Un momento de ajuste de cuentas.

Pauline Easton - USMLO, 2 de noviembre 2020

La experiencia del movimiento de resistencia en los Estados Unidos y con la presidencia de Trump revela ante todo cómo tiene lugar la toma de decisiones en los Estados Unidos y quién controla el proceso de toma de decisiones. Esto también fue revelado por las presidencias que precedieron a ésta, sin importar el período de la historia o las circunstancias, o la personalidad del presidente o el estilo de su gobierno o partido político que se dijo que había llegado al poder.


Sin embargo, con la llegada de los acuerdos neoliberales después del colapso de la antigua Unión Soviética, una virulenta contrarrevolución se trasladó a ocupar el espacio para el cambio. Prevaleció la exigencia de los imperialistas de que todos los que no defienden una economía de mercado, una democracia multipartidista y los derechos humanos definidos por los imperialistas, sean trúhanes e ilegítimos. Este impulso contrarrevolucionario de los imperialistas, a su vez, agravó todas las contradicciones inherentes a un sistema basado en relaciones de producción que ya no pueden contener las fuerzas productivas ni controlarlas.

La violencia se convirtió en el método preferido de control y para sofocar toda oposición. Los Estados de excepción y de gobierno sobre la base de los poderes de emergencia se han convertido en permanentes, todo ello en nombre de la preservación de las instituciones liberal democráticas, de controlar el coronavirus, por la paz y otras justificaciones que demuestran ser tan irracionales como insostenibles.

A pesar de que los EE. UU. se autonombran como la "nación indispensable" y a los EE. UU. “la democracia más avanzada del mundo” pero las condiciones materiales no acatan los deseos de los gobernantes.

Hoy, el choque entre la autoridad del gobierno y el pueblo sobre el que se dirige el país se está profundizando de una manera sin precedentes. Como muestra tenemos la persistencia de la resistencia a la regla estadounidense, las demandas de igualdad, justicia y rendición de cuentas no pueden ser silenciadas o detenidas. En todas partes la gente está clara que las elecciones no decidirán estas cuestiones; sino que serán establecidos por el pueblo y su lucha por que los derechos para que sean reconocidos sobre una base moderna.

Rechazo del punto de vista jurídico

En este sentido, la gente está rechazando el punto de vista jurídico que les impulsó a salvar las anacrónicas instituciones democráticas que perpetúan la existencia de una autoridad que gobierna sobre ellas. Este punto de vista jurídico es uno de los obstáculos a los que se enfrenta el pueblo de los Estados Unidos que en este momento están rechazando.

Una característica principal de este punto de vista es que los problemas sean considerados como legales o ilegales. Este punto de vista pretende atraer a todos a proporcionar soluciones que defiendan las instituciones democráticas anacrónicas existentes y atenúen a todos en un debate pro y con esto también dirige la atención a, y a menudo la dependencia de los tribunales y agencias estatales para resolver las cuestiones.

Se trata de una visión limitada y estrecha en los acuerdos existentes que han llevado a un choque sin precedentes entre las condiciones existentes y la autoridad, entre el viejo esfuerzo inútil e irracional de mantenerse inmortal y el nuevo esfuerzo que nace y lucha para que se establezca una nueva autoridad que sea coherente con las condiciones actuales.

El punto de vista jurídico deja a las personas y su impulso por el empoderamiento fuera de la ecuación por completo. No son vistos como la fuerza para el cambio. Creen que no se producirá la discusión y organización para el empoderamiento. Los medios de comunicación monopolísticos juegan su papel en tomar y mantener el debate a favor o en contra de Biden o Trump, todo para obstaculizar el amplio descontento con todo lo existente en Estados Unidos y suprimir el esfuerzo del pueblo por el cambio que les sea favorable a ellos y no a los gobernantes que claramente son incapaces para gobernar.

Del mismo modo, los intentos de utilizar el sentimiento contra Trump para atraer a la gente a este debate pro y con limitan la discusión sobre de los arreglos existentes en lugar de elaborar la idea que el sistema es disfuncional y se necesitan nuevos arreglos para el empoderamiento de las personas y prefigurando como pueden ser.

Un período de transición

Estamos en un período de transición. Los viejos arreglos ya no funcionan y no nos sirven mientras que lo nuevo aún no ha nacido. La organización debe estar dirigida a facilitar ese nacimiento y a unir a todos los que serán favorecidos por el empoderamiento para unir estos esfuerzos para desarrollar instituciones modernas, formas colectivas modernas donde la propia gente sea responsable de la toma de decisiones.

La fidelidad debe guardarse al conjunto de las relaciones humanas y lo que estas revelan, no a los viejos arreglos de la Constitución de EE. UU y de lo que se llama sociedad civil. Al unirnos a nuestros homólogos en los Estados Unidos luchando dentro de nuestro propio país por todas las cuestiones que conciernen a los derechos civiles, favorables a nosotros y a nuestro punto de vista -cómo miramos los problemas- no puede ser un punto de vista jurídico. No nos limitamos a defender los derechos civiles. A diferencia de los gobernantes, decimos que los intereses contradictorios involucrados en lo que respecta a los intereses individuales y colectivos en relación con el interés general; y todos los individuos y todos los colectivos en relación con el bien común pueden armonizarse. Los intereses individuales y colectivos se pueden poner a la par proporcionando a la democracia una definición moderna adecuada a las necesidades actuales. Se requiere una definición moderna de democracia, en contenido y forma, para lograr esto. El esfuerzo por hacer posible esta definición constituirá la personalidad democrática moderna que se adapta al mundo de hoy.

La armonización de los intereses es el acto de ser de la personalidad democrática. Una democracia moderna es un medio para garantizar que una personalidad tan democrática pueda florecer.

Los derechos no son privilegios que los gobernantes pueden dar o quitar en función de si la donación o la adopción les beneficia. No pueden ser sacrificados en el altar de las elecciones. La igualdad no es un derecho inalienable dado por Dios interpretado como una construcción social sujeta a manipulación por parte de quienes gobiernan. Está vinculado a la pertenencia al organismo colectivo y pertenece a todos como una cuestión de su objetivo de ser. Como atributo inherente a su definición moderna, la igualdad confiere a todos los miembros del cuerpo político el derecho a participar en la llegada de las decisiones que afectan a sus vidas y a su aplicación, sumar la experiencia de su implementación y trazar un camino hacia adelante desde allí. Sólo si el principio fundamental de igualdad se reconoce sobre una base objetiva moderna se puede llamar a cuentas a quienes violen las decisiones del colectivo.

La actual elección en los Estados Unidos no imparte nada parecido a la igualdad. Esa es la lucha en curso y en mente de los trabajadores de todos los orígenes y credos lo que imparte la igualdad conferida por los miembros. Una democracia moderna consagrará tal igualdad que prohíba el racismo, la discriminación y todo abuso de la persona humana y del medio social y natural. Prohibirá el uso de la fuerza para resolver conflictos dentro y entre naciones, proporcionará bienestar económico y protegerá el medio ambiente social y natural.

La gente expresa sus deseos más profundos a través de sus demandas. Para alcanzar sus objetivos, están llegando a la conclusión de que hay que cambiar formas de lucha del pasado, basadas en la constitución y en lo que informa en el camino de las definiciones, formas y medios. Se necesitan nuevas formas para que los trabajadores puedan comprender y luchar por la realización de esas demandas que podrían mejorar su situación, traer paz, democracia y justicia, y proteger el entorno natural y social. La nueva situación exige un nuevo enfoque y soluciones que la gente trabajadora quiere.

En este sentido, en este momento, los habituales esfuerzos electorales y la propaganda para enredar al pueblo en fila detrás de un candidato u otro de los dos principales partidos del cártel que compiten por el poder, republicanos y demócratas, no convencen a nadie de que pueden confiar en los políticos de los ricos y su gobierno para resolver los problemas a los que se enfrentan. El gobierno a todos los niveles ha demostrado ser racista y completamente antidemocrático. Esto es evidente en las propias elecciones, ya que la supresión de los votantes de diversos tipos es generalizada y todo el conjunto es racista y discriminatorio y obviamente diseñado para mantener las relaciones que mantienen los estrechos intereses privados en el poder.

La parte crucial del cálculo que tiene lugar es que la gente ve la necesidad de mantener las cosas en sus propias manos y se está organizando para una democracia de su propia creación.

El ejemplo de las enfermeras en todo Estados Unidos organizando vigilias la semana antes de las elecciones para llorar a los muertos y luchar por los vivos muestra la conciencia que ha impregnado el movimiento. Las enfermeras están apuntando a todos los funcionarios electos por sus fracasos relacionados con COVID-19. Muchos otros han planeado acciones para después de las elecciones, también.

La postura es firme: son las personas y su lucha por los derechos de todos los que logran la rendición de cuentas y la reparación. Debe crearse una democracia moderna que inventa arreglos adecuados a los trabajadores sin importar su raza, origen nacional, género, o creencias.

La seguridad no reside en un mejor uso de los poderes policiales, sino en la lucha por los derechos de todos. Es un momento de ajuste de cuentas en todo el país; un momento en el que los efectos de todas las injusticias del pasado han alcanzado a quienes forman la clase dominante y se han beneficiado de ellas.

Después de estas elecciones, nada permanecerá como hasta ahora.  La voluntad del pueblo debe prevalecer para asegurarse de que el resultado les favorezca, no el imperialismo y toda reacción.

* * * *

Suscríbete a nuestro boletín

Este espacio fue creado para la libre expresión y publicación de artículos de diversos autores quienes son responsables de los mismos. ExpressArte Internacional y/o Expre Interna y sus representados no se responsabilizan por las opiniones vertidas y/o publicaciones desde la creación de su página, cuenta o portal de Facebook, estas son responsabilidad de quién las escribe exclusivamente, no de quién las publica.

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com