Puntos de vista sobre la crisis de Ucrania

Jugar con fuego y la amenaza nuclear.

Kathleen Chandler. Organización marxista-leninista de los Estados Unidos. 2 de marzo de 2022


El 27 de febrero, las noticias dijeron que Putin instruyó a sus principales funcionarios de la defensa y a los militares que pusieran a las fuerzas nucleares en un " régimen especial de combate". Los titulares en Canadá y Estados Unidos dijeron: "Putin pone a las fuerzas nucleares en alerta máxima, aumentando las tensiones". Se puso en términos de una "escala dramática". La respuesta de la Casa Blanca el 28 de febrero, sin embargo, optó por minimizar el tema tal vez porque no quiere que se ponga atención al hecho que está ligado a actividades multilaterales que significan un grave peligro de guerra en Europa.

La Casa Blanca dijo: "Creemos que la retórica provocativa acerca de armas nucleares es peligrosa, se suma al riesgo de errores de cálculo, debe evitarse y no caeremos en eso". Otros dicen que Putin lo está haciendo para subir la apuesta y amenazar a la OTAN con echarse para atrás, o para presionar a Ucrania para que negocie un acuerdo aceptable para Rusia. Mientras tanto, también se publican informes alarmistas según los cuales una supuesta "ocupación" rusa de las instalaciones nucleares destruidas en Chernobyl plantea algún tipo de grave situación nuclear.

El hecho es que desde 1994, la propia Ucrania ya no tiene armas nucleares de ningún tipo bajo su control. Estados Unidos se dice que tiene 400 misiles intercontinentales balísticos (ICBM) que siempre están armados y en un alto estado de alerta. Rusia, al igual que los Estados Unidos, mantiene sus ICBM terrestres siempre armadas y en un alto estado de preparación. Estados Unidos y Rusia tienen alrededor de 2.000 armas nucleares cada una siempre en alerta máxima, de arsenales de más de 5.000 cada uno. El arsenal de Estados Unidos incluye al menos 100 armas nucleares en Europa, en cinco países de la OTAN: Alemania, Italia, Turquía, Bélgica y los Países Bajos, con bombarderos listos para desplegarlos. Esto pone en grave peligro a los pueblos de estos países y a toda Europa.

Además, el 24 de enero, Biden mandó 10.000 tropas adicionales, en alerta máxima listas para desplegarse en Europa, además de las 30.000 soldados ya estacionadas en Alemania y las 30.000 ya estacionadas en Polonia, entre otras. Esto incluye a los de la Fuerza Aérea, que son en gran parte los responsables de lanzar armas nucleares, así como a 3.000 de los Estados Unidos del 82º Aerotransportado del Ejército que ya ha sido desplegado en Polonia, estacionados en la frontera con Ucrania.

Teniendo en cuenta todo esto, no es probable que la declaración de Putin signifique un cambio de estatus para las fuerzas nucleares rusas o que solo Rusia sea el peligro nuclear.


Una preocupación seria es el peligroso juego de la política arriesgada que los EE.UU. y las fuerzas de la OTAN se han estado involucrando para probar las respuestas de Rusia y calcular su preparación para el combate y hasta dónde está dispuesto a llegar para defender su seguridad nacional. La expansión de la OTAN, la escalada en curso de despliegues de tropas, armas y juegos de guerra que amenazan los intereses rusos y acorralan sistemáticamente a Rusia en un rincón involucrando no solo a todos los diversos amenazas de parte de las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN, sino también los cientos de millones en armas y armamento entregados a Ucrania y el enorme aumento de los despliegues militares en la región.

Las armas nucleares estadounidenses están desplegadas en todo el mundo, sus ubicaciones exactas se mantienen en secreto. Incluyen lo que llaman armas nucleares tácticas, cuyo uso se está considerando. Estados Unidos presidente tras presidente has dicho que EE.UU. adoptará medidas nucleares preventivas, incluyendo contra Estados no poseedores de armas nucleares. La existencia de armas nucleares estadounidenses en Europa, especialmente en Alemania, donde los EE.UU. también tiene otras armas permanentemente estacionadas, así como 30.000 soldados, no solo tienen el propósito de mantener a Rusia bajo control. Son una parte integral de los esfuerzos de Estados Unidos para mantener a Alemania y a todos los miembros de la OTAN bajo su dominio. La promoción ahora de una amenaza nuclear de Rusia es parte de los esfuerzos de Biden para asegurarse de su "coalición de voluntades", como Estados Unidos lo denomina comúnmente se sujete al mando de EU y esté en permanente alerta para la acción militar.

La promoción de que se trata de una " escalada dramática " es un esfuerzo para desviar atención de las acciones de Estados Unidos y la OTAN mientras se insta a los gobiernos y pueblos de la región y el mundo para apoyar aún más la militarización de EU y aceptar las afirmaciones de EU de que Rusia es un “agresor”.

La noción de un "error de cálculo", es también un intento de causar mal eficiencias. Toda la configuración de las armas nucleares de Estados Unidos está diseñada para tener tales "errores de cálculo". Un solo general en la cadena de mando existente con respecto a las armas nucleares puede desencadenarlas. La configuración está diseñada de esa manera en parte para mantener unidas a las diversas fuerzas armadas, ya que distribuye la autoridad entre ellas, lo que ayuda a mantener a todos bajo control. También proporciona una justificación potencial para su uso "erróneo".

Hoy en día, el hecho de que cualquier apariencia de obedecer al comandante en jefe ya no es evidente, con generales que hablan saliéndose de la raya, contradiciendo al presidente. y que algunas órdenes son rechazadas, todo es posible, como lo atestigua el asalto del 6 de enero al Capitolio. Dados los escenarios de guerra civil que se están desarrollando debido a la incapacidad de los poderes ejecutivos federales para resolver los conflictos entre los intereses privados en disputa dentro de la clase dominante y para mantener controlada a la gente las acciones en relación con Ucrania, incluida ahora la promoción de una amenaza nuclear, también son un esfuerzo por unir a los militares y su burocracia , algo que las guerras contra Irak y Afganistán no lograron hacer.

Esto es esencial para los EE. UU. ir a la guerra y detener la guerra civil en casa, incluida la amplia resistencia contra la guerra por parte de los pueblos. Uno de los objetivos de mantener el monopolio de las armas nucleares en manos de las grandes potencias, y sus amigos, es utilizar la amenaza nuclear para mantener a todos quietos. Pero el juego de llevar a los países al borde del abismo para poner a prueba su determinación con la esperanza de que se dobleguen es peligroso. La anarquía y la violencia que ha sido creada, principalmente por los EE. UU. y sus "aliados" en todo el mundo, significa que ya no es posible hacer predicciones sobre los resultados de los acontecimientos. Los enormes poderes productivos humanos que existen están fuera de su control y la disfunción de sus instituciones también socava su capacidad de predicción. Los gobernantes también actúan para destruir lo que no pueden controlar. Esto hace que la situación sea muy peligrosa. Hace que la demanda de los pueblos del mundo contra el aumento de las tensiones y armar a los países para la guerra sea muy urgente.

El esfuerzo de los Estados Unidos y sus medios de comunicación belicistas para centrar ahora la atención en las armas nucleares es también un medio utilizado para marginar a la gente y su resistencia, para desviarse de los crímenes de Estados Unidos / OTAN en todo el mundo, en Yugoslavia, Irak, Afganistán, Libia, Siria y su papel provocador en la creación de Ucrania como su base avanzada contra Rusia, comenzando con el cambio de régimen de 2014 que trajo un gobierno vinculado a los intereses de Estados Unidos / OTAN.

Los pueblos deben olvidar las relaciones existentes que se viven en el mundo y tomar en cuenta la realidad de que hoy corresponde a los pueblos del mundo enfrentar los problemas reales que existen con soluciones favorables a sí mismos. Ni una sola de las medidas que han sido tomadas por los EE.UU. y sus "coaliciones de voluntades", incluidos los miembros de la OTAN, ha resuelto los problemas de cara a la gente. Por el contrario, los ricos se vuelven más ricos, los pobres más pobres, las crisis de refugiados se hacen más grandes y más frecuentes y la falta de protección del medio ambiente natural ha provocado consecuencias cada vez más desastrosas. Pero, aun así, se supone que todos debemos subirnos al carro de guerra de Estados Unidos y la OTAN porque supuestamente son libertadores. Son los pueblos del mundo quienes luchan por sus derechos y por un mundo apropiado para la humanidad los que pueden resolver estos problemas. En la situación actual, es nuestro deber oponernos al belicismo, las mentiras y la desinformación, exigir que los Estados Unidos y la OTAN se abstengan de lanzar la guerra contra Rusia y dejar de usar a Ucrania como base de avanzada para provocar y aislar a Rusia.