• Mexteki

VICTORIA POPULAR O GOLPE DE ESTADO 18 de octubre. Elecciones Generales en Bolivia

José Crespo Fernández. CDMX, 13 de octubre 2020  

Embajador de Bolivia en México, 2017-2019 @moncho_bolivia 

El próximo domingo 18 de octubre se realizarán las elecciones generales en Bolivia, se elegirán Presidente y Vicepresidente y a los 166 miembros de la Asamblea Legislativa Plurinacional, 36 senadores y 130 diputados. El miércoles 14 será el último día de campañas de los partidos políticos.


Hasta este domingo 11, fue permitida la publicación de encuestas de intención de voto en medios de comunicación. Las encuestas de intención de voto. Las encuestas publicadas en los últimos 10 días muestran tendencias coincidentes que parecen irreversibles. En el cuadro de las últimas 4, los candidatos del MAS, Luis Arce y David Choquehunaca sobrepasan el 40% y tienen una diferencia muy cercana al 10% o un poco mayor a ese 10% sobre los segundos. Estos porcentajes son muy importantes, porque la norma electoral establece que el candidato que tiene mayor porcentaje de votos gana el 1ra vuelta si alcanza el 40% y tiene una diferencia de 10% respecto al segundo, también gana si sobrepasa el 50% de los votos.  

Estos porcentajes no incluyen el voto en el exterior que ha generado una suma de cerca al 2% para el MAS en las últimas 3 elecciones y tampoco incluye la votación del área rural dispersa, que alcanza al 15% de la población votante y que no está incorporada en la muestra de las encuestas. Esa población dispersa ha votado en un 65 a 70% a favor del MAS, nuevamente en las 3 últimas elecciones nacionales y su no inclusión en las muestras ha significado que el MAS obtenga en las votaciones por lo menos 5 puntos porcentuales más que en las encuestas, considerando también el voto en el exterior.

Por todo lo anterior: las encuestas, el voto en el exterior y el voto del área rural dispersa, el MAS ganaría las elecciones del 18 de octubre en 1ra vuelta. Ante esta situación, que la derecha conoce perfectamente, se ha dado un discurso correspondiente para distraer a la población. Hasta fines de septiembre se intentó posicionar el discurso de que Carlos Mesa, el segundo en las encuestas, se acercaba a Luis Arce forzando una segunda vuelta en la que lo derrotaría, todo a partir de que la Presidenta de facto renunció a su candidatura electoral. Si bien inmediatamente después de la renuncia, Mesa subió un poco, las encuestas posteriores mostraron que la distancia entre el primero y el segundo se estabiliza.

Ante esa evidencia, el discurso de la derecha en estos días consiste en presionar a los votantes del tercero para que cambien su voto hacia Mesa para evitar una victoria del MAS en 1ra vuelta. El tercero en disputa, el empresario conservador Fernando Camacho, subía en la preferencia alimentado con otro segmento de la anterior votación de Añez, para en el último tramo caer la mitad de lo que había subido. Ya no disputan la elección en 1ra vuelta, tampoco les interesa las diferencias que les hicieron presentar 6 candidaturas distintas contra el MAS. Ya se “bajaron” 2 y 3 candidaturas y las tendencias se mantienen. Cambian los discursos, intentan posicionar narrativas distintas, pero no funcionan.