructura del Departamento de Seguridad Nacional, también expresó su confianza en la integridad de la elección. Desde que Trump fue despedido, ha dicho en apariciones públicas: "El pueblo estadounidense debe tener 100 por ciento de confianza en sus votos", y que las afirmaciones de Trump son "farsas" y "sin sentido".

La mayoría de los republicanos en el Congreso no han dicho nada, al tiempo que aceptan las elecciones del Congreso como válidas. Trump ha atacado a gobernadores y secretarios de Estado republicanos, como los secretarios de Georgia y Arizona, por certificar sus elecciones a favor de Biden. Ambos gobernadores habían sido apoyados por Trump.

En Georgia la situación es particularmente compleja, ya que hay dos elecciones de segundas y segundas. Los senadores tienen lugar el 5 de enero. Los aliados de Trump en el estado han utilizado un lenguaje como "traición" contra el Secretario de Estado y dijeron que los funcionarios electorales deben ser fusilados o colgados. Se supone que la gente debe salir y votar. Una de las demandas de los aliados de Trump es bloquear a los oficiales electorales para que no preparen máquinas de votación para las elecciones del 5 de enero. El Gobernador y el Secretario de Estado han pedido al tribunal que les permita proceder, pero no se ha producido ningún fallo. Todo esto crea una situación irracional para los votantes.

Las numerosas autoridades contendientes a nivel federal y estatal han creado una situación en la que no sólo los resultados siguen en disputa, sino que todo el proceso ha sido desacreditado. La certificación, por ejemplo, ha dejado claro que un puñado de personas de los republicanos y demócratas deciden si certificar o no. Y la certificación final sigue en el Congreso el 6 de enero. Trump evidentemente va a continuar hasta entonces, a pesar de que las pizarras certificadas para el Colegio Electoral a favor de Biden se reúnen el 14 de diciembre. A continuación, los resultados se remiten al Congreso. Queda por ver si un cierre del gobierno tendrá lugar el 11 de diciembre, una posibilidad muy real, y cómo esto afecta a esa votación.

Hablar de traición es hablar de guerra civil y un brote violento sigue siendo posible. Parece, sin embargo, que con fuerzas como Barr concediendo y empresarios de alto nivel exigiendo, los gobernantes tendrán éxito en evitar que por ahora haciendo que Trump deje el cargo, si concede o no. Biden, sin embargo, todavía carece de autoridad. Debido a esto y la usurpación por la autoridad presidencial de los asuntos la Constitución se asigna a los estados, el conflicto y la contención permanecerán, no sólo entre las autoridades estatales y federales, sino también dentro y entre el presidente y la burocracia militar y civil. Las fuerzas de todos los lados siguen hablando de traición.

Sean cuales sean sus conflictos, los oligarcas gobernantes actúan para mantener al pueblo fuera del poder y a los ricos en el poder. Las reformas que se sugieren están en esta línea, tratando de restaurar la credibilidad del proceso electoral manteniendo intacto el fraude básico de que este proceso realmente mantiene a la gente fuera del poder y no refleja sus intereses y el impulso para una dirección pro-social, anti-guerra para el país. Las elecciones han revelado además que son las relaciones de poder existentes las que deben cambiarse y son las propias personas, a través de sus muchas luchas por los derechos, las que se están organizando para llevar a cabo este cambio.