MARIANO MATAMOROS EJEMPLO A SEGUIR

Valentina Galeana

Murió fusilado el 3 de febrero de 1814, Mariano Antonio Matamoros y Guridi fue sacerdote insurgente mexicano y héroe de la independencia y mano derecha de José María Morelos y Pavón. Nació el 14 de agosto de 1770 en la Ciudad de México. Una característica particular que observamos en la lucha de los insurgentes en México fueron los movimientos encabezados por sacerdotes, muy ligados al pueblo, que se convirtieron en caudillos y dirigieron ejércitos para luchar por la independencia, tal fue el caso de Mariano Matamoros.


Se graduó del bachillerato de arte en 1786, y en teología en 1789 se ordenó como sacerdote. En 1796, mientras ejercía su sacerdocio en Jantetelco comenzó a mostrarse con las ideas patrióticas independentistas.

Fue hecho prisionero y el 13 de diciembre de 1811 se fugó Mariano Matamoros, de los realistas que lo acusaban de conspirador y simpatizante de los insurgentes, después de escapar de la cárcel, el 16 de diciembre del mismo año se unió a José María Morelos y Pavón, y por su lucha heroica, con el tiempo, llegó a ser su destacado lugarteniente.

De enorme valor, Matamoros era de ojos claros, bajo de estatura, menudito con marcas en el rostro por la viruela no reflejaba gran fuerza, pero valía su peso en oro, como luchador insurgente enérgico , disciplinado , valiente e inteligente se convirtió en uno de los brazos de Morelos, y lo nombró coronel y formador del cuerpo militar con la ayuda de Manuel Mier y Terán, con experiencia en pólvora y artillería, el resultado fue de cuatro regimientos militares uno de los cuales comandó el mismo con su estandarte donde expresaba sus ideales políticos y militares, en total reunió la fuerza de dos mil hombres dispuestos a enfrentar al invasor español.

Acompañó a Morelos durante el sitio de Cuautla que se alargó del 9 de febrero al 2 de mayo de 1812, en este sitio la hambruna no pudo derrotar a los insurgentes, siendo enviado para conseguir abasto fue emboscado durante ese viaje para hacerse de provisiones en Amilcingo, pero nada lo detuvo, tras la derrota se reunió nuevamente con Morelos en Chiautla y posteriormente regresó a Izúcar donde Mier y Terán lo ayudan para reorganizar el ejército.

El 25 de noviembre de 1812 participó en la toma de Oaxaca con Hermenegildo Galeana, Nicolás Bravo, Guadalupe Victoria, el realista Lanbrini, inicio a su vez una expedición para combatir a los patriotas y vengar la derrota de su antecesor, González de Saravia, que había sido vencido por Morelos, entonces las tropas Guatemaltecas cruzaron la frontera y atacaron Niltepec, donde fusilaron a 25 insurgentes, Matamoros ya se encontraba en Yanhuitlán se lanzó en su persecución y los derrotó.

Matamoros fue designado teniente general en esa ocasión, fue herido en el muslo izquierdo, pero se levantó y posteriormente se trasladó a Veracruz para apoyar a Nicolás Bravo, para tomar la plaza de San Juan Coscomatepec. En agosto de ese mismo año derrotó el batallón de Asturias en San Agustín del palmar, y el 23 de diciembre participó en el intento de toma de Valladolid que fue un fracaso para el ejército insurgente. Al frente del enemigo estaba Agustín de Iturbide, cruel enemigo de los insurgentes.

Las tropas de Bravo y Galeana fueron abatidas en varias ocasiones, lo que provocó que se replegaran en lomas de Santa María, Iturbide un realista corrupto y malvado, enemigo furibundo de los independentistas, al medio día, inició el ataque contra la guarnición de la plaza que había sido reforzada por Ciriaco de Llano y el mismo Iturbide; el combate se complicó, hora tras hora ya en la noche, Iturbide atacó por sorpresa el campamento y comenzó una batalla en medio de las sombras que finalizó con los insurgentes matándose entre ellos en medio de la oscuridad. Iturbide tuvo noticias de que los independentistas se habían pintado de negro, el hizo lo mismo con la tropa realista generando gran confusión, donde el hijo de Morelos fue herido en un brazo y se emprendió una desordenada retirada de las tropas libertarias, Ciriaco de Llano y Agustín de Iturbide entraron a Valladolid, derrotando a los insurgentes.

Morelos dispone que Mariano Matamoros enfrente una batalla que se desarrolló el 5 de enero de 1814. Inicio con una nueva derrota cerca de Puruarán, en esta batalla cae prisionero Mariano Matamoros, Morelos envía una carta en la que ofrece a Calleja el canje de 300 prisioneros realistas que tenía en Acapulco, a cambio de la libertad de Matamoros. Intento desesperado de salvarle la vida a Mariano, y a su vez le reprochan al sanguinario virrey de incendiar a sus pueblos, matar a los inocentes, matar a los rendidos y fusilar a los prisioneros.

Mientras, en contraste los insurgentes generosamente han perdonado la vida a los prisioneros por lo que Morelos le pide en nombre de la nación la liberación de Mariano Matamoros. Todo fue inútil luego de ser juzgado por la inquisición y degradado de su condición de sacerdote e intimado a retractarse fue condenado a muerte, era claro que el cruel Calleja no lo dejaría vivir y fue fusilado en Valladolid en el Portal de las Ánimas el 3 de febrero de 1814, la patria perdía a uno de sus hijos, y Morelos un valioso colaborador.

En 1823 el congreso declaró a Mariano Matamoros benemérito de la patria y en su honor se dio el nombre a la ciudad de Matamoros y también el aeropuerto general Mariano Matamoros en Cuernavaca. Sigamos su ejemplo, así como él luchó contra el colonialismo, nosotros combatimos el neocolonialismo y al imperialismo.

Suscríbete a nuestro boletín

Este espacio fue creado para la libre expresión y publicación de artículos de diversos autores quienes son responsables de los mismos. ExpressArte Internacional y/o Expre Interna y sus representados no se responsabilizan por las opiniones vertidas y/o publicaciones desde la creación de su página, cuenta o portal de Facebook, estas son responsabilidad de quién las escribe exclusivamente, no de quién las publica.

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com