Guatemala mata, un mensaje no tan subliminal

Hay metidas de pata y hay actos fallidos. No confundir.

Carolina Vásquez Araya*

PANORAMA MUNDIAL/29 de abril de 2022


Para explicar el extraño encabezado de esta columna, debo señalar que se refiere a la más reciente actuación de la secretaría de comunicación de la presidencia de la república de Guatemala en donde algún genio del diseño tuvo la ocurrencia de crear un logotipo engañoso en donde se lee, claramente:

Guatemmata. Es decir, un intento torpe por imprimir la idea de Giammatei (la doble mm) en la identidad del país. No está demás decir que este es solo un ejemplo más de la incapacidad de quienes rodean a ese proyecto de dictador propio de una república bananera.

Lo que llama la atención de este paso en falso, es la veracidad implícita en ese logotipo. En Guatemala, efectivamente, el Estado y su gobierno, matan. Matan a sus niñas, niños y adolescentes; matan cualquier oportunidad de desarrollo; matan a una justicia endeble y engañosa por medio de un sistema de corrupción nunca antes visto, apoyado por todos los poderes del Estado y, desde las sombras, por el sector empresarial organizado aliado con organizaciones criminales. Y también matan a quienes luchan por proteger su tierra y su democracia.

Imposible dejar pasar la oportunidad para señalar lo que ocurre actualmente en Guatemala. Un país abandonado por la comunidad internacional pero, aún peor: abandonado por sus habitantes de las áreas urbanas, divorciados por completo de sus coterráneos del sector rural a partir de estrategias divisionistas cargadas de racismo.


Guatemala es el ejemplo actual de lo que un país no debe ser. Sus mejores ciudadanos enfrentan un hostigamiento feroz que les obliga a abandonar su patria para sobrevivir. Periodistas y comunicadores éticos, afanados en una lucha sin tregua por investigar y difundir la verdadera tragedia en esta nación castigada, sufren toda clase de acosos y amenazas, se les impide el acceso a la información pública, se les persigue y, como si eso fuera poco, el sector político desde su más altas instancias organiza toda una red de desinformación, a la cual algunos medios de comunicación venales se unen sin dudarlo, haciendo uso de los abundantes fondos del Estado.

Delincuentes procesados por delitos de alto impacto -muchos de entre ellos vinculados al poder económico- se han refugiado en un sistema jurídico desmantelado a propósito y poblado de jueces y magistrados corruptos, con el propósito de criminalizar a los pocos juristas probos que van quedando y evadir así la acción de la justicia. No importa cuántas evidencias los señalen, en esta nueva Guatem-mata todo es posible.

En medio de esta descomposición extrema, resulta sospechoso el silencio de la comunidad internacional. Da la impresión de que el colapso de un país tercermundista podría resultar beneficioso para sus empresas dedicadas a saquear recursos naturales, a sus planes de expansión económica o a la más que obvia oportunidad de incidir en sus políticas internas. Porque así es como funcionan las dinámicas del poder y también el colonialismo solapado bajo planes de desarrollo.

El creador del nuevo logotipo para Guatemala ha hecho, sin querer queriendo, una de esas revelaciones inconscientes que suelen definirse como un acto fallido. En la verdad no hay engaño y ese país abundante en recursos y riqueza, pero gobernado por una pandilla de empresarios, políticos, narcotraficantes y militares corruptos, es ahora el ejemplo más lamentable de cómo es posible saquear a una nación ante un mundo impávido, manteniendo divididos a sus ciudadanos para conservar la impunidad absoluta sobre sus crímenes.

*Periodista, editora y columnista chilena que reside en Guatemala.