top of page
  • Foto del escritorMexteki

GANA LA ULTRADERECHA EN ARGENTINA




Panorama Mundial

Madrid, 20 nov (El País, España)- Argentina se ha abrazado sin matices a la ultraderecha. Javier Milei, de 53 años, ha arrasado en la segunda vuelta presidencial celebrada este domingo con el 56% de los votos, frente al 44% de Sergio Massa, candidato del peronismo y ministro de Economía en un país con el 142% de inflación interanual. La diferencia entre uno y otro ha sido de casi tres millones de votos, una paliza para el peronismo que no tiene precedentes. Ha sido un volantazo mucho más brusco de lo esperado y Argentina se lanza hacia lo desconocido, subido a la estela que ya transitaron Donald Trump en Estados Unidos y Jair Bolsonaro en Brasil. “Hoy comienza la reconstrucción de Argentina, hoy comienza el fin de la decadencia.


Se termina el modelo empobrecedor del Estado omnipresente. Hoy volvemos a abrazar las ideas de la libertad, las de nuestros padres fundadores”, dijo Milei, ya como presidente electo. Milei exigió al Gobierno que se hiciese cargo de la transición, advirtió que será muy duro con aquellos que resistan “con violencia” los cambios que propone y adelantó que “no habrá gradualismo ni tibieza”. “Si no avanzamos rápido con los cambios estructurales que Argentina necesita vamos hacia la peor crisis de la historia. Pero hoy volvemos a abrazar las ideas de la libertad para ser una potencia mundial”, prometió.


Milei, que se asomó desde los estudios de televisión hacia la política hace solo dos años, cuando se convirtió en diputado, promete poner patas para arriba todo lo establecido. Al grito de “viva la libertad, carajo” y unido de una motosierra, llamó durante la campaña a “exterminar a la casta política”, a la que acusa de la crisis económica perpetua que devasta Argentina.


Ha sido clave para el triunfo de Milei el apoyo que recibiese del expresidente liberal Mauricio Macri (2015-2019). Macri había quedado fuera de la carrera tras la derrota de su delfín, Patricia Bullrich, en la primera vuelta electoral celebrada el 22 de octubre. Menos de 24 horas tardó Macri en apoyar abiertamente al candidato de la ultraderecha y darle así un barniz democrático que, finalmente, ha sido suficiente para convencer a los indecisos.


El caballo de batalla de Milei ha sido la reducción del Estado a su mínima expresión, con el cierre de ministerios como Educación y Salud y la eliminación progresiva de la ayuda sociales. A la vista de los resultados, rompió incluso la reticencia de aquellos argentinos que, desde el regreso a la democracia en 1983, defienden el papel de un Estado empresario y benefactor, ya sea con un Estado peronista, radical y hasta liberal, como el de Macri.


En Argentina, la salud y la educación en todos sus niveles es pública y gratuita. Milei ha dicho también que intentará anular la ley de aborto legal aprobada en 2020 y anulará la norma que impide a las Fuerzas Armadas participar en tareas de seguridad interior.


Para acabar con la inflación, que supera el 140%, Milei promueve la dolarización y el cierre del Banco Central, responsable de la emisión de moneda. Entre los cambios profundos que plantea Milei hay además una relectura del terrorismo de Estado, con el argumento de que la dictadura solo cometió “excesos” y que la cifra de 30.000 desaparecidos que sostienen las organizaciones de derechos humanos son “una excusa para seguir robando”.


La bandera del negacionismo la lleva su candidata a vicepresidenta, Victoria Villarruel, hija de militares. Activistas de derechos humanos la recibieron el domingo en el colegio donde votó con pancartas de repudio. La candidata no se lo tomó bien. “Es la primera vez que la hija de un veterano de Malvinas llega a ser vicepresidente, no sé qué les puede molestar cuando ellos han tenido hijos de terroristas en cargos de Gobierno. A los que les molesta que llegue la libertad de expresión es a los violentos” dijo.


Voto joven Los votos de Milei salieron sobre todo de los sectores medios y bajos, en especial entre los jóvenes. Hartos de las crisis económicas recurrentes, ese votante nacido en democracia se abrazó a las ideas del candidato ultra y su promesa de derrumbarlo todo para empezar de nuevo.


Logró también captar la mayor parte de los 6,2 millones de votos que obtuvo en la primera vuelta Patricia Bullrich, exministra de Seguridad de Macri. El apoyo al ultra ha sido mayoritario en 21 de los 24 distritos electorales del país, entre ellos Córdoba, Santa Fe y Mendoza, los más poblados del país después de la provincia de Buenos Aires.


Milei asumirá el poder el 10 de diciembre, cuando termina el mandato del peronista Alberto Fernández. Ese día deberá tener los nombres de sus ministros, en especial el de Economía. La inflación supera el 140% interanual, cuatro de cada 10 argentinos son pobres y las reservas del Banco Central están en rojo. La necesidad de encontrar soluciones inmediatas obligará a Milei a negociar con aquellos que durante la campaña llamó “zurdos de mierda”, “escoria humana” y “adefesios”. Con solo 38 de los 350 diputados en el Congreso, Milei necesitará de la ayuda de los 94 diputados de Macri para sumar votos.


El mercado da por hecho un profundo ajuste de la economía que tienda al déficit cero y una devaluación de la moneda. La duda está en la fortaleza que tendrá el futuro Gobierno de Milei para semejante tarea. Con todo, el terremoto político ya se ha producido.


Este domingo se inicia el declive del kirchnerismo, la corriente del peronismo que domina la política argentina desde 2003. Cristina Kirchner no participó de la campaña y dejó hacer a Massa, un peronista salido de los sectores más liberales del movimiento. Massa ya intentó ser presidente en 2015, bajo el ala del Frente Renovador, una agrupación peronista disidente que creó para oponerse a Cristina Kirchner. Quedó tercero, detrás de Macri y el peronista Daniel Scioli, con el 21,3% de los votos.


En 2019 volvió al kirchnerismo y escaló posiciones hasta convertirse en candidato del partido que solo cuatro años antes había traicionado. Derrotado a nivel nacional, el peronismo se refugiará ahora en la provincia de Buenos Aires, la más grande, poblada y rica del país. El gobernador, Axel Kicillof, obtuvo la reelección en las generales de octubre y desde allí intentará la reconstrucción. Tiene cuatro años de trabajo por delante.


Buenos Aires, 20 nov (Página 12)- “Quiero agradecerle a ese gigante que me ha acompañado a lo largo de todo este proceso. Es un gigante que suele mantenerse en la oscuridad y se llama Santiago Caputo. Es el arquitecto de todo esto”. Uno de los primeros agradecimientos del presidente electo Javier Milei en su discurso fue a un hombre cercano a Mauricio Macri, Santiago Caputo.


Quién es, su rol en la campaña y por qué en La Libertad Avanza cree que fue clave en la carrera a la Casa Rosada. Caputo estudió tres años de Ingeniería en informática en la Universidad de la Defensa Nacional, pero la dejó para meterse a estudiar Ciencia Política en la Universidad de Buenos Aires.


Llegó a La Libertad Avanza de la mano de su amigo, el legislador y excandidato a jefe de Gobierno porteño, Ramiro Marra: ambos cursaban el secundario en el Colegio Belgrano de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, otro vínculo que conserva de aquella época es el legislador Eugenio Casielles. Se sumó a la campaña como candidato a diputado de Javier Milei en 2021 y, lentamente, se transformó en el asesor en comunicación política más valorado por el economista ultraliberal. Nexos con Macri Los vínculos y nexos de Caputo con el PRO, el partido del expresidente Mauricio Macri, son inocultables: es hijo del ex presidente de Colegio de Escribanos de la ciudad de Buenos Aires, Claudio Caputo, sobrino de Nicolás “Nicky” Caputo, el dueño de la tecnológica Mirgor y “amigo del alma” de Macri. Además, también es sobrino de “Luis Toto” Caputo, el exministro de Finanzas macrista, a quien apodaban como “el Messi de las finanzas” y terminó su gestión con un vacío de dólares de las reservas.


Ahora Caputo forma parte de la mesa chica del presidente electo, a tal punto que fue el único dirigente de su entorno al que mencionó con nombre y apellido en su primer discurso como presidente electo, incluso antes que a Victoria Villarruel, la vicepresidenta electa. “Quiero agradecerle a ese gigante que me ha acompañado a lo largo de todo ese proceso. Es un gigante que suele mantenerse en la oscuridad y se llama Santiago Caputo y es el verdadero arquitecto de esto”, manifestó el economista durante su discurso. Sus primeros pasos como consultor político fueron de la mano del gurú Jaime Durán Barba, al que sí se acercó a partir de “contactos”.


Allí conoció a Santiago Nieto y Roberto Zapata, dos hombres del PRO que trabajaron de cerca en la campaña de Cambiemos en 2015. Buenos Aires, 20 nov (RusiaToday)- Un día después de ganar el balotaje, el presidente electo de Argentina, el libertario Javier Milei, empezó este lunes a delinear el futuro gabinete que lo acompañará a partir del 10 de diciembre.


Fiel a sus planes de achicar el Estado lo máximo posible, el futuro gobierno del binomio Milei-Victoria Villarruel (vicepresidenta) contará con ocho carteras, 10 menos que el actual Ejecutivo peronista saliente: Economía, Justicia, Interior, Capital Humano, Seguridad, Defensa, Relaciones Exteriores e Infraestructura.


El mandatario electo seguirá contando con su hermana Karina, que ha sido su jefa de campaña, a la que apoda 'El Jefe'. Según la prensa podría ser secretaria de la Presidencia. El jefe de Gabinete será Nicolás Posse, un ingeniero industrial que trabajó en varias empresas y que tiene gran influencia sobre Milei, con quien coincidió en el sector privado.


Durante la campaña, se encargó de articular las relaciones de La Libertad Avanza (LLA), la coalición liderada por Milei, con otros partidos. De los tres ministros que quedan por confirmar, destaca el de Economía, un puesto clave teniendo en cuenta el programa de 'shock' anunciado por Milei para los próximos cuatro años. Diana Mondino (Cancillería): Hace meses que Milei adelantó que la economista Diana Mondino, diputada electa en la primera vuelta por La Libertad Avanza (LLA), sería su canciller en caso de salir elegido.


Este lunes, Mondino publicó en las redes sociales una foto en la que aparece junto a Milei y otros colaboradores del mandatario electo en el hotel Libertador, el búnker de LLA en Buenos Aires. "Trabajando para achicar el Estado y eliminar impuestos", escribió. Esta profesora en la Universidad Cema de 65 años ocupará una cartera crucial para Milei, que ha repetido hasta la saciedad que pretende darle la vuelta a la diplomacia argentina, entre otras cosas alineándose con Estados Unidos, Israel y otros países de lo que él llama "mundo libre", y alejándose de dos actores clave para Argentina: Brasil y China, a los que llegó a amenazar con romper relaciones.


La futura canciller ha dicho en numerosas ocasiones que hay que reformar los vínculos de Argentina con el Mercosur, un organismo que —según ella— "quedó viejo". Durante la campaña, Milei mostró su rechazo al bloque formado también por Brasil, Uruguay y Paraguay. Mondino ha dicho varias veces que Argentina no ingresará en el grupo de los BRICS, al que fue invitada. Mariano Cúneo Libarona (Justicia):


El abogado penalista Mariano Cúneo Libarona, de 62 años, que fue confirmado este lunes al frente de Justicia, es una pieza fundamental en los planes de Milei para reformar el Poder Judicial y "despolitizar la justicia". Miembro de una tradicional familia de letrados, Cúneo Libarona se hizo mediático en los años 90, cuando defendió a Guillermo Cóppola, exrepresentante de Diego Armando Maradona, acusado de narcotráfico después de que se encontrara cocaína en un jarrón durante el allanamiento de su casa.


El futuro ministro, nacido en Buenos Aires, pasó un mes en la cárcel acusado de coacción agravada y encubrimiento en una causa en el marco de la investigación del atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) que dejó 85 muertos y cientos de heridos. El abogado, actual decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UMSA y asesor jurídico de Racing Club y de River Plate, defendió a Emir y Amira Yoma, cuñados del fallecido expresidente Carlos Menem, en sendos casos que causaron un gran revuelo. Sandra Pettovello (Capital Humano):


Esta nueva cartera incluirá los ministerios de Salud, Educación, Trabajo y Desarrollo Social, que se transformarán en secretarías. Sandra Pettovello, licenciada en Periodismo y Ciencias de la Familia, que también es profesora de reiki, se convierte así en una 'superministra' con cuatro carteras del área social. La prensa sitúa a esta exdirigente de la Ucedé, un partido liberal, como una de las figuras más cercanas al mandatario electo. Se hará cargo de los programas sociales, que Milei, que aboga por reducir al máximo el Estado, ya dijo que no recortará, aunque sí se propone "redefinir".


"Nosotros proponemos incrementar la transparencia, eliminar los intermediarios, para que a la gente le llegue la asistencia entera", explicó el mandatario electo. Pettovello cuenta con un posgrado en Políticas Familiares en la Universidad Internacional de Cataluña (UIC). Además de trabajar como consultora en orientación laboral y vocacional, fue miembro de los equipos de investigación del IAE Business School y de la Universidad Austral. Guillermo Francos (Interior): Milei ha confiado la cartera de Interior a este político de 73 años con una dilatada trayectoria política que inició en la década de 1970 con puestos en los gobiernos militares de Roberto Marcelo Levingston y Alejandro Agustin Lanusse, y que ha desempeñado cargos en gabinetes de distinto signo y en la iniciativa privada. En 1996 contribuyó a fundar el partido Acción por la República (AR) junto a Domingo Cavallo, que había renunciado al gobierno de Carlos Menem.


Bajo las siglas de esta formación, fue elegido diputado, pero en el año 2000 dejó la política. Poco después conoció a Milei a través del empresario Eduardo Eurnekián, cuando ambos trabajaron en la concesionaria Aeropuertos Argentina 2000 de Corporación América. Entre otras cosas, fue presidente del Banco Provincia de Buenos Aires, durante el gobierno de Daniel Scioli y durante la presidencia de Alberto Fernández fue designado representante argentino en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Guillermo Ferraro (Infraestructura): Este veterano economista y exfuncionario acumula más de 35 años de trayectoria profesional, vinculada sobre todo a consultoría en empresas en varios sectores y países de la región, como Argentina, Uruguay, Chile y Brasil. Ferraro fue director de la multinacional KPMG, además de subsecretario de Industria, y desempeñó un rol similar en la administración porteña. También ocupó los cargos de vicepresidente del Banco Suquía, director de Banco Bisel y vicepresidente de Nación Servicios, y ha ejercido la docencia.


Buenos Aires, 20 nov (Clarín, Argentina)-


¿Quién pagará el costo político del ajuste que se viene? Esa es una de las claves del cónclave que, en teoría, mantendrían este lunes Javier Milei y Alberto Fernández. Del resultado de esa reunión también dependerá el futuro de Sergio Massa: el ministro podría dejar el Palacio de Hacienda si el presidente electo avanza en una poda del 15% al Presupuesto 2024, que debería enviarse al Parlamento en los próximos días.


Durante esta mañana había distintas reuniones en el búnker de LLA, en el hotel Libertador: a media mañana el mandatario electo y su hermana Karina recibieron a la futura canciller, Diana Mondino, al economista Ramiro Marra y a Nicolás Posse, quien suena como probable jefe de gabinete, para definir si el líder libertario adelantaría el encuentro con Alberto Fernández que durante el domingo por la noche se había previsto para mitad de semana.


Pero este lunes, en declaraciones radiales, el propio diputado deslizó que se podría realizar durante esta misma jornada. El Presidente y su sucesor tienen dos temas urgentes qué definir: de qué forma se llevará a cabo la "transición" en las tres semanas que faltan hasta el comienzo de la nueva administración. Milei pretende el apoyo de un sector del oficialismo para poder lograr la sanción de sus primeras leyes, entre las que se cuentan el Presupuesto y una posible reforma del Estado. Massa, que la noche del balotaje amagó con un pedido de licencia en Economía, espera el resultado de ese cónclave.


En verdad, el gran derrotado de la noche del domingo no quiere quedar pegado a un ajuste del 15% de la ley de leyes. En septiembre había aceptado postergar su envío a Diputados una vez que se conociera quién sería electo presidente. En el "campamento libertario" esta argumentación suena a "excusa": observan que el funcionario quiere "abandonar el barco" luego "de haberse gastado 3 puntos del PBI en la campaña".

Comments


bottom of page