LA SOLIDARIDAD MEXICANA

Alejandra Ávila

Ser mexicano, es un orgullo por la riqueza cultural, patrimonio histórico legado por nuestros ancestros… En el cual engloba el gran pueblo extraordinario que ha sido en cada una de las épocas de la historia mexicana enfrentando siempre diversos problemas.

Por nuestro himno nacional, que es hoy por hoy, uno de los más bellos del mundo, y por nuestra bandera, que representa con sus colores, la patria que se ha forjado, por la esperanza, la pureza, y la sangre de nuestros héroes, que defendieron nuestra tierra. El escudo, con un águila parada sobre un nopal que devora una serpiente, simboliza el final del viaje de los mexicas y el comienzo de la fundación de Tenochtitlán, hoy conocida como la Ciudad de México.

Por sus hermosas playas, lindos paisajes dignos de ser plasmados por un pintor que, con su paleta muestra en un lienzo multicolor, las maravillas por las que estamos rodeados.”

“Por su gastronomía, deliciosa comida, única y rica en colores y sabores, que posee uno de los primeros lugares a nivel mundial, en riqueza alimentaria y en diversidad.”

Por nuestra música, por los mariachis, por las canciones rancheras, de Lola Beltrán, Jorge, Agustín Lara, José Alfredo Jiménez, Javier Solís, etc.

La solidaridad del mexicano siempre está ahí en los momentos más difíciles. La memoria del 85 ha quedado impresa en la sociedad mexicana e incluso entre quienes ni siquiera vivieron ese terremoto. O aquel 19 de septiembre de 2017, el caso de la escuela Enrique Rebsamen, que se derrumbó tras el sismo de magnitud 7.1.

Las acciones solidarias durante la pandemia a partir de 2020, la actividad solidaria de mayor incidencia es la promoción de servicios para quienes se quedaron sin trabajo, la ENSAV 2016 captó todo tipo de acciones por pequeñas y menos frecuentes que sean y nos reporta que alrededor de 74 millones de personas de quince años y más aportaron por lo menos una acción solidaria y voluntaria durante ese año.[8] Verduzco, op. Cit., p. 109. En ese estudio se desprende que los mexicanos aportaron cada uno 323 horas en promedio en un año que corresponde a 40 días laborales considerándolos en jornadas ocho horas cada uno. Considerando dos salarios mínimos estamos hablando de una aportación monetaria de 437,154,266,973.00 pesos que corresponde a un aproximado de 3 % del PIB del 2015 según datos del INEGI.

La solidaridad en México está grabada en el corazón de cada uno de los ciudadanos. Gracias a los actos desinteresados para ayudar a quien se encuentra en una situación de desventaja, hemos sido capaces de superar momentos críticos.

Pero se necesita generar esa sintonía constantemente para lograr un país de primer nivel, y enfrentar a las grandes corporaciones y a gobiernos imperialistas que solo buscan hacernos dependientes, explotar nuestra mano de obra y saquear nuestra riqueza. México debe tener un desarrollo soberano porque en México está casi todo no es necesario buscar afuera más que lo indispensable que no podamos producir nosotros. Hace falta más unión en esta lucha y que esa solidaridad se engrane mucho más para desarrollar la fuerza capaz de transformar a México.

Todos somos el pueblo y todos nos debemos plantar unidos en defensa de la dignidad y los derechos de cada uno, independientemente de donde estemos, de lo que pensemos o lo que creamos debemos unirnos para sacar adelante a México y resolver sus problemas.