TML Renewal Update 1 de abril de 2022

Representantes indígenas logran obtener disculpas del Papa

Sobrevivientes de escuelas residenciales buscan causa de justicia


El 1 de abril, se produjo el anuncio de que el Papa Francisco I finalmente se había disculpado con la delegación de 32 líderes indígenas, ancianos, guardianes del conocimiento y sobrevivientes de escuelas residenciales que pasaron la semana del 28 de marzo en Roma, acompañado por seis obispos católicos de Canadá. Se celebraron reuniones entre el Papa y las delegaciones métis, inuit y asamblea de las Primeras Naciones (AFN). El objetivo de su visita era buscar la disculpa y la justicia del Papa por los crímenes cometidos por la Iglesia Católica y sus representantes en la administración del sistema de escuelas residenciales. El Papa hizo su disculpa ante 160 personas, incluidos los delegados indígenas, sus familias y personal de apoyo.

Después de la reunión del 1 de abril en la que el Papa se disculpó, el jefe de la delegación de AFN, el Jefe Regional Gerald Antoine de la Nación Dene, declaró que la disculpa fue "larga" y atrasado" pero sólo un primer paso, un paso que los pueblos indígenas dan como un "gesto de buena fe". Antoine dijo que el Papa ahora debe venir a Canadá y disculparse formalmente con los pueblos indígenas que fueron víctimas de las escuelas residenciales como el siguiente paso. Reconoció las luchas de los pueblos indígenas en la lucha por la justicia que los llevó a "este punto histórico" y agradeció al pueblo canadiense y a los pueblos de alrededor. el mundo por su apoyo. Se comprometió a trabajar en unidad con los métis y los inuit para promover su lucha por la justicia para las víctimas de las escuelas residenciales y afirmó la resiliencia, la vitalidad y el derecho a ser de los pueblos indígenas de Canadá.


El sistema de Escuelas Residenciales fue parte del proyecto colonial del estado canadiense para extinguir a los pueblos indígenas y asimilarlos. Más de 150.000 niños de las Primeras Naciones, Métis e Inuit fueron brutalmente secuestrados de sus familias por agencias del estado canadiense, incluida la RCMP entre las décadas de 1880 y 1996 y entregado a escuelas organizadas por varias denominaciones cristianas. Se ha establecido bien que estos niños fueron brutalizados, aterrorizados, abusados sexualmente, hambrientos y torturados, y se estima que 25.000 niños indígenas murieron mientras que, asistiendo a una escuela residencial, tres cuartas partes de las cuales fueron administradas por la Iglesia Católica.

El horror de este genocidio se puso de relieve en la conciencia de los canadienses con el anuncio el 27 de mayo de 2021 del descubrimiento de los restos de 215 indígenas. niños en tumbas sin nombre en los terrenos de la Escuela Residencial India Kamloops, una escuela dirigida por la Iglesia Católica.

La Recomendación número 58 de las 94 Recomendaciones de la histórica Comisión de la Verdad y la Reconciliación presentadas en 2015 dice: "Pedimos al Papa que emita una disculpa a los sobrevivientes, sus familias y comunidades por el papel de la Iglesia Católica Romana en el abuso espiritual, cultural, emocional, físico y sexual de los niños de las Primeras Naciones, Inuit y Métis en niños católicos de escuelas residenciales. Pedimos que esa disculpa sea similar a la disculpa de 2010 emitida a las víctimas irlandesas de abusos y que se produzca en el plazo de un año a partir de la publicación del presente informe y que ser entregado por el Papa en Canadá".

Eso fue hace siete años durante los cuales el Papado no ofreció ninguna disculpa en nombre de la Iglesia Católica.

El viaje al Vaticano fue el resultado de los esfuerzos continuos e implacables de las organizaciones indígenas y las víctimas del sistema de escuelas residenciales y sus familias y ancianos para hacer seguro que la Iglesia Católica reconoce sus crímenes, paga una indemnización a las víctimas y lleva ante la justicia a los responsables de estos crímenes, muchos de los cuales están caminando. sobre libremente hoy. También exigieron que las "bulas" papales emitidas en el siglo 15 reclamando derechos de descubrimiento fueran repudiadas oficialmente.

El primer grupo indígena en reunirse con el Papa en una reunión de una hora de duración fueron los métis en la mañana del 28 de marzo. La delegación métis fue encabezada por el presidente del Consejo Nacional Métis (MNC), Cassidy Caron, e incluyó a tres ancianos métis que son sobrevivientes de escuelas residenciales. Esto fue seguido por una reunión entre el Papa y una delegación que representaba a los inuit, que fue encabezada por Natan Obed, Presidente de los Inuit Tapiriit Kanatami.