SIGNIFICATIVA VICTORIA EN LA GM DE SILAO

Ana Arenas

El triunfo de las y los trabajadores de General Motors en Silao y la derrota de la CTM, el 2 de febrero es un ejemplo para toda la clase obrera de México. La lucha ha sido ardua, en abril del año 2021 por las irregularidades y amenazas de la corporación norteamericana y su sindicato blanco tuvo que suspenderse el proceso para la consulta de legitimación del acuerdo gremial.


Tuvieron que intervenir sindicatos de Estados Unidos para presionar al gobierno de Estados Unidos para girar una queja laboral que obligó a activar el Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida contemplado dentro del T-MEC por la posible violación a los derechos sindicales en la votación de abril, y esto condujo a reponer el proceso lo que se efectuó del 17 y 18 de agosto de 2021 en el que los trabajadores no validaron el contrato colectivo del sindicato Miguel Trujillo López y a su representación sindical cetemista que perdieron la titularidad a partir del 3 de noviembre.

La votación de agosto se realizó con una participación del 90% de los trabajadores y el 55% de los trabajadores votaron en contra del contrato y el sindicato que lleva más de 25 años controlando a los trabajadores y sometiéndolos a los caprichos de GM. Lo que obligó a una nueva elección para determinar qué sindicato tendría la titularidad para negociar el Contrato Colectivo de Trabajo de General Motors, Silao.

La planta de Silao es uno de los complejos clave para General Motors en Norteamérica, ya que allí produce las pickups Chevrolet Silverado y GMC Sierra, dos modelos exitosos en el mercado estadounidense. En 2020, General Motors ensambló 728,768 unidades, de las cuales 337,885 fueron pickups producidas en Silao, según datos de Inegi.

El proceso tuvo que ser observado por representantes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y del Instituto Nacional Electoral (INE), así como por inspectores de la STPS, quienes se ubicaron desde el 9 de julio de forma permanente en la planta en Silao “para vigilar que no existan actos de intimidación, coacción, desinformación o compra del voto, así como garantizar la máxima difusión del proceso”.

Tras el triunfo de abril de 2021, el 1 y 2 de febrero se efectuó la votación para elegir sindicato. Desgraciadamente, previamente los y las trabajadores siguieron siendo presionados y hostigados por la empresa y la CTM.

A través de un comunicado de prensa, la organización Casa Obrera del Bajío denunció que el domingo 30 de enero, personas sin identificarse y en un vehículo sin placas, visitaron el domicilio de Alejandra Morales Reynoso, secretaria general del SINTTIA (Sindicato Independiente Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Industria Automotriz) “para dejar un mensaje para que no se presentara al proceso de elección Sindical que se realizaría los días 1 y 2 de febrero del 2022.

Alejandra Morales Reynoso, no se amedrentó y el SINTTIA, el cual obtuvo su toma de nota el 14 de julio de 2021 ganó la elección y será la primera mujer en dirigir el sindicato. En la elección compitieron 4 sindicatos, dos con vínculos cetemistas y el otro, la CROC Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos bien conocidos como un sindicato charro y vendido a la patronal. En las elecciones votó el 87.9% de los 6,500 trabajadores. Ganó el SINTTIA con el 76 por ciento de los votos.

Así, en una votación histórica, el Sindicato Independiente Nacional de Trabajadoras y Trabajadores de la Industria Automotriz SINTTIA ganó con amplia mayoría la representación de trabajadores en General Motors (GM) luego del dominio de 27 años de la CTM en Silao, Guanajuato.

Este gran triunfo abre camino a un exitoso movimiento sindical a lo largo y ancho de México y a que la clase obrera conquiste sus derechos constitucionales, que se le han negado y se prepare para la profunda transformación de la sociedad a la cabeza del pueblo de México.