top of page

Huelga en Audi: la lucha sigue

De 3.5 a once años de salario acumulado para que el trabajador(a) pueda adquirir un Audi Q5.


Por: Andrés Peñaloza Méndez.


Audi es una multinacional alemana, perteneciente desde 1965, al Grupo Volkswagen. Es una de las divisiones fabricante de automóviles de lujo y deportivos.


El 30 de septiembre de 2016, Audi inauguró la primera planta automotriz de la empresa en la región norteamericana, en el municipio de San José Chiapa, estado de Puebla. Desde entonces, se produce el modelo Audi Q5, en la actualidad alrededor de 750 unidades se producen al día en dicha planta y su precio oscila entre 1 millón 200 mil a 1 millón 300 mil pesos. Una persona sindicalizada con el salario más alto en el tabulador (los menos) necesitaría aproximadamente 3.5 años para adquirir un Audi Q5, pero para quien se encuentre en la categoría más baja del tabulador le significaría casi once años de su salario.


Primera huelga en Audi México


A los trece días de extender las banderas rojinegras en la planta de Audi, por parte del personal sindicalizado el pasado 24 de enero, tras rechazar el ofrecimiento patronal de incremento del 6.5% al salario y prestaciones, la empresa alemana consigna mediante un comunicado de prensa, haber alcanzado un acuerdo entre las partes en relación al Contrato Colectivo de Trabajo 2024 para otorgar un aumento del 7% global, consistente en un incremento del 5% directo al salario, más un 2% en prestaciones.


Agradece a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) y al Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, al ser las autoridades mediadoras que facilitaron el diálogo para reanudar las negociaciones con el Sindicato Independiente de Trabajadores de Audi México (SITAUDI), a quien le reconocen su apertura y disposición durante las mesas de negociación.


Anuncia que brindará al margen de las leyes y normativas vigentes las condiciones para que la base trabajadora pueda legitimar mediante su voto directo los alcances del presente acuerdo.

El tono del comunicado de prensa y el manejo mediático, da por sentado la aceptación del aludido acuerdo. Lo cierto es que será hasta el viernes 9 de febrero en que la asamblea de las personas sindicalizadas decidirá la continuidad de la huelga o su levantamiento. Deberán decidir acoger o rechazar la propuesta salarial de la patronal, inferior en más del 50% a la petición obrera del 15.5%, desglosada en alza del 10% directo al salario y el 5.5% a prestaciones.


Entre tanto, la lucha sigue.


¿La huelga en Audi romperá el tope salarial impuesto en las negociaciones contractuales y la cupular pax laboral?


En casi tres meses de negociaciones, la dirección de Audi, mostró escasa flexibilidad a las demandas sindicales. Durante la primera semana de huelga tampoco aflojó; se retiró por varios días de las negociaciones, promovió se declárase la inexistencia de huelga y termina celebrando un acuerdo provisional manejado mediáticamente como dócil aceptación del 7% de incremento salarial.


Será la base trabajadora la que decidirá democráticamente el rumbo de su lucha.


Al momento, han suscitado importante solidaridad nacional e internacional. Crecientes voces llaman a la dirección de la empresa Audi, a negociar con genuina disposición en búsqueda de acuerdos satisfactorias a las demandas sindicales y exhortando a las autoridades a respetar y garantizar el derecho a huelga.


Al día siguiente del estallido de la huelga, los integrantes de la Nueva Central de las y los Trabajadores (NCT) y de la Coordinadora Nacional de Sindicatos Universitarios, Educación Superior, Investigación y Cultura (CNSUESIC), a los que se siguen sumando muchas otras organizaciones sociales y sindicales, expresan su apoyo y se realizan acciones puntuales todavía, a mi juicio, insuficientes para para generar la fuerza que rompa los topes salariales contractuales y la dañina paz laboral imperante.


En el plano internacional, destaca el pronunciamiento del 29 de enero del Sindicato Internacional de Trabajadores Unidos de la Industria Automotriz, Aeroespacial y de Implementos Agrícolas de América (UAW), representante de más de un millón de miembros activos y jubilados, expresando su solidaridad e indignación con la postura de la dirección de Audi al rechazar las demandas razonables del SITAUDI, bajo el argumento de estar «fuera de cualquier parámetro comparativo.»


Shawn Fain, presidente de la UAW, se preguntó “¿comparativo con qué?, ¿con los bajos salarios de los trabajadores mexicanos de la industria automotriz, que ganan en promedio una décima parte que un trabajador estadounidense?”


Recomienda a la dirección de Audi entrar en razón y compartir los beneficios con sus trabajadores; les recuerda que los trabajadores han sido responsables de un aumento del 18% en las ventas de los crossovers (vehículos deportivos, todoterreno), en los Estados Unidos.

Afirmó que los trabajadores de la industria automotriz de México y Estados Unidos forman parte de un movimiento creciente de trabajadores que están organizando huelgas y formando sindicatos independientes para conseguir merecidas mejoras salariales y laborales para los que les generan atractivas ganancias a las automotrices. Ensalzó la consigna de la base trabajadora de Audi: “somos trabajadores, no mendigos», al reflejar con precisión la necesidad de salarios dignos para quienes construyen vehículos de lujo para la clase adinerada.


De igual forma, el 1 de febrero, Lana Payne, primera mujer presidente nacional de Unifor, agrupación sindical con 315,000 miembros en todo Canadá, extendieron su pleno apoyo a los más de 4,000 trabajadores en huelga representados por el SITAUDI.


Recordó que Unifor ha renegociado recientemente convenios colectivos para 18,000 miembros que trabajan para Ford, General Motors y Stellantis; guiados por el objetivo de alcanzar un mejor trato para las y los trabajadores que todos los días fabrican vehículos de alta calidad, mientras las empresas automotrices obtienen miles de millones en ganancias.


Señaló, que al igual que en Canadá, las personas trabajadoras en México se ven afectados con el aumento del costo de vida. Ironizó: “mientras las familias trabajadoras luchan por llegar a fin de mes, Audi reportó beneficios operativos de 4,600 millones de euros, sólo entre enero y septiembre de 2023”. Exigió a la empresa mostrar respeto a sus trabajadores y volver a la mesa de negociaciones con una oferta de salarios y beneficios dignos que garanticen que los trabajadores puedan mejorar su calidad y nivel de vida.


Finalmente, reiteró la solidaridad de Unifor hasta que los trabajadores de Audi en Puebla lleguen a un acuerdo justo y ratificó el compromiso para trabajar y luchar juntos por mejores salarios y condiciones laborales.

留言


bottom of page