Rosa Giorgana

Pablo Moctezuma 


México vivió un largo período de lucha cuando los conservadores dieron un golpe de Estado en contra de la Constitución de 1857, que se promulgó tras el triunfo de la Revolución de Ayutla y la derrota del vendepatria Antonio López de Santanna. En todo el país se generalizó la lucha en la guerra de tres años. Al verse derrotados los conservadores en enero de 1861 recurrieron al Imperio Francés quien nos invadió en enero de 1862. Los conservadores aliados a los invasores los apoyaron a ocupar las principales capitales de México. Una de ellas fue Tabasco. La lucha se generalizó por doquier.



Villahermosa Tabasco en 1863 se llamaba San Juan Bautista. Ahí vivía Rosa Giorgana una mujer de firmes convicciones y de acción. Cuando los conservadores que luchaban contra el gobierno legal y apoyaban a los invasores franceses, toman la plaza por la mala, ella convocó a mujeres amigas, vecinas, familiares a rechazar la usurpación del poder local y logró que le respondieran 50 mujeres que publicaron un manifiesto de rechazo a la imposición y llamaba al pueblo a organizarse para echarlo.


El comandante de las fuerzas conservadoras Eduardo González Arévalo reaccionó de inmediato y giró orden de aprehensión contra las “viejas argüenderas” y mandó a una piqueta de soldados, comandados por el capitán Reguera a detener a Rosa y a otras mujeres.

Cuando se enteró que ya iban a capturarla, lejos de amedrentarse, Rosa realizó un plan de defensa. Distribuyó armas entre todos los vecinos y cuando llegaron a las calles aledañas, desde las azoteas de casas abandonadas, mujeres armadas con rifles comenzaron a dispararles. Y no solo eso, sino que ya sometidos, los rodearon e hicieron prisioneros a todos. Cuentan Carmen Lugo y Gracia Molina en su libro Mujeres en la Historia que Rosa le dijo al capitán Regules que encabezaba al pelotón:


“Queda usted en libertad con sus soldados, las armas se quedan aquí para defender la causa liberal y nuestra patria injustamente invadida por los franceses. Váyase y dígale a sus jefes que las viejas escandalosas de Tepeaca son mexicanas que saben defender a su patria y que muy pronto los sacaremos de Tabasco”.


Así demostraron estas valientes, que en todo México había mujeres dispuestas a enfrentar a los invasores extranjeros y a los conservadores. Ellas fueron fundamentales en la victoria de la República Restaurada que triunfó en 1867. Muchas mujeres como Rosa han sido olvidadas en una sociedad patriarcal, pero su papel en la lucha debe recogerse con orgullo y, sobre todo, imitarse en la lucha actual que libramos contra el neoliberalismo y el neocolonialismo.



Suscríbete a nuestro boletín

Este espacio fue creado para la libre expresión y publicación de artículos de diversos autores quienes son responsables de los mismos. ExpressArte Internacional y/o Expre Interna y sus representados no se responsabilizan por las opiniones vertidas y/o publicaciones desde la creación de su página, cuenta o portal de Facebook, estas son responsabilidad de quién las escribe exclusivamente, no de quién las publica.

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com