SIGUE EL CHARRISMO EN EL SINDICATO PETROLERO

Ana Arenas

Caricatura del Fisgón "Y el charrismo sigue vivo" en La Jornada

En el sindicato petrolero fue electo el 1o de febrero a Ricardo Aldana trabajador de confianza (que no podía competir), mano derecha de Carlos Romero Deschamps, tesorero 20 años en el STPRM, partícipe del “Pemexgate”, Y símbolo de la corrupción sindical, fue declarado triunfador en la elección a la dirigencia del sindicato. Se habla de que en la elección hubo libertad y democracia, pero es sabido que la mafia sindical en PEMEX usa la intimidación, la violencia, la oferta de plazas, hubo coacción a los trabajadores y numerosas irregularidades.


Continúa la vieja práctica del charrismo en los sindicatos. Esto pasa en los principales sindicatos. Víctor Flores sigue al frente de los ferrocarrileros, Víctor Fuentes de los electricistas, Francisco Hernández Juárez continúa dirigiendo a los telefonistas. Todos son cómplices del PRIAN y se cruzaron de brazos ante las privatizaciones de Ferrocarriles, Pemex, Comisión Federal de Electricidad, Teléfonos de México y la extinción de Luz y Fuerza del Centro para reprimir al SME y despedir a más de 40 mil trabajadores.

Hay nuevas leyes, la votación se emitió mediante el Sistema Remoto de Votación Laboral (Sirvolab), pero siguen las viejas prácticas de control y corrupción. La elección del nuevo secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), se realizó luego que el cargo estuvo vacante dos años. Oficialmente se emitieron 63,700 votos de los que Aldana obtuvo 53 mil votos.

La Senadora Cecilia Sánchez, de Morena, denuncia que el sistema lo manejó la cúpula sindical, no un grupo neutro ni siquiera, la mayoría no se inscribió a la plataforma, ni se informó cómo iba a ser la plataforma, gente que no es trabajadora se pudo registrar, trabajadores de otros sindicatos se inscribieron, pudieron votar trabajadores que todavía no están instalados, y en cambio muchos petroleros no pudieron votar, tampoco se respetó el voto secreto. Obligaban a los trabajadores a asistir para checar que el voto fuese favorable al charro. La convocatoria la hicieron los charros, ellos manejaron y controlaron el sistema de votación.

Ayer, la Secretaría del Trabajo informó que, a partir del momento en que el sindicato le solicite la toma de nota del cambio de directiva, el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL) tendrá un máximo de 10 días para analizar las inconformidades presentadas y validar la elección, y sólo cuando concluya este proceso el candidato electo podrá asumir formalmente el cargo. Habrá denuncias y se apelará para que la decisión no culmine confirmando el triunfo de Aldana que lleva 49 años en Pemex, siendo partícipe de todo lo que se ha operado ahí como el huachicol. Por lo pronto ya hay denuncias en el Centro Federal de Conciliación.