¡MANOS FUERA DE CUBA!

DECLARACIÓN DE MEXTEKI. 5 DE JULIO DE 2022


La Organización Mexteki manifiesta todo su apoyo y solidaridad ante el heroico y ejemplar pueblo cubano y su gobierno revolucionario, ante la insidiosa campaña contra Cuba, promovida por Estados Unidos y sus aliados que usa medios de comunicación y redes sociales para redoblar sus ataques, calumnias y mentiras contra el pueblo de Cuba y su gobierno, para desinformar acerca de la situación de la Isla, sus problemas, causas y esfuerzos, con el fin de presentar a nivel nacional una imagen adulterada del país y que le permita a Washington intervenir en el país y justificar su “ayuda humanitaria” consabido pretexto para someter a los pueblos que desarrollan su soberanía y una vida independiente.

Con el bloqueo y las sanciones renovadas contra Cuba pretenden castigar a su pueblo y colocarlo en una situación dramática de escasez y dificultades, a la vez que financian a agentes internos para que traten de justificar actos violentos contra su gobierno y su pueblo.

La principal arma del Imperio Norteamericano ha sido el genocida bloqueo económico, comercial y financiero que data de febrero de 1962 y que es el más largo de toda la historia, que han redoblado criminalmente en medio de la pandemia y de la crisis económica por la que atraviesa el mundo entero. Buscan dejar a Cuba sin combustibles, electricidad, materias primas, recursos financieros, alimentos, medicamentos, transporte público y posibilidades de un desarrollo estable.

Es el bloqueo impuesto por Estados Unidos el principal obstáculo a la realización del derecho al desarrollo del pueblo de la nación caribeña y queda claro que la causa principal de los problemas de la Isla es la incesante escalada de las acciones de Washington y que son estas las que están afectando profundamente a la gente para tratar de generar una situación inestable que justifique su intervención con pretextos “humanitarios”, intervenciones de las que hemos sido testigos en otros países durante décadas y que llevan a la completa destrucción y caos de las naciones en las que se aplican siempre con el falso pretexto de defender la “democracia”, para dejar a los países en ruinas y a la población dividida, enfrentada a la violencia y desmoralizada.


Es patética la violación de los derechos humanos del pueblo cubano y el bloqueo a su derecho al bienestar y el desarrollo. Por otra parte, el recrudecimiento de las sanciones contra al país hermano en medio de la situación actual, muestran la desesperación de los círculos gobernantes estadunidense y de la mafia de Florida ante la fuerza de un proyecto profundamente popular que ha mantenido pese a todo la independencia de Cuba y su soberanía nacional y popular.

Cuba es un ejemplo para el mundo, es la prueba de que los pueblos pueden decidir su propio destino sin someterse a los imperios, de que un país se puede desarrollar colocando al centro al ser humano y no la satisfacción de las grandes potencias y sus corporaciones.

Exigimos al gobierno de Joe Biden sigue los pasos de la administración de su antecesor Donald Trump al “aplicar una política de máxima presión”, que cese de una vez por todas, de promover el bloqueo y las sanciones contra Cuba y desactive sus planes de intervenir internamente para promover el descontento, la desunión y el caos, que revierta la ruta de creciente hostilidad ante la Isla.

Llamamos al pueblo de México y a la comunidad internacional que estemos atentos a la situación y que se redoble el apoyo a Cuba rechazando el recrudecimiento del bloqueo y haciendo conciencia sobre la existencia de este bombardeo mediático y en redes sociales para crear falsas percepciones e ideas sobre la situación actual del país.

Llamamos a promover incesantemente que se detenga la escalada irracional y la política de hostilidad y agresión del gobierno de Estados Unidos, que ha sido rechazada, de manera casi unánime, por la Asamblea General de las Naciones Unidas por 27 años consecutivos y que expresa el verdadero sentir de los pueblos que quieren que Cuba sea libre de desarrollarse y florecer, sin estar sujeta a un verdadero estado de sitio, tan cruel como los sitios medievales, pero que se ha alargado por 60 años, lo que no tiene antecedente en la historia universal.

Expresamos nuestra admiración y confianza al pueblo y gobierno cubano que sabrá enfrentar todos los obstáculos y carencias, continuará su labor solidaria internacional y será para siempre el gran ejemplo, que no hay fuerza alguna que pueda derrotar a un pueblo unido y organizado en defensa de sus derechos.

¡Manos fuera de Cuba!